Ataque a los Titanes al fin explica el pasado de Annie

Criada prácticamente para ser un arma, así fue el pasado de este personaje clave.

Annie enfadada ataque a los titanes

ATENCIÓN: esta noticia contiene SPOILERS de Ataque a los Titanes

El fin se cierne sobre Ataque a los Titanes y, aunque su creador ya tiene claro lo que hará después, el público sigue sin tener ni idea de lo que va a pasar con esta historia. Los últimos episodios han estado repletos de giros de los acontecimientos que ahora nos llevan a un Eren cegado por la sed de venganza y dispuesto a declarar la guerra al mundo entero; pero, también, nos están sirviendo para conocer mejor a los personajes, como ha pasado con Annie.

La que antiguamente fuera conocida como el titán mujer, acaba de ver todo lo que está sucediendo y ha empezado a hablar sobre su pasado. Carente de sentimiento alguno, ha confesado que fue abandonada siendo un bebé, dado que probablemente se trataría del fruto de una relación entre alguien de Marley y alguien de Eldia. Así, fue llevada a una zona de internamiento hasta que fue acogida por un hombre que se dedicó a entrenarla para poder defenderse en Marley.

Batalla en Ataque a los Titanes

Alguien muy severo que la entrenó con dureza hasta que Annie, un día, fue capaz de vencerle, causándole serias heridas. Logró convertirse en alguien realmente fuerte, pero pagando un importante precio, y es que ahora no es capaz de conectar con nada ni nadie, carece de sentimientos. A pesar de las lágrimas de su padre adoptivo cuando abandonó el lugar para adentrarse en Eldia con Reiner, nunca lo vio como tal… Hasta ahora.

Parece que es el momento de las revelaciones y las confesiones, como ha sucedido con Armin. La situación se complica para todos, poniendo en riesgo la vida de algunos de los personajes principales. Aun así, la cosa va a ir a peor. Se acerca el final, y no va a dejar a nadie indiferente.

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.
Cerrar