Un coleccionista denuncia a un vendedor por una carta Pokémon rarísima que nunca le llegó

El joven exige 150.000 dólares por el dinero perdido y el daño causado.

Cartas coleccionables Pokémon es una franquicia que ha crecido en todos sus aspectos. La comunidad de jugadores se ha vuelto muy exigente con los últimos lanzamientos en Nintendo Switch y cada vez tiene más claro lo que quiere. Al éxito de los videojuegos hay que sumarle una cantidad importante de ingresos por merchandising. Su colección de cartas tiene un lugar privilegiado desde los años 90 e incluso se pagan miles de dólares por cajas de cartas de aquella época. Es un fenómeno en sí mismo que mantiene el interés de todos sus seguidores. Se venden cartas rarísimas por ebay, pero siempre hay que tener cuidado a quién se compra.

Marwan Alkhaja lo ha vivido en sus propias carnes. Marwan es un jugador de 38 años que adquirió una carta Pokémon muy rara por la friolera cifra de 60.000 dólares. Según explica el New York Post, esa carta nunca apareció y demandó al vendedor estadounidense en 2018. Se trataba de una tarjeta de premio exclusiva en Japón llamada Entrenador No. 3 que se entregó al finalista de un torneo llamado Super Secret Battle en 1999. El vendedor pactó esta cantidad, pero Marwan nunca recibió su codiciada adquisición. «No es sólo una carta Pokémon», explicó su abogado, «es uno de los coleccionables más raros dentro de esa comunidad».

Carta Pokémon rara

Otro coleccionista de Chicago aseguró al New York Post que estas cartas son «como medallas olímpicas, pero más raras». Marwan tiene pruebas de que el envío estaba asegurado por 50.000 dólares, así que ahora quiere recuperar su dinero: un total de 150.000 dólares por todo lo perdido, incluidos los honorarios para pagar a su abogado. Este joven invierte en cómics y cartas Pokémon exclusivas como una inversión, así que posiblemente consiga recuperar el dinero. Además, hay una serie de cartas que tienen un error, aunque en Japón sí se arregló.

Otros artículos de Pokémon que te gustarán

Raquel Morales

Periodista. No puedo dejar NADA sin explorar. Me adiestré con Lara Croft en el templo de Karnak mientras buscaba el cubo horádrico entre vacas. Camino de Grand Line.

Publicaciones relacionadas

Cerrar