Avance de Age of Empires: Definitive Edition – El clásico vuelve con energías renovadas

 

 

Nadie se lo esperaba, pero dadas las fechas era algo que se merecía como el que más. La saga Age of Empires puede presumir de haber sentado grandes precedentes en el género de la estrategia, no en vano cuenta con uno de los cánticos más famosos de la industria del videojuego (no lo vamos a repetir aquí por si acaso os dan ganas de matar a algún aliado sin querer), pero también puede hinchar el pecho tras más de 20 años enamorando a los estrategas del mundo con sus diferentes entregas.

El pasado 2017, el mismo año que la franquicia celebraba su 20 aniversario, la conferencia del E3 dedicada al PC Gaming lanzaba la perlita: Age of Empires: Definitive Edition traería de vuelta la entrega que lo comenzó todo con una serie de importantes cambios pensados para renovar, pero también para mantener algo tan importante como su esencia prácticamente intacta. Ahora, que estamos a poco menos de un mes de su lanzamiento definitivo (llega el 20 de febrero), es un buen momento para repasar por qué vale la pena esperar este más que merecido retorno destinado a Xbox One y PC.

Forgotten Empires es la encargada de revivir la estrategia más clásica en compañía de un gigante del calibre de Microsoft. Los cambios que se han introducido para adaptar Age of Empires y hacerlo merecedor del título de una Definitve Edition son, como decíamos antes, novedades orientadas a mejorar sus mecánicas de juego y su aspecto visual.

Esto no significa que haya que temer por un cambio en la dificultad o por la pérdida de sus señas de identidad. Todo ha quedado prácticamente como estaba, solo que con una nueva capa para hacerlo más agradable a la vista y divertido; todo está ahí para mantener su dificultad y lo que convirtió a estra franquicia en todo un referente en un género que, a mediados de los 90, gozaba de grandes propuestas que tenían a los usuarios de ordenadores hechos unos completos estrategas.

Se puede decir que Age of Empires fue de los primeros en pegar con gran fuerza. Aunque antes que él tuvimos a la célebre Civilization, otra que sigue viva a día de hoy con numerosas entregas que tratan de innovar sin perder sus rasgos definitorios; AoE es de los pocos que han conseguido seguir adelante todo este tiempo, y ahora en 2018 vamos a disfrutarlo con mejores gráficos que nunca gracias a la labor que han volcado en él los responsables de su desarrollo.

El cambio más notorio es, sin duda, el aplicado en al campo visual. La resolución se ha disparado para alcanzar los ominosos 4K que tanto están sonando en los tiempos que corren y, junto a este empujón, se han cambiado los materiales, las paletas de colores, las animaciones e incluso la destrucción de los edificios para conseguir unos resultados mucho más modernos y realistas. Sigue manteniendo cierto corte retro, pero el salto, sobre todo en un careo con el original, es más que evidente.

Quedarse en el terreno técnico no sería suficiente para hablar de una edición definitiva al pensar en este videojuego. La banda sonora se ha vuelto a grabar desde cero para conseguir algo orquestal, que consiga un resultad mucho más fuerte y más presente que el original. Además, se ha apostado por incluir uno de los packs de expansión originales para poner a disposición del jugador un total de 10 civilizaciones y hasta 10 campañas para jugar.

Para introducir más y más horas de juego, el soporte para multijugador en línea junto con la posibilidad de desbloquear logros es otras de las bazas disponibles, aprovechando el sistema de Xbox Live. También, y esto para mejorar algunos pequeños problemas del original, se ha vuelto a trabajar repasando todas las mecánicas para valorar dónde actuar para mejorar la experiencia del usuario.

A consecuencia de esto, se ha introducido un nuevo sistema de unidades, la posibilidad de combinar movimiento con ataque e incluso se ha mejorado el método para seguir caminos a través de los obstáculos sin que los personajes se bloqueen. Aunque, desde luego, uno de los cambios más notables tiene que ver con el límite de unidades. Este se ha incrementado de forma considerable para conseguir batallas aún mayores y más espectaculares, que además ahora podremos contemplar desde más lejos gracias a un zoom mejorado.

El lanzamiento original de este remaster (que no remake) iba a ser mucho antes de lo establecido. Sin embargo, desde Microsoft decidieron que lo mejor era mover la fecha en el calendario para que el equipo de desarrollo pudiera seguir trabajando en mejorar el resultado final con todos los cambios que se han implementado.

Afortunadamente, el resultado de esta adaptación a los tiempos modernos es algo que algunos podrán probar con la beta cerrada de Age of Empires: Definitive Edition a finales de enero. Solo aquellos suscritos al Age of Empires Insider Program podrán darle un tiento antes de tiempo.

¿Y el resto de mortales? Tendrán que esperar a que llegue el 20 de febrero para traer a su PC o a su Xbox One lo mejor de la estrategia, refinado y renovado para funcionar sin problema y acorde a los tiempos que corren. Pero que no se preocupen, porque todas las novedades que se han anticipado adelantan que la espera va a valer la pena, sobre todo para aquellos que siempre han sido más de devanarse los sesos organizando ejércitos y montando grandes estructuras.

Por todos los detalles oficiales que han revelado tanto desde Microsoft como desde Forgotten Empires, Age of Empires: Definitive Edition tiene todas las papeletas de hacer honor por completo tanto a su nueva coletilla como a la franquicia a la que mira. Han pasado más de 20 años desde que llegara el primer Age of Empires, y ahora tiene la ocasión de acercarse a un público mucho mayor con una serie de importantes cambios.

Y hablamos de importantes por lo que suponen para captar a los jugadores, porque los responsables de esta remasterización han hecho lo posible por mantener la esencia que cautivó a los amantes de la estrategia alla por el 97. ¿Logrará Age of Empires enamorar ahora a las masas de 2018? Eso es algo que muy pronto podremos ver y comprobar por nuestra propia cuenta.

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar