Boruto comparte un momento muy emocional de Kurama

El kyubi delata su amor por Naruto y su familia, aunque no quiere reconocerlo.

Kurama en Boruto

El anime de Boruto: Naruto Next Generations nos está sirviendo para conocer mucho más el universo de ninjas ideado por Masashi Kishimoto, como también para ver cómo todos y cada uno de sus personajes han ido evolucionando con el paso de los años. En el último capítulo, además de conocer por fin el nuevo opening, Kurama, la bestia de nueve colas que hay en el interior de Naruto, ha delatado accidentalmente el amor que profesa por la familia de este en un momento bastante emotivo. Ha sido Shukaku, la bestia de una cola, quien ha logrado tocarle la fibra sensible.

Mientras la bestia que moraba en el interior de Gaara permanece protegida hasta que pase la amenaza de Urashiki Otsutsuki, ha tenido la flamante idea de hablar con Kurama para hacerle alguna que otra pregunta incómoda. Aprovechando que los presentes estaban dormidos, ha asomado de su vasija para llamar al zorro y preguntarle por qué nunca sale del cuerpo de Naruto, asegurando que ha encontrado el motivo, y es que en el fondo quiere proteger a Naruto y los suyos. Kurama, tajante, lo ha frenado en seco. El orgullo sigue siendo demasiado grande como para que este demonio reconozca la verdad.

Un detalle bastante bueno para seguir construyendo a este personaje, aunque ya en los arcos finales del anime y el manga originales de Naruto demostró que su conexión con el peleón ninja era enorme y muy diferente a cómo empezó cuando era más joven. Precisamente en este mismo episodio de Boruto, el propio Kurama subraya cómo el ninja ha mejorado como padre, demostrando el afecto que le tiene y lo orgulloso que se siente por él.

Mientras tanto, el manga sigue desarrollando los eventos tras el combate contra Jigen y la revelación del auténtico malvado del arco que se está desarrollando. ¿Qué sucederá a continuación?

Otros artículos de Naruto que te gustarán

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar