Una técnica de Dragon Ball Super podría acabar con la presencia de las semillas del ermitaño

Una de las técnicas de Yardrat podría convertirlas en algo innecesario.

Dragon Ball Super Senzu

Las Semillas del Ermitaño, las Habichuelas Mágicas o las Senzu. Todo el que ha visto Dragon Ball conoce a estos pequeños vegetales que los protagonistas pueden comerse para recuperar su vitalidad por completo, incluso estando al borde de la muerte. Un elemento de lo más tradicional en la historia creada por Toriyama que podría tener sus días contados en Dragon Ball Super.

Goku se está entrenando con Merus, aunque el entrenamiento podría cortarse antes de lo previsto tras revelarse la verdadera naturaleza de este misterioso personaje. Mientras tanto, Vegeta sigue aprendiendo lo que la gente de Yardrat le está enseñando, y una de esas técnicas puede cambiarlo todo. La técnica curativa de Yardrat podría formar parte del nuevo reparto de habilidades del Príncipe Saiyan.

Vegeta de Dragon Ball con cara de sorprendido

Tras «limpiar» su espíritu, la gente del planeta asegura que el espíritu de Vegeta está mucho más pulido que el de Goku y que, por lo tanto, puede aprender muchas técnicas nuevas. Entre ellas figura esta habilidad curativa que el Sabio Pybara usa sobre él para curarle tras una dura sesión de entrenamiento.

Si la acabará aprendiendo o no es algo que todavía se desconoce, pero, si lo logra, Vegeta podría cambiar considerablemente su forma de pelear. Aunque, por el momento, parece algo imposible, ya que el propio Pybara asegura que dominar dicha técnica es algo que queda muy lejos del potencial actual del guerrero.

No obstante, todos conocemos de sobra la testarudez de Vegeta y, si quiere dominarla, lo acabará logrando de una forma o de otra. ¿Será esta una de las claves para derrotar a Moro en la gran batalla final de DBS?, ¿tendremos que despedirno de las Senzu?

Otros artículos de Dragon Ball que te gustarán

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar