Paola Mejía

Soy periodista de profesión, pero el amor por los videojuegos lo llevo en la sangre. Mis padres tienen una tienda de videojuegos, así que nací con una consola en la mano y con el tiempo he aprendido a amarlas más y más. A la hora de enamorarme una marca me temo que no puedo ser fiel, soy poliamorosa y quiero a todas mis consolas por igual (aunque si les soy sincera, tengo épocas en las que alguna es mi favorita).
Cerrar