Un paseo en velociraptor

11982

Los dinosaurios vuelven a estar de moda en el mundo de los videojuegos gracias a Ark: Survival Evolved, una experiencia que une lo mejor de los juegos de supervivencia con la complejidad de los crafteos. Este título es ideal para aquellos jugadores que no tienen miedo a lo salvaje.

El nombre de Ark: Survival Evolved es muy probable que no suene desconocido para muchos jugadores. Todo comenzó con un Early Access en Steam (la posibilidad de que los fans puedan probar el juego en fase beta)… y bastaron 30 días para que el juego alcanzara el millón de copias vendidas. La pregunta que muchos de vosotros os estaréis haciendo ahora quizás sea: ¿Y qué ofrece Ark: Survival Evolved? El éxito de este título reside en que el jugador empieza la partida en un mundo desconocido como Dios lo trajo al mundo: desnudo, sin armas y con mucha hambre. Ese, quizás, es el momento en el que el jugador se da cuenta de que el juego trata de ponerle a prueba desde el minuto uno.

¿Y cuál es el primer paso para sobrevivir en este nuevo mundo? Nada más empezar, los jugadores deberán establecer una base: una hoguera y un refugio para resguardarse de las bajas temperaturas nocturnas son un comienzo idóneo para tener una aventura de lo más fructífera. Pero, ¡que no te asusten los rugidos de los dinosaurios! Con un poco de maña y empleando las armas adecuadas, es muy probable que puedas hacerte con algún que otro de estos animales y usarlos o bien como montura o bien como aliado para poder defenderte.

Pero, cuidado. Para conseguir todos los recursos necesarios, no podremos quedarnos alrededor de nuestro cómodo hogar: será necesario que dediquemos muchas horas a la exploración y a conseguir nuevos materiales y recursos. Hay dos maneras de conseguir los bienes que necesitamos: a la antigua usanza, es decir, buscando y rebuscando en el entorno que tenemos a nuestro alrededor (plantas o rocas) o aventurándonos a llegar a uno de los haces de luz que hay desperdigados por el mapa. Esto supone todo un reto porque el mapa del juego, conocido como el “Arca”, ronda aproximadamente los 48 kilómetros cuadrados de tamaño (36 de ellos son de tierra y los 12 restantes de océano). Sin embargo, no hay que asustarse, ya que el jugador puede establecer puntos de referencia en el minimapa y así, de esta forma, tener una vuelta a casa asegurada.

Una vez que iniciamos el juego, lo primero que se encuentra es la posibilidad de crear su propio avatar. Existen muchas posibilidades para crear tu propio personaje, desde hacerlo lo más similar a uno mismo hasta modificar sus partes del cuerpo para conseguir un engendr… Bueno, podréis probarlo por vosotros mismos. Después, conforme el jugador vaya avanzando en la aventura, las acciones que realice (como matar o conseguir recursos), le servirán para conseguir puntos de experiencia que le permitirán mejorar ciertas habilidades: resistencia, fuerza, puntos vitales… De esta forma, mientras que el principio del juego se nos puede hacer un poco cuesta arriba, conforme vamos mejorando a nuestro personaje, la aventura se nos hará, si no más fácil, al menos más asequible. Además, con los niveles que vaya adquiriendo, podrá desbloquear nuevos patrones de crafteos para fabricar armas, ropa y objetos cada vez más sofisticados.

Por otro lado, Ark: Survival Evolved cuenta con una amplia gama de dinosaurios terrestres, marinos y aéreos. Si bien todavía no tienen un hábitat predeterminado, parece ser que este aspecto lo tendrán en cuenta para futuras versiones. No en vano, el primate que podemos conseguir como aliado, el Mesopithecus, cuenta con su propia área para que lo localicemos. Cada vez que debilitemos a un dinosaurio, podremos hacerlo nuestro para que nos acompañe o nos sirva de medio de transporte (imaginaos salir de caza montados en un Tiranosaurus Rex) o podremos investigarlo para obtener información adicional de la criatura. Si hay algún enamorado de los dinosaruios en la sala, esta opción le encantará.

Pero Ark: Survival Evolved no solo ofrece dinosaurios. Además, existe la posibilidad de realizar sacrificios para invocar a criaturas mitológicas, las cuales se enfrentarán a nosotros en algunas de las batallas más difíciles de todo el juego… Aunque según han prometido los desarrolladores, la recompensa de la victoria merecerá la pena. Sin embargo, parece ser que tendremos que dedicar muchas horas para llegar a esta fase.

Podemos disfrutar de la aventura tanto en primera como en tercera persona (a gusto del consumidor). Además, al ser un juego online, hay dos modos para interactuar con el resto de jugadores: en modo cooperativo o player versus player (PVP). Por tanto, el mundo de Ark: Survival Evolved está lleno de amigos… como de enemigos.

Desarrollado por WildCard, la compañía pretende lanzar el juego en 2016, coincidiendo con su lanzamiento en consolas (PlayStation 4 y Xbox One).

Cristina Pérez

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

IMPRESIONES: Ark: Survival Evolved ha conseguido transmitir a la perfección la sensación de sentirte abandonado en el mundo. Y eso es nada más empezar el juego. Quizás este juego sirva para volver a disfrutar de dinosaurios en el mundo de los videojuegos. Por otro lado, es muy gratificante para los jugadores el poder sobrevivir por sí mismos o con la ayuda altruista del resto de compañeros. Crea una especie de vínculo en la comunidad que no solemos disfrutar en los juegos del género survival. Sin embargo, esto no impide que podamos disfrutar de unos buenos PVP. En definitiva, Ark: Survival Evolved es idóneo para los que de pequeños disfrutaron soñando con perderse en Jurassic Park.

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

Juegos relacionados:

Si te gusta Ark: Survival Evolved, te gustará:

No te quedes en el juego:

  • Una película: Jurassic Park

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.

Publicaciones relacionadas

Cerrar