Vieja escuela made in Spain

6193

Los españoles Crocodile Entertainment presentan un juego descargable de desarrollo lateral. Plataformas, acción y algún que otro puzle nos retarán mientras intentamos rescatar a nuestra amada.

¿Quién dijo que en España no se pueden desarrollar buenos videojuegos? Sin duda cada día está más claro: sí que es posible. Y no hace falta recurrir a los de siempre, Mercury Steam, para atestiguarlo. Existen otros ejemplos, como este nuevo Zack Zero, un título de vieja escuela desarrollado por el debutante estudio Crocodile Entertainment.

Zack Zero es un arcade de plataformas que bebe directamente de los clásicos más conocidos de la época de los ocho y dieciséis bits, empezando por el inmortal Ghost n’ Goblins. No porque sea difícil (no lo es en absoluto), sino por el diseño de sus distintas fases, la variedad de situaciones e incluso el mapa que podemos ver al principio de cada nivel.

El juego nos pone en la piel de Zack, un héroe interestelar que tiene que rescatar a su amada de las garras de una terrible raza alienígena. En realidad no se puede decir que el argumento sea nada del otro mundo, pero tampoco hace falta.

Zack Zero es como un cómic para niños, colorido, sencillo y presentado casi por medio de viñetas. No sucede lo mismo con su jugabilidad, que se muestra en todo momento muy equilibrada y, sobre todo, adictiva.

En realidad estamos ante uno de esos juegos convencionales en los que hemos de avanzar de izquierda a derecha mientras nos enfrentamos a distintos enemigos, superamos continuas plataformas y resolvemos algún que otro puzle, la mayoría de ellos sencillos y relacionados con mover alguna palanca, empujar una roca o casas por el estilo. Nada que no hayamos visto ya antes en lanzamientos por el estilo.

Lo que si da cierta originalidad al título es el traje de Zack. Éste se compone de tres poderes: fuego, hielo y roca. El primero nos permite planear en el aire; el segundo ralentizar el tiempo; y el último romper escenarios, mover palancas y cosas parecidas. La mayoría de los momentos de habilidad pasan por saber utilizar acertadamente estos poderes, lo cual resulta bastante sencillo, todo sea dicho. Es cierto que en más de una ocasión perdemos vidas (ya sea cayendo por un escenario o enfrentándonos a enemigos finales), pero los continuos checkpoints hacen que el título sea tirando a fácil. Nada que ver, insistimos, con los viejos clásicos que tanto han influido a los desarrolladores.

Gráficamente, Zack Zero cuenta con un acabado notable. Aunque el juego tiene esencia y desarrollo “2D”, cuenta con gráficos poligonales, unas animaciones muy cuidadas, tanto para Zack como para los enemigos, y unos escenarios llenos de detalle y colorido.

Valoracion final

Jugabilidad: Clásica y retro. O lo que es lo mismo, muy adictiva y divertida. Una mezcla de plataformas, acción y puzles a la vieja usanza.

Gráficos: Aunque algunos elementos, como el excesivo difuminado de los fondos podrían haberse mejorado, tienen un gran nivel. Tanto las animaciones como los efectos o los personajes.

Sonido: Buenas melodías que acompañan al juego sin sobresalir demasiado, pero manteniendo siempre una calidad considerable. Los efectos son variados y llamativos; y está doblado al castellano.

Duración: Para ser un juego descargable, dura lo suyo. Los niveles son bastante largos, aunque no hubiera estado de más un poco más de dificultad, dado su estilo clásico.

Conclusión: Los españoles Crocodile han conseguido firmar un buen juego de plataformas de los de toda la vida. Un título que no puede presumir de ser especialmente innovador dentro del género, pero que sí resulta adictivo y divertido como el que más. Muy parecido a los grandes de la época dorada de los ocho y dieciséis bits.

Publicaciones relacionadas

Cerrar