¿Y si los protagonistas de Dragon Ball en realidad fueran villanos? Este es el aspecto que tendrían

Los personajes de Dragon Ball también tienen su lado oscuro.

Gotenks como villano En anime hay distintos patrones que se repiten tanto en los protagonistas como en los villanos. Dragon Ball no es menos e incluso en los gestos faciales se identifica rápidamente a un personaje de personalidad más oscura. De esta forma, el espectador siempre se da cuenta de la amenaza inmediatamente. Sin embargo, a veces la historia da un giro de 180 grados y convierten a un villano en un personaje fundamental para la serie, como ocurrió con Vegeta. Ahora es importante para Goku, pero en algún momento de Dragon Ball Z fueron enemigos. Y físicamente tampoco ha cambiado mucho. ¿Cuál sería el aspecto de los protagonistas de Dragon Ball si fueran en realidad villanos?

Si te has hecho alguna vez esta pregunta, tiene fácil respuesta. Un vídeo del canal Star Detector ha convertido a todos los personajes de Dragon Ball en villanos, demostrando que con un par de retoques cualquiera puede pasarse al otro bando. Un ejemplo es el maestro Roshi al que le cambia su tono de piel, pero no falta la versión Black de Goku o Gogeta, que parece sacado de One Punch-Man. Entre todos ellos también aparece Uub, que tiene el cosplay de Dragon Ball Z más realista. Pero esto fue un caso similar al de Vegeta, ya que es la reencarnación buena de Kid Buu, que a su vez era la parte mala de Majin Buu.

Todos ellos tienen algo en común. Normalmente el cambio en el esquema de color pueden darles un aspecto más agresivo que de costumbre. No obstante, también aparecen casos reales como Vegeta y Majin Vegeta o las dos versiones de Launch, un personaje que no volvió a aparecer más en la serie. De hecho, el juego Dragon Ball z: Kakarot ha explicado a los seguidores qué pasó con esta chica.

Raquel Morales

Periodista. No puedo dejar NADA sin explorar. Me adiestré con Lara Croft en el templo de Karnak mientras buscaba el cubo horádrico entre vacas. Camino de Grand Line.
Cerrar