Buscando al nuevo Desmond

9694

La saga continúa tras los hechos acontecidos en Assassin’s Creed III, aunque en esta ocasión retrocederemos atrás en el tiempo para vivir una aventura de piratas en los exóticos parajes que ofrece el mar Caribe.

Una de las grandes dudas que planteamos en nuestro anterior avance de Assassins Creed IV: Black Flag es qué iba a suceder con el protagonista principal de la franquicia, ya que Desmond Miles no volverá a repetir el papel de conductor que venía jugando hasta ahora. Aunque eso no quiere decir que no esté presente, ya que la historia está basada en sus recuerdos.

Será un nuevo trabajador de Abstergo, la malvada compañía creadora del Animus, el eje principal del argumento. ¿Y cómo hará para introducirse en la secuencia de ADN de Desmond? Muy fácil: las investigaciones de la empresa han dado como fruto una nueva versión del Animus que permite indagar en recuerdos ajenos aun sin estar directamente relacionado con ellos.

A pesar de todo, este protagonista quedará en segundo plano, ya que lo verdaderamente importante será la historia de Edward Kenway, el nuevo assassin que tomará el relevo de Connor. Aunque realmente va antes en la ‘línea de sucesión’, ya que el sanguinario pirata realmente es el abuelo del mohawk.

La aventura que se nos presenta promete ser la más larga de la saga. No en vano sus responsables nos prometen entre sesenta y ochenta horas de duración si completamos la trama principal y todas las misiones secundarias. Y no nos referimos a que habrá más cinemáticas, el número será el habitual, sino que serán de juego real. La exploración volverá a ser clave para hacernos con todos los tesoros ocultos.

El tono de la historia se ha recrudecido con respecto a capítulos anteriores. Ubisoft quiere que conozcamos cómo era la vida de los piratas y eso significa dejar de lado los clichés para mostrar realmente que la violencia, el alcohol y el sexo estaban a la orden del día. El PEGI+18 estará más que justificado, no estamos ante un juego para niños.

Supondrá esto que aumenten considerablemente los momentos de acción al más puro estilo ‘hollywoodiense’, pero sin olvidar una de las señas de identidad de la franquicia: el sigilo. El equipo ha aprendido la lección de la anterior entrega y nos asegura que será posible pasarse el juego sin salir de las sombras.

Pero, ¿dónde se desarrollará la acción? Ya sabréis que será el mar Caribe el marco en el que transcurra todo, más concretamente en tres localizaciones: La Habana, Kingston y Nassau. Las tres estarán llenas de vida gracias, sobre todo, a las posibilidades que darán las consolas de nueva generación. Así, la vegetación, los animales y los humanos se mezclarán en unos entornos muy exóticos que nos darán infinitas posibilidades de interacción.

A esto hay que sumarle el propio océano, en el que nos podremos sumergir para explorar en busca de tesoros ocultos o incluso para pescar, ya sean inofensivos peces o temibles tiburones.

Y hablando del mar, los barcos serán nuestro medio de transporte y defensa a lo largo de la aventura. Volveremos a utilizar el sistema de combate que ya vimos en Assassin’s Creed III, pero con mejoras que nos permitirán abordar las naves enemigas para terminar de derrotarlas. Una vez salgamos victoriosos del enfrentamiento tendremos la oportunidad de enrolar en nuestras filas a los marineros derrotados, posibilitando que nuestra flota vaya en aumento y ganemos poder en los mares gracias a un completo sistema de progresión.

La única pega es que Ubisoft ya avisa de que las batallas navales únicamente estarán disponibles en la historia principal debido a razones técnicas. Malas noticias para los amantes del multijugador, que se quedarán sin disfrutar de uno de los mayores atractivos del juego.

Este modo también recibirá novedades. Se han mejorado los cooperativos (la comunicación mediante voz se convertirá en una herramienta básica para conseguir la mejor puntuación) y se ha añadido la opción de crear modos personalizados a través de Game Lab, una herramienta que utilizaremos para elegir nuestras propias las reglas del juego o modificar los más de doscientos parámetros que estarán disponibles.

Regresará nuevamente una nueva versión de la Manada de Lobos con dos variantes nuevas: Discovery, una campaña cooperativa con trama propia, y Unleash, que nos permitirá recorer los mapas contra el reloj.

Volviendo a la campaña, hay que recalcar que las versiones para PlayStation 3 y PlayStation 4 contarán con contenido exclusivo, que esta vez estará protagonizado por una vieja conocida: Aveline de Grandpré. El personaje principal de Assassin’s Creed III: Liberation alargará la vida del juego una hora con tres relatos cortos que tratarán de arrojar más luz sobre el oscuro complot que se gesta en el seno de Abstergo.

Y hablando de PS Vita y PlayStation 4, Assassin’s Creed IV: Black Flag será uno de los juegos que aprovechen al máximo las funciones de Remote-Play, es decir, que podremos llevarnos la partida que estemos jugando en nuestra consola y continuarla en nuestra portátil.

PRIMERA IMPRESIÓN: Si en lugar de llamarse Assassin’s Creed este título tuviera otro nombre seguro que recibiría muchos menos palos de los que le están cayendo. ¿La razón? Que Ubisoft haya apostado por traernos nuevos juegos de la saca cada año. Pero dejando a un lado la polémica lo verdaderamente importante es que esta entrega sí que se diferenciará bastante de la anterior. Las batallas navales, su historia más oscura, sus paisajes de ensueño, su renovado multijugador y su extensa duración son razones suficientes como para justificar su compra.

José Carlos Naranjo

——————————————————————————————————————

Juegos relacionados:

No te quedes sólo en el juego:

  • Canción: ‘La posada de los muertos’, de Mago de Öz 
  • Película: Piratas del Caribe, la saga
  • Libro: ‘La isla del tesoro’, de Robert L. Stevenson

Publicaciones relacionadas

Cerrar