Un Zoo en nuestras manos

10069

Siempre que escuchamos la palabra inglesa "Tycoon" nos viene a la cabeza esa saga de juegos, que ha asentado un genero propio en PC, en los que nos sentíamos como un autentico magnate, gestionando todo tipo de empresas: un parque de atracciones, un hospital, o incluso un país entero. De todas ellas la que más títulos ha acumulado es Zoo Tycoon, que vuelve a estar en boca de todos gracias a que acompaña a Xbox One en su lanzamiento, esta misma semana.

Zoo Tycoon es el único juego de lanzamiento que está pensado para que los más pequeños de la casa también disfruten de una nueva consola, ofreciéndoles la posibilidad de convertirse en el director de un zoologico. Para hacer un juego de estas características Microsoft ha elegido la desarrolladora inglesa Frontier, que también se encargaron de hacer Kinectimals, Kinect Disney Adventures o Rollercoaster Tycoon, por lo que experiencia en este tipo de juegos no les falta, además de que también son los que llevaran el juego a Xbox 360. Es esta experiencia lo que les ha llevado a crear el juego que nos ocupa, ya que en Zoo Tycoon se mezcla la gestión propia del genero con la interactividad que podemos lograr con Kinect con mucho acierto.

Como no podía ser de otra manera, en un zoo los animales son los protagonistas, y podremos disponer de una enorme variedad de especies, más de cien, aportando una gran diversidad a nuestro parque. Básicamente, podremos elegir entre leones, tigres, jirafas, elefantes, osos, hipopótamos, antílopes, monos o rinocerontes, pero dentro de cada especie, escogeremos la raza del animal, por ejemplo, en el caso de los osos, habrá osos polares, osos grizzlies, osos pardo de las montañas, etc.

También habrá bastante variedad de ecosistemas, donde habitarán nuestros animales, y como pasa en la realidad tendremos que construir uno donde se sienta cómodo, pudiendo primeramente elegir el tamaño del hábitat, podremos escoger entre sabana, tundra, tropical, etc.

Los animales tienen necesidades especiales, y deberemos cuidar de que estén siempre bien alimentados, encargarnos de su higiene, que haya más miembros de su especie con los que sociabilizar o hacer que su hábitat sea confortable. Huelga decir que cuanto más grande sea la zona reservada para su crecimiento, más animales podremos meter dentro, y elevar el número de comederos y atracciones, haciéndolos más felices, y si lo hacemos, irán subiendo de nivel, atrayendo más gente a nuestro parque. Cuando el nivel de un animal es máximo, tendremos la posibilidad de liberarlo a la naturaleza, cerrando así el circulo, ya que los podemos criar desde pequeños, teniendo la oportunidad de hacer un seguimiento de su nueva vida a través de un menú que nos permite ver en que zona del planeta está viviendo. 

El objetivo del juego es claro: nos pondremos en la piel del director de un Zoo, llevándolo de la mejor manera posible, ofreciendo a los visitantes la posibilidad de contemplar animales traídos de todas partes del mundo. En Zoo Tycoon se dan la mano dos maneras de jugar a priori muy diferentes, y esto ocurre gracias a la experiencia de Frontier con títulos similares, pudiendo pasar de una a otra instantáneamente con solo un botón.

De Rollercoaster Tycoon hereda la parte en la que pasaremos más tiempo, que es la que concierne a la gestión. Desde una vista cenital, con la cual veremos gran parte de nuestro zoológico, controlaremos todo lo que ocurre en él, para que todos nuestros visitantes disfruten y se vayan contentos a casa. Para hacerlo necesitaremos cubrir varias necesidades que tendrán nuestros clientes respecto al parque, como pueden ser los baños disponibles, los puestos de comida, la limpieza o la variedad de animales que alojamos. Con un simple vistazo veremos si lo estamos haciendo bien o mal, en función del color de la barra de satisfacción general. Como todo en esta vida, nada es gratis, por lo que si queremos construir un zoo atractivo para la gente, deberemos invertir dinero, tanto como para construir nuevas instalaciones como para cubrir las necesidades de animales y clientes. Para la limpieza del parque deberemos contratar conserjes que se encarguen de ello, en los que deberemos invertir en formación para que sean más eficientes. Lo mismo pasa cuando debemos dar de comer a los animales, ya que necesitaremos cuidadores que se ocupen de ese tipo de tareas mientras nosotros nos dedicamos a otro tipo de cosas. 

De sus anteriores trabajos con Kinect nos llega la posibilidad de pasear por nuestro zoo como si fuésemos un visitante más, paseando y disfrutando de lo que hemos ido construyendo. De esta manera, podremos acercarnos al territorio animal para hacer fotos, que guardaremos en nuestro álbum personal, o para jugar con los animales, por ejemplo, podremos lavar a los elefantes con una manguera, dar de comer a las jirafas, o jugar con los leones a que imiten nuestros movimientos. Esta interacción se puede hacer de dos maneras, usando el mando, o con Kinect, que será con la que mas disfruten los pequeños. En los ejemplos anteriores, la cámara nos reconocerá, y simulando tener una manguera de agua en las manos la dirigiremos para eliminar la suciedad del elefante, también haremos como si cogiéramos una fruta para tendérsela después al animal, y por último, con los leones, Kinect hará uso de su reconocimiento facial para hacer que estos imiten nuestros movimientos.

Aunque no es la primera vez que un juego como este se pasea por las consolas, pertenece a un género que se ha hecho grande gracias al PC, donde con un teclado y un ratón teníamos un manejo rápido y preciso de todo lo que ocurría en pantalla. Al adaptarlo a consolas el control ha cambiado mucho, adaptándose al mando, pero en ningún momento llegaremos a pensar que en un PC se manejaría mejor, ya que aquí también podremos hacer cualquier cosa con unos cuantos toques al botón, en parte a causa de una interfaz sencilla e intuitiva, en la que todo está muy bien organizado, como si de un sistema de carpetas se tratase. Por ejemplo, si queremos adoptar un animal nuevo entraremos en animales, donde se nos muestran las distintas especies entre las que podemos elegir, luego escogeremos la raza del animal, y por último, el animal que queremos adoptar. A veces nos puede dar la impresión de que hay demasiados submenús, o que se podría simplificar algo más, pero son totalmente necesarios, dada la gran cantidad de elementos que hay a nuestra disposición.

También se ha evitado llenar la pantalla de montones de cuadros de diálogo e información que luego puede acabar por confundir al jugador, y se ha optado por unos menús simples donde se muestra lo esencial, y si queremos saber más detalles, tan solo tendremos que apretar el gatillo izquierdo. Además, podremos usar comandos de voz con Kinect tanto para realizar acciones dentro del juego, como la de cambiar de una vista a otra, como para movernos por los menús del juego, siendo totalmente opcional, por si queremos usar el mando de la consola exclusivamente.

En Zoo Tycoon tendremos varios modos de juego en los que pasar horas enganchados al mando. Para los que se acerquen por primera vez al género, o para los que les gusta aprender todo lo que pueden hacer antes de ponerse en serio con el juego, está el Modo Entrenamiento. En él, a lo largo de diez misiones, el juego nos irá enseñando sus conceptos básicos, como por ejemplo, las diferencias entre las vistas, como mantener limpio el zoo, o cuidar de los animales y conseguir que crezcan. Afortunadamente, pasar por estos tutoriales no es obligatorio, por lo que está en nuestras manos aprender estas cosas por nuestra cuenta o dejar que el juego nos asesore un poco.

En segundo lugar nos encontramos el Modo Libre, en el que el que tendremos dinero infinito. Contando nada más que con la recepción del parque deberemos ir añadiendo animales, servicios y atracciones para ir creando el zoológico de nuestros sueños, aunque no estarán disponibles todos los elementos desde el principio, ya que tendremos que ir desbloqueándolos subiendo la reputación del zoo consiguiendo las estrellas necesarias para acceder al siguiente nivel de objetos. Aun así, algunos de ellos solo podrán ser accesibles si los hemos conseguido jugando al Modo Reto.

Este Modo Reto es muy similar al Modo Libre, solo que aquí el dinero sí es importante, haciendo que estudiemos la viabilidad de cada paso que queramos dar. Aquí, iremos subiendo de nivel a medida que vayamos consiguiendo realizar los retos que nos propone el juego. Para completar estos objetivos tendremos un límite de tiempo, siempre visible, que variará dependiendo que se nos pida, por ejemplo, en algunas ocasiones tendremos que hacer una foto a determinado animal para una revista, hacer crecer uno de nuestros animales al máximo y soltarlo en la naturaleza, hacer demonstraciones a los visitantes, o llevar comida a la hamburguesería en una carrera contrarreloj por todo el parque, entre otros. Aunque puedan parecer unos objetivos sencillos, a veces no conseguiremos completarlos debido a la escasez de fondos, ya que habremos gastado el dinero en cosas necesarias para el parque, pero el objetivo nos pide otra, y se tarda bastante en recuperarse monetariamente para hacerlo. Pese a ello, es un modo muy entretenido y exigente, en el que tendremos que gestionar al máximo los recursos de los que disponemos.

Por último, tenemos el Modo Campaña, en el que visitaremos veinte zoológicos repartidos por el planeta y habrá que darles un empuje para que se conviertan en la estrella de la ciudad, que se irán desbloqueando a medida que vayamos teniendo éxito en nuestras empresas. En esta ocasión no tendremos que construir un parque desde cero, ya que en muchas ocasiones ya dispondrá de todo lo necesario para que lleguemos y nos pongamos a trabajar, cumpliendo los diferentes objetivos de cada parque. La dificultad de éstos irá en aumento según vayamos avanzando, convirtiéndose en auténticos desafíos en la recta final de la campaña. Una vez completos no hace falta que pasemos al siguiente si no queremos, está en nuestras manos seguir gestionando el parque, si lo hacemos, se irán añadiendo nuevos retos que deberemos cumplir para seguir progresando.

Técnicamente, Zoo Tycoon es un juego muy vistoso y lleno de color, aunque, como suele pasar en la mayoría de los juegos de lanzamiento, los gráficos no son su fuerte, y no apreciamos del todo el salto generacional, eso sí, el juego corre a unos excelentes 1080p. El nivel de detalle de los personajes y elementos del zoo no son especialmente destacables, pero no es así con todo, pues al ver los animales vemos realmente ese salto, pues aquí el detalle y las texturas con las que cuentan son bastante altas, recreando fielmente al animal real: su manera de caminar, su pelaje o su piel. 

Álvaro Moral Arce

—————————————

Valoración final

Jugabilidad: Zoo Tycoon adapta perfectamente la jugabilidad del PC al mando de Xbox One, aunque por el camino se han simplificado algunas opciones, como la generación automática del terreno. Se han implementado con bastante acierto nuevas funcionalidades con Kinect, tanto como para movernos por los menús del juego, como para jugar con los animales de nuestro zoo, lo cual hará las delicias de los niños de la casa.

Sonido: Los temas musicales no destacan en absoluto, pero estamos ante un título que tampoco lo necesita. Mientras jugamos escucharemos melodías bastante tranquilas cuya función básica es acompañar las acciones del jugador. Donde se ha trabajado más es en los efectos sonoros, sobre todo en los que originan los animales, fieles a los que causan en la realidad.

Gráficos: El punto más flojo del juego, con unos gráficos poco más que correctos, pero que no sorprenden pese a ser un titulo de nueva generación. Aun así, el nivel de detalle de los animales es soberbio y más de una vez nos quedaremos observándolos.

Duración: El modo campaña dura al menos diez horas, pero no es lo único que podemos hacer en Zoo Tycoon, ya que el resto de modos harán que nos pasemos muchísimas horas jugando, el límite lo pondremos nosotros.

Conclusión

Xbox One cuenta con una gran diversidad de juegos de lanzamiento, para encajar con todo tipo de gustos, Zoo Tycoon vendría a cubrir el hueco del juego infantil. Zoo Tycoon es un juego muy sólido, con un montón de posibilidades que nos permitirán dejar volar nuestra creatividad a la hora de crear y gestionar cualquier cosa de nuestro zoológico, la gran variedad de animales que podemos adoptar, los servicios que queremos ofrecer, el precio de las entradas, investigar mejoras y nuevas instalaciones, y la posibilidad de jugar con hasta 3 amigos online. Caminando entre dos tierras, la de la gestión y la interactividad, sin llegar a potenciar ninguna de ellas, Zoo Tycoon es un juego notable con el que niños y mayores disfrutarán sin duda alguna.

———————————

Si te ha gustado te gustará:

No te quedes solo en el juego:

Cerrar