Ataque a los Titanes muestra la decisión más complicada de Levi hasta el momento

El legendario defensor de la humanidad se ve en una tesitura que nadie querría.

Levi en Ataque a los Titanes

ATENCIÓN: esta noticia contiene SPOILERS DE ATAQUE A LOS TITANES

Desde que ha vuelto tras su parón, Ataque a los Titanes no está dando ni un solo respiro a los espectadores que se mantienen al día con la tercera temporada. El anime, en pocos episodios, ha matado ya a uno de los personajes más importantes, ha acabado con uno de sus mayores villanos y, además, ha dejado uno de sus momentos más complicados. Levi ha tenido que tomar una decisión verdaderamente difícil, con un resultado que va a cambiar el resto de la serie.

Tras haber estado a punto de aniquilar de una vez por todas al Titán Bestia, el aguerrido luchador ha tenido que escoger a quién devolver la vida: Armin o Erwin. Ambos, caídos en esta cruenta batalla, solo pueden salvarse si se les inyecta el suero que los convierte en titanes. El problema es que solo hay dosis para una persona.

Levi y Erwin

¿Qué ha hecho Levi? Tomar la decisión que ha considerado más acertada y dejar descansar, por fin, a alguien que llevaba demasiado tiempo viviendo un auténtico infierno. La inyección se ha usado para resucitar a Armin y hacer que se convierta en titán, algo que además ha servido para matar también a Bertholdt y hacer así que el joven que ha vuelto a la vida obtenga los poderes del titán colosal, algo que les será muy útil de cara al futuro.

Un momento crucial y dramático que nos deja con otra muerte más y con un reparto principal más afectado que nunca por la perdida de alguien muy importante. Erwin se despide después de que la balanza se haya decantado por alguien más joven. ¿Cómo afectará a Levi esta decisión en los próximos episodios de Ataque a los Titanes? Todavía es pronto para saberlo, pero, desde luego, no quedará indiferente.

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar