El último episodio de Dragon Ball Super al fin ofrece una redención para Yamcha

El guerrero por fin se luce contra las tropas de Moro.

Yamcha contra los Saibamen en Dragon Ball

Dragon Ball Super se acerca al punto más importante de su arco actual. La batalla final contra Moro se acerca, mientras sus tropas se adentran en la Tierra y el reparto principal les está plantando cara para detener su invasión, algo que nos ha servido para conocer una nueva técnica de Gohan; pero también para que otro personaje pueda redimirse tras tantos desastres. Yamcha ha peleado como nunca en el último capítulo del manga.

La patrulla galáctica ha mandado refuerzos al planeta para detener los diferentes ataques que los secuaces del villano están liderando. Entre estos defensores se encuentran Gohan, Piccolo y Yamcha, entre otros, que han pasado por un fuerte entrenamiento para estar a la altura de las circunstancias. Ha sido precisamente Yamcha quien más ha podido lucirse, deteniendo a todos los enemigos con bastante facilidad y dejándolo claro: «Actualmente, soy uno de los 3 terrícolas más fuertes que hay«.

redención de yamcha en dbs

Tras decir eso en respuesta a uno de sus enemigos, Yamcha lo da todo y les propina una severa paliza que detiene sus intenciones invasoras. Todo frente a la mirada atónita de los miembros de la Patrulla Intergaláctica, asombrados por su margen de mejora.

Parece que, tras muchos años recibiendo palizas y siendo carne de meme, este personaje ha podido sacar a relucir sus técnicas aunque sea durante un breve periodo de tiempo. La redención de Yamcha era necesaria, sobre todo tras tanto tiempo siendo el sparring de los villanos. Aun así, nos tememos que todo cambie con la llegada de Moro.

Otros artículos de Dragon Ball que te gustarán

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar