Ataque a los Titanes demuestra que Zeke no tiene corazón

Ya sabíamos que era tremendamente frío, pero esto se lleva la palma.

Zeke, personaje de Ataque a los Titanes

Parece que dentro de muy poco (bueno, no tanto) habrá que despedirse de Ataques a los Titanes tras su cuarta temporada, pues el anime llega a su fin. Y tras algunas revelaciones bastante sorprendentes, el show nos dejará, pero no sin antes mostrarnos una decisión tan fría como insensible de la mano de Zeke en el capítulo 119 de la serie.

ATENCIÓN, ESTE POST CONTIENE SPOILERS

Como nos esperábamos, Zeke decide llevar a cabo su plan para usar su grito de Titán Bestia y convertir en Titanes a aquellas personas que habían bebido del fluido espinal, generando un nuevo ejército de colosos. Sin embargo, Colt implora a Zeke que no convierta a su hermano Falco en una de estas abominables criaturas, a lo que el segundo se niega en rotundo.

En un capítulo anterior, descubríamos cómo Zeke había puesto líquido espinal en cargamentos de vino para contar con un ejército de Titanes en el momento en el que fuera necesario. Es por eso que ante el fuerte contraataque de Marley y las escasas opciones que este deja a Zeke, decide que es necesario activar a los Titanes durmientes cueste lo que cueste.

Titán Bestia en Ataque a los Titanes

De hecho, en cuando Zeke cuenta a Eren que se dispondrá a lanzar su grito, Colt corre a suplicarle al primero que no lo haga para poder llevar a su hermano Falco fuera del alcance del sonido, apelando a la humanidad de Zeke. Zeke se detiene un instante tras que Colt le comente que no hay necesidad de que los niños sean víctimas, pero tras pedirle disculpas, se dispone a gritar, causando la muerte de Colt y de Falco (y de otra mucha gente) que se transforma en un Titán.

Esto hace pensar que Zeke se ha convertido en un personaje sin corazón y sin escrúpulos tras verse arrinconado por un ataque que lo ha dejado casi sin opciones. ya sabemos que Ataque a los Titanes no es, precisamente, un anime que se caracterice por su «humanidad», demostrando que ante la necesidad de supervivencia, sus protagonistas más poderosos están dispuestos a todo.

Mario Arias

Recolector incansable de contenedores de corazón y piezas de la Trifuerza, emisario de la Diosas en la Tierra de Hyrule y adorador de la Luz de la Espada Maestra. Me defino como Nintendero de corazón y Tolkiano de-mente. Studio Ghibli es mi religión.

Publicaciones relacionadas

Cerrar