Pidamos la luna

12126

La serie Anno regresa cuatro años después de la mano de Ubisoft con nuevas facciones, nuevas tecnologías y un salto temporal de más de un siglo en el que la Tierra ya se nos queda corta. El futuro será para los primeros que consigan conquistar y explotar los recursos de la Luna, y esos hemos de ser nosotros. 

Ha pasado un tiempo desde que tuvimos en nuestras manos la última entrega de la serie de estrategia en tiempo real Anno, concretamente Anno 2070, una entrega que se desmarcaba del cáriz medieval que tenían anteriores títulos de la serie y nos trasladaba a un futuro que, de momento, parece lejano, pero que a la que nos descuidemos ya tendremos ahí. En Anno 2205, sin embargo, el salto es bastante mayor, pero la crueldad de las leyes de mercado y las luchas corporativas no ha mermado un ápice. Tendremos que dar lo mejor de nuestras capacidades de gestión y tácticas para poder convertirnos en el colectivo que asegurará el futuro de la especie humana. Dicho de otro modo, el objetivo es la Luna.

Presentado durante el pasado E3, Anno 2205 fue uno de los primeros anuncios en abrir la conferencia de Ubisoft en el evento de Los Ángeles, un canapé para los aficionados a la estrategia de butaca, de meditar profundamente los próximos movimientos mesándose uno el mentón o haciendo el gesto interesante que cada uno prefiera. Un género, la verdad sea dicha, que puede llegar a resultar muy estimulante y sumamente gratificante, pero al que hay que airear de vez en cuando porque los caminos de la microgestión empiezan a estar un tanto gastados. En la propuesta de Ubisoft, sin embargo, no solo hay un cambio de escenario, sino que Anno 2205 va a intentar enamorarnos y convencernos de compartir los ratos de ocio con algunos factores clave.

Como el movimiento se demuestra andando, la versión de prueba de Anno 2205 que la editora ha puesto a disposición de los medios nos ha permitido una toma que contacto con esta nueva entrega en el que se han puesto de manifiesto varias de estas características por las que el juego apuesta fuerte. Nuestra toma de contacto con Anno 2205 ha comenzado teniendo que tomar partido por alguna de las grandes corporaciones que quieren repartirse el pastel de la economía global en este siglo XXIII, una elección que no es baladí, ya que cada una tiene sus características distintivas. El siguiente paso es establecernos en un sector del planeta que reclamar como nuestro y donde llevar a cabo nuestra actividad, teniendo en cuenta que los diferentes emplazamientos también van a estar especializados en la explotación de energía, con puntos donde podremos levantar centrales que alimenten nuestras instalaciones, de materiales poco frecuentes o de lo que en el juego se llaman Ornamentos, que vienen a ser construcciones distintivas, en buena parte decorativas, pero que también pueden desempeñar un efecto en nuestra sociedad.



Y decimos sociedad porque aunque manejemos unos designios más propios del mundo empresarial, nuestra compañía es como una gran familia. De hecho, es como muchas grandes familias que acabarán conformando una ciudad atraídas por las mieles del progreso y de un empleo estable. Ni qué decir tiene que vamos a tener que darles un sitio donde vivir, carreteras por las que poder circular, una red de energía, alimentos y, faltaría más, lugares en los que poder trabajar. La mano de obra es la sangre que corre por la venas de nuestra corporación, y ha de mantenerse sana. Ellos mismos nos irán diciendo qué es lo que les hace falta para que nosotros, si está en nuestras posibilidades, le pongamos remedio y aumente su felicidad, porque un empleado feliz es en un empleado más productivo. Anno 2205 ha tenido bastante en cuenta este aspecto y no solo nos indica de manera bien visible en la pantalla los recursos que tenemos disponibles, sino también aquellos de los que carecemos. Y es que estos recursos son comunes a todo nuestro entramado, y si una determinada zona se ve, por ejemplo, corta de suministro eléctrico, tendremos asegurarnos de producir más aunque sea en otro lugar. Las mejoras en las instalaciones a cambio de diversos materiales poco frecuentes y costes harán posible que las factorías den lo mejor de sí al menor esfuerzo, y por tanto que nuestras labores sean rentables, porque si perdemos todo el dinero que tenemos será el fin.

Durante nuestro progreso para hacer que la corporación crezca, se nos encomiendan algunas misiones principales con objetivos a cubrir y recompensas. Por nuestra cuenta, podemos aceptar otras misiones secundarias, en ocasiones incluso de parte de competidores que, a su pesar, necesitan nuestra ayuda para sacar un provecho mutuo. Con ellos podremos entablar conversaciones también y negociar si la talla de nuestra compañía es la adecuada. Pero todo esto que de por sí ya conformaría un juego de propio es solo la punta del iceberg, porque hay que recordar que estamos en el 2205 y las cosas han cambiando mucho. Para empezar, la Tierra se está quedando pequeña y hay que empezar a poner el ojo en zonas menos holladas. Así, llegado el momento pasaremos a reclamar una porción del Ártico, donde tendremos una variante del propio juego con algunas reglas propias, como el tener que usar diferentes unidades, tener en cuenta que las fábricas van a ser una de las pocas fuentes de calor a la hora de establecer viviendas, o contar con la aprobación de los Custodios del Ártico para poder explotar sus recursos. Es más, el propio árbol de progreso del juego distingue nuestra evolución en tierra firme de nuestro progreso en el polo. Y no se queda la cosa aquí, porque todos nuestros esfuerzos están encaminados realmente a reunir los recursos y la tecnología necesaria para construir un ascensor orbital, y de ahí llegar a la Luna.



Estrategia y microgestión de recursos son términos que van unidos a la serie Anno, y que como se puede intuir no van a faltar en Anno 2205. Pero también entra en juego el combate táctico, y es que el juego no va a ser solo reclinarnos y ver cómo caen los billetes. A cierto grupo activista que se hace llamar la Guardia Orbital no le hace ninguna gracia que pongamos nuestros pies en la Luna y no dudarán en usar la fuerza brutal para cometer actos terroristas, obligándonos a tomar partido. Contaremos, pues, con unidades militares que tienen a su disposición ciertas habilidades para desplegar en batalla a un coste de orbes de Poder que podremos ir reabasteciendo. Además de esto, varias maniobras y ataques pueden adquirirse también sobre el campo de batalla recogiéndolas como ítems de un uso, pudiendo acumular hasta tres. Y por el camino, al igual que en el mapa normal, también nos toparemos con otros personajes que nos propondrán misiones secundarias. Al final, según el éxito en nuestras tareas se nos otorgará experiencia militar que nos permitirá subir de rango y mejorar nuestra armada, además de ciertos recursos raros que no podremos encontrar tan fácilmente en nuestro sector de actividad.

Un aspecto que en esta versión de prueba no está implementado aún, pero que no faltará cuando Anno 2205 llegue a las tienda, será el juego online. Ubisoft promete que contará con un entorno dinámico donde todos los jugadores podrán ejercer influencia en nombre de sus corporaciones para alterar el escenario económico a su favor. Esto se logrará a través del Consejo, donde las cinco mayores corporaciones tendrán una reunión en la que sus votos afectarán a los precios del Mercado Global, el órgano donde se establecerán las rutas de comercio. Un componente adicional del que podemos quedar al margen si decidimos quedarnos con la experiencia offline.

Todo esto es a grandes rasgos lo que Anno 2205 en esta versión preliminar nos ha mostrado, pero hay que decir que las partidas son muy personalizables en cuanto a su dificultad y otros aspectos para que la experiencia de juego sea, ante todo, todo lo plena que esperamos al ponernos a los mandos. También cabe señalar que si no nos gusta cómo lo estamos haciendo con nuestra corporación o queremos intentar otro acercamiento, podemos crear varias sesiones de juego que representan una partida diferente para retomarlas a nuestro antojo, pero que irán guardando su progreso de manera automática. Todo esto aguarda en Anno 2205, una vuelta de tuerca a la franquicia de Ubisoft que nos pone a mirar a las estrellas.



Juan Elías Fernández


IMPRESIONES: Anno 2205 ha querido adentrarse en el futuro por varios frentes. Por un lado el de la gestión económica clásica, vigilando las edificaciones, los flujos de dinero y las carencias de recursos para cubrirlas sobre la marcha y adecuarnos a la situación. Por otro, el factor bélico lo ha distinguido como una característica aparte, y de hecho en nuestra mano está acudir a los conflictos y cuándo hacerlo, aunque en ocasiones formarán parte de misiones principales. El premio no es solo la Luna, es también una cantidad de horas de ocio aprovechadas.

Juegos relacionados:

Anno 2070

Si te ha gustado, te gustará:

Civilization: Beyond Earth

No te quedes solo en el juego:

Película: Moon
Cómic: Objetivo: La Luna, de Hergé
Canción: Frank Sinatra – Fly Me to the Moon

Publicaciones relacionadas

Cerrar