One Piece revela un tremendo giro argumental con Orochi y Vegapunk

¿En busca de una nueva Fruta del Diablo Artificial?

Orochi en One Piece

Mientras el anime sigue mostrando el enfrentamiento entre Luffy y Katakuri, con un envenenamiento de por medio, el manga de One Piece sigue su curso mucho más adelantado y sumergiendo a los lectores en el arco basado en la región de Wano. Ahora, que Eiichiro Oda ha revelado algún que otro detalle sobre el gran desenlace del manganime, los seguidores de este se han topado con una enorme sorpresa en relación con Orochi, el líder del país de Wano.

Este dictador-shogun, respaldado por el temible Kaido, necesita recursos para seguir creciendo a costa del país que rige. Sin embargo, en sus negocios con los distribuidores, ha hecho un pedido de lo más especial. Quiere que el Dr. Vegapunk, el científico más reputado de la Marina, sea lo próximo que le lleven al país: «Me habéis traído barcos de batalla esta vez, y me alegro por ello. Pero, para la próxima, tenéis que traernos al Dr. Vegapunk«, aseveraba frente a la mirada atónita de sus socios.

Dr. Vegapunk One Piece

Con el respaldo de Kaido, Kurozumi Orochi se ve capaz de todo, sin nadie ni nada que pueda desafiarle. Insistente en su petición, o más bien obligación, considera ser capaz de hacerse con el trabajo de este científico sin miedo a las represalias que pueda haber, y sin importarle siquiera lo que este pueda pensar. Sin embargo, la cuestión realmente sorprendente es para qué quiere a esta persona entre sus filas.

La razón más plausible es su experiencia. Vegapunk fue capaz de crear dos dragones en Punk Hazard, e incluso es el autor de una Fruta del Diablo Artifical que, tras ser ingerida por Momonosuke, le otorgó el don de convertirse en un dragón oriental. El ansia de poder sería la principal razón por la que Orochi querría retener al doctor. Ahora, ¿será capaz de hacerlo? Los siguientes episodios terminarán de contar qué hay tras esta petición tan inesperada.

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar