Avance de Assassin's Creed Origins – El comienzo de todo

102558

Italia, Inglaterra, Francia, el Imperio Otomano, incluso Estados Unidos. Estas han sido algunas de las ubicaciones a las que nos ha llevado la saga Assassin’s Creed a lo largo de su historia. Países en donde hemos conocido a esta hermandad secreta que se ha encargado de proteger los enigmas más misteriosos de la humanidad y ha participado en la historia de la humanidad desde las sombras. Ahora, asistimos a una nueva entrega que nos llevará mucho más atrás: al antiguo Egipto. Una oportunidad de conocer qué era de esta organización antes de que Altair se nos presentase en la primera entrega.

Pero la ubicación no va a ser lo único que haga especial esta nueva entrega de Assassin’s Creed. Origins también introduce novedades como por ejemplo la doma de animales o el árbol de habilidades que permitirá adaptar el juego a nuestro estilo. Una revisión de esta franquicia que parece tener muchas historias que contarnos todavía. Ahora, junto a Bayek, podremos saber qué era de la orden de los asesinos muchísimo antes de que a Altair le cortasen el dedo anular para adaptar su mano a la hoja oculta.

Para encontrar el futuro, a veces hay que volver a los orígenes. Eso es lo que ha debido pensar Ubisoft a la hora de pensar en Assassin’s Creed Origins, nueva entrega de esta franquicia de videojuegos que en lugar de seguir avanzando en el tiempo, en esta ocasión retrocedemos mucho. Hasta ahora la saga había seguido una línea temporal clara, con pequeños viajes hacia atrás. Aunque la tendencia desde el primer título había sido mostrarnos la evolución de esta orden secreta desde la época de las Cruzadas hasta el Londres de la revolución Industrial, pasando por los Estados Unidos de la Guerra de Independencia. En esta ocasión, volvemos atrás, concretamente al Egipto del año 57 A.C., contexto en el que nos encontraremos con Bayek. Un miembro de esta organización secreta que toma las riendas de esta nueva aventura.

El cambio de tendencia en la línea temporal y la ubicación no serán las únicas novedades de Assassin’s Creed Origins. Este título también trae cambios a la saga, entre las que destaca la introducción de un árbol de habilidades que permitirá adaptar el estilo de Bayek a nuestra forma de juego. Anteriormente los jugadores iban adquiriendo destrezas, pero éstas no podían elegirse. En esta ocasión los usuarios tendrán más libertad en este sentido y tendrán la posibilidad de decantarse entre las siguientes opciones:

  • Guerrero. Fuerza y combate cuerpo a cuerpo. Destreza con armas potentes.
  • Cazador. Ataques a larga distancia, gran manejo de las capacidades para reconocer el área como por ejemplo el águila que revisará el terreno por nosotros.
  • Seer. Sigilo total, rapidez y ataques sin despertar la atención del enemigo. Las habilidades más conocidas en esta franquicia.

Ahora, Assassin’s Creed Origins parece acercarse al género RPG y así lo explicó Ubisoft durante la conferencia del E3 en donde este juego comenzó a ser desgranado: “El combate, la exploración e incluso la manera en que se estructuran las misiones han sido mejoradas y reinventadas para crear una experiencia que, aunque sea inconfundiblemente Assassin’s Creed, represente un nuevo comienzo para la serie. Assassin’s Creed: Origins no es un mundo de gadgets elaborados y tecnologías extrañas, sino de dioses, misterio y libertad”. Los jugadores también tendrán la posibilidad de decidir su estilo de juego gracias a la amplia variedad armamentística que se presenta en este título y que abarca desde lanzas y mazas, hasta arcos y hoces.

También habrá que adaptarse al contexto en donde se desarrolla la trama. Toca ir olvidándose de los múltiples gadgets de los que nos hemos venido valiendo hasta la fecha e ir pensando en un arsenal más básico. Por mucho que esta hermandad estuviera adelantada a sus tiempos, el año 57 A.C. da para lo que da y esto es armamento rudimentario, trampas para enemigos y otros ítems básicos.

Pero este inventario tan primitivo será compensado por la capacidad de Bayek para poder crear ítems muy útiles como las mencionadas trampas. O también podremos pedir ayuda a varios ‘amigos’. Compañeros animales que se introducen gracias al sistema de doma de criaturas salvajes que nos permitirán por ejemplo conseguir un caballo, o un camello, con el que cubrir las distancias. Esta habilidad podrá potenciarse y mejorando de nivel. Aunque todavía no se ha dado a conocer qué opciones habrá ni cómo influenciarán en el desarrollo de las partidas. Pero está claro que al menos hacernos con un medio de transporte estará bastante bien, más si tenemos en cuenta las dimensiones del mapa de Assassin’s Creed: Origins.

Los responsables del videojuego han afirmado que tendremos un mapa que será el doble de grande que el visto en ediciones anteriores como Black Flag y que no solo destacará por sus dimensiones, sino por lo que contiene. Ashraf Ismail, director de esta entrega afirma que estaremos en un entorno realmente vivo, en donde los NPC se comportarán como personas reales y en donde será difícil aburrirse. Los jugadores tendrán por delante una gran cantidad de tareas por cumplir gracias a su sistema de misiones secundarias. Cumplir estos objetivos ofrecerá al jugador importantes recompensas con las que ir satisfaciendo sus necesidades y que harán que las personas tengan un buen motivo para salirse de la historia principal.

En este punto, destaca el regreso de la exploración de tumbas. Al igual que hicimos en Assassin’s Creed II, ahora regresaremos a estos entornos tan misteriosos repletos de puzzles en donde nos tocará estrujarnos la cabeza para conseguir los preciados tesoros ocultos. Una buena forma de meternos en ambiente si tenemos en cuenta la importancia de los entornos funerales en Egipto y que se han convertido en un icono de esta cultura: las pirámides, las cuales no solo acogían el cuerpo del difunto sino también sus riquezas. Por ello Ubisoft ha asegurado que se ha esforzado por recrear fielmente estas zonas y para ello se ha basado en ubicaciones reales para recrearlas dentro de este título.

El sistema de combates también cambia en Assassin’s Creed: Origins tal y como ha asegurado el director del juego. Los enfrentamientos se parecerán más a títulos como Dark Souls, lo que implica una mayor acción en detrimento del sigilo. Los errores penalizarán y el sistema de guiado del arma no ayudará tanto como en otros videojuegos, por lo que toca entrenarse y mucho para no acabar ensartado por la hoja de un enemigo. Una novedad más que se suma al resto y que hacen de esta entrega un cambio de rumbo que podremos ver desde el próximo 27 de octubre.

Vuelven los asesinos y lo hacen en un entorno tan misterioso como ellos: el antiguo Egipto. Las pirámides envolverán esta nueva entrega de la franquicia de Ubisoft que aterriza con novedades que abarcan desde el cambio en la línea temporal seguida, hasta el sistema de combates o el acercamiento al género del RPG. Muchos cambios que pretenden dar un aire fresco a esta franquicia que en los últimos tiempos había perdido fuelle. La promesa es bastante esperanzadora y el 27 de octubre saldremos de dudas. ¿Sabrá Bayek estar a la altura de Altair o de Ezio?

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…
Saga Assassin's Creed
Thief
 
El juego nos permitirá domar animales.
 

 

Publicaciones relacionadas

Cerrar