Impresiones de Animal Crossing: New Horizons – El mejor lugar virtual para pasar el rato

Nunca un mundo animado había sido tan gratificante.

Salto con pértiga Este marzo los jugadores esperan una gran aventura en Animal Crossing: New Horizons, donde por primera vez podrán diseñar su vida casi por completo. Hemos jugado distintas fases del juego, incluido el multijugador, y ya podemos decir que es un digno sucesor de New Leaf. Ahora más que nunca los usuarios tendrán en su mano crear una comunidad de vecinos desde cero sin olvidar todos los valores que hicieron grande esta serie de videojuegos. Animal Crossing: New Horizons sale el próximo 20 de marzo para Nintendo Switch con la intención de dar una nueva vida a todos aquellos fans que alguna vez fueron alcaldes virtuales.

En esta ocasión, somos un vecino más que se endeudará con Tom Nook, convertido en un administrador con un plan de asentamiento para islas. Es quien nos explica que para pagarle tendremos que usar millas o bayas que se adquieren casi de cualquier actividad que se realice. El juego premiará todos esos momentos que pases en la isla porque el tiempo continúa y cada objeto nuevo, patrón, herramienta o mueble es un incentivo para seguir jugando. Eso es Animal Crossing y esta entrega no se desvía ni un ápice. Lo que busca es tener la experiencia más completa de la saga con unos niveles de personalización abrumadores.

Salto de calidad

Así que nos ponemos manos a la obra. Talamos unos árboles para encontrar un tipo de madera específico para construir una pértiga en el banco de bricolaje de Tom Nook. Y vuelve a sentirse ese premio por crear algo tan simple. Con esta herramienta descubriremos muchas zonas inaccesibles por el curso de un río. Con la pértiga podremos saltar este obstáculo e ir más allá del centro del asentamiento. Más adelante se podrán hacer puentes y otras construcciones, pero de momento es nuestro salvaconducto. En este rato sólo nos queda tiempo para relajarnos, pescar y en definitiva dejarnos llevar por el espíritu de Animal Crossing.

En otra partida más avanzada echamos un vistazo a la personalización de nuestra casa a la que no le faltan detalles. Un salón espacioso, cocina americana y un tocadiscos en la esquina que hace contraste. New Horizons promete tener cientos de objetos para hacer tu juego único y en donde el espacio está muy bien aprovechado. Cambiamos la disposición de los muebles del dormitorio, ponemos una mesa y unas cañas de bambú que utilizamos a modo de biombo. Pero a estas alturas de la partida tenemos tanto donde elegir que nos falta el tiempo. Este editor es tan sencillo de utilizar como de perderse en él mirando todo lo que tenemos.

Muchas opciones de personalización

Pero vamos al ayuntamiento de Tom Nook que ha evolucionado al mismo tiempo que nuestra aventura. En este edificio nos reencontramos con Canela que lleva algunas gestiones como crear un himno para la comunidad o diseñar la bandera, entre otras cosas. El editor de himno es bastante simple, donde se puede cambiar las notas. No, no vas a componer una nueva sinfonía de Beethoven, pero se agradecen estos detalles. Mientras que podemos utilizar nuestros patrones para diseñar desde cero una bandera que represente a la isla. Y esa sensación de poder decidir sobre casi cualquier aspecto es muy gratificante.

En el resto del pueblo nos encontraremos viejos conocidos como los hermanos Tendo y Nendo persiguiéndote por toda la tienda o las hermanas Manitas. Pero primero nos detenemos en el museo dirigido por Sócrates. Este lugar ahora es mucho más espectacular en New Horizons. Aprovechan las colecciones del jugador para crear un sitio increíble donde ir siempre que tengas un rato. Allí se colocan lo que recogemos en la naturaleza sobre bichos, peces y fósiles. Un escenario enorme lleno de galerías es lo mejor que podrían haber hecho con este apartado.

Museo peces

Por otra parte, New Horizons ha confirmado 383 vecinos desde su lanzamiento y visitamos las tiendas para buscar un nuevo look. En el probador de Pili y Mili podemos cambiar nuestra ropa y comprarla directamente. Como en otros Animal Crossing, el catálogo de las tiendas varía según el día, así que no descartes volver aquí muy a menudo. Las posibilidades son infinitas. Una vez más podremos diseñar nuestra propia ropa y comprar modelos de otros jugadores. Un click y ya es tuyo. Igual de fácil es acceder al móvil, donde podemos consultar el mapa, el pasaporte o los patrones. También aquí está la cámara con múltiples filtros y marcos, además de una aplicación de rescate por si te has perdido. Te llevará al sitio que desees, pero no creas que es gratis. Sólo es una emergencia, no un atajo.

Multijugador y modificación de la isla

Por último, aquí podemos acceder al multijugador local para el que se necesitan otro mando según los jugadores. Se pueden tener un total de ocho perfiles registrados y hasta cuatro jugadores a la vez. Y suena caótico sólo pensarlo. No es ni mucho menos un modo para aprovecharlo, sino para pasar el rato con amigos. Construir juntos, retarse a ver quién pesca más o encontrar un tesoro son algunas de las cosas más llamativas de este modo. Principalmente porque el líder del grupo es el único que tiene acceso a su inventario, mientras que los demás jugadores estarán limitados, también en movimiento. No se pueden alejar fuera de los límites de la pantalla que marca el jugador principal. Eso sí, en cualquier momento se puede cambiar de líder agitando el mando. Las risas están aseguradas.

Como máxima novedad New Horizons también permite cambiar la morfología de la isla o al menos sus accidentes geográficos. Así que pala en mano se pueden crear superficies de agua (ríos, lagos) o eliminar los que ya hay. Igual con las elevaciones. Si queremos una isla más o menos abrupta, podremos crearla a nuestro gusto. Esto supone un aliciente de personalización para todos los jugadores, que además podrán cambiar el tipo de terreno o suelo de cualquier zona.

Ataque de abejas

Todo es posible en New Horizons

En definitiva, Animal Crossing: New Horizons es la misma apuesta que hace años, pero mucho más grande. Construye una vida paralela que se adaptará a cualquier estación del año y horario del planeta, una de las claves de su éxito. Una nueva entrega que promete volver locos a sus seguidores con miles de posibilidades de personalización, objetos únicos y mucha variedad. Ha creado lugares para pasar el rato como el museo y conserva esos simpáticos gags en la localización que lo hacen tan especial.

Si para muchos niños ésta será su primera hipoteca, los fans de la franquicia no tardarán en endeudarse con Tom Nook y con quien haga falta. El juego crea esa necesidad de entrar a diario y lo recompensa como mejor sabe. Por primera vez se pueden acceder a zonas antes de tiempo, haciendo partícipe al jugador de todo lo que le rodea. Hay un mundo entero por descubrir. Y sobre todo modificar el terreno para crear un espacio único donde acoger a todos los vecinos. ¿Quieres una casa rodeada de un lago? En New Horizons es posible.

Raquel Morales

Periodista. No puedo dejar NADA sin explorar. Me adiestré con Lara Croft en el templo de Karnak mientras buscaba el cubo horádrico entre vacas. Camino de Grand Line.

Publicaciones relacionadas

Cerrar