Impresiones de Assassin's Creed Origins – Vuelve al pasado para afrontar el futuro

 

El Antiguo Egipto. Esa civilización que gracias a Howard Carter, entre otros, descubrimos de forma tardía y así todas las maravillas que rodean la egiptología. Sin ninguna duda Carter no podría imaginar cómo consiguió que el mundo pusiera los ojos en un desierto lleno de misterios. Como tampoco podría visionar que un videojuego recreara de manera tan lúcida lo que tanto le apasionó en vida.

La serie Assassin's Creed nos ha teletransportado a momentos importantes de la Historia universal y en esta ocasión viajamos al Antiguo Egipto de manera sublime. Hemos visto crecer a la franquicia durante diez años y ahora alcanza su madurez con el juego más ambicioso y completo.

Ubisoft nos invitó a un evento celebrado en Londres para probar durante unas horas esta esperadísima entrega que lleva por apellido Origins. Y todo parece indicar que efectivamente quiere hacer un rework de la saga volviendo a los orígenes mientras evoluciona la experiencia de juego. Ya que coge elementos que ya conocíamos y añade otros que están funcionando en otras franquicias de Ubisoft.

Pero empecemos por el principio. O mejor dicho, en el nivel 12. Nos ponemos en la piel de Bayek, uno de los fundadores de la Orden de los Asesinos, con este nivel avanzado y el juego nos presenta a Aya, la mujer del protagonista. La hegemonía de Cleopatra está en peligro por su hermano Ptolomeo XIII y Bayek tiene que investigar qué relación tiene con la Orden de los Antiguos.

¿Qué aporta Origins a la serie de videojuegos? Cuatro horas jugando se hacen muy cortas porque el entorno invita a disfrutar de la experiencia en cada rincón. ¿Quién no disfrutó subiendo a lo más alto del Big Ben en Syndicate? Pues en esta ocasión tenemos una de las siete maravillas del mundo a nuestro alcance sin necesidad de coger un avión. Y eso sin duda es una gozada para los sentidos. Los escenarios son el punto fuerte de este Assassin's por su belleza y nivel de detalle, y lo complementa con un renovado sistema de combate mucho más ambicioso que los anteriores. Nos encontramos en un entorno muy vivo donde nos sorprenden las reacciones de los animales sobre todo. Cómo se mueven bandadas de flamencos si atraviesas su ecosistema, cómo las aves carroñeras atacan desde el cielo (también a los enemigos) o cómo reaccionan los animales enjaulados cuando se les deja libres. Son solo algunos ejemplos de las situaciones que podemos vivir durante el juego.

Del mismo modo hemos visto una inteligencia artificial mejorada que hacen los combates todo un reto. Contamos con una espada, un escudo y un arco, pero el sistema de crafteo se asimila más al de un RPG y nos ofrece múltiples posibilidades tanto de mejorar nuestras armas, como de hacernos con nuevas y más potentes. Para ello iremos subiendo de nivel mediante las misiones secundarias que todas recomiendan un mínimo para conseguirlas con éxito. Tratamos de hacer misiones que requerían mayor nivel y realmente eran difíciles de superar. Todos los enemigos tienen su propio nivel y en los campamentos de bandidos hay un capitán con nivel superior al resto de sus aliados. Estos eventos se completan acabando con el campamento entero y más de un capitán con nivel superior al nuestro se nos resistió. Por lo general están mejor equipados y sus golpes pueden quitarte media vida de un plumazo.

Arqueros, jinetes, carromatos o guerreros son algunos de los enemigos que nos encontramos. Nos sorprendió el combate a caballo tanto en las distancias cortas tratando de tirar al enemigo de su equino o una persecución mientras apuntamos con nuestro arco. Es una experiencia muy completa y nos da infinitas posibilidades para enfrentarnos a ellos. Por ejemplo, si bien cuerpo a cuerpo no fuimos capaces de derrotar a un jefe con nivel superior, nuestro protagonista sigue siendo letal desde las alturas y el sigilo.

Para ello es importante conocer el daño que infringe nuestro personaje también en función del árbol de habilidades que vamos configurando que se ha dividido en tres perfiles distintos de jugador: cazador, guerrero y vidente. Además del ataque básico, tiene habilidades especiales, una de las cuales se va recargando para poder ser usada y puede ser definitiva en la batalla. La vista de águila ha desaparecido como tal y en su lugar tenemos una vista para localizar elementos con lo que se pueden interactuar y por otra parte tenemos un águila (literal esta vez) con el que encontrar desde el aire lo que no nos alcanza la vista. Especialmente útil entre vegetación, acantilados y demás relieves abruptos.

Todos estos nuevos elementos que nos recuerdan a otros juegos de Ubisoft, enriquecen la jugabilidad y hace que el entorno sea más orgánico que nunca. Por ejemplo la brújula superior en lugar del minimapa nos recuerda al próximo Far Cry 5, así como el halcón al dron de Watch Dogs
2 o las flechas que indican que los enemigos te están descubriendo. Todo ello compone un nuevo título que no dejará indiferente a nadie e incluso se atreve a despertarnos el arqueólogo que todos llevamos dentro con una exploración abrumadora.

Nos enfrentamos a un mapa lleno de misiones por el momento muy parecidas y sin mucho peso en la trama principal. Un mapa que promete ser el más grande de toda la serie y que nos llevará horas para recorrerlo al completo. Por suerte contaremos con varios animales como el camello y los caballos para agilizar el camino, o los barcos para navegar ya que tiene buena extensión de ríos y mares. También vuelven las tumbas de tesoros en las que nos toparemos con puzles para resolverlos que en esta ocasión cobra mayor sentido por la ubicación y seguiremos buscando responsables de distintos sucesos para hacer justicia.

Raquel Morales

Tras 10 años de historia, Assassin's Creed escribe su capítulo más ambicioso hasta la fecha. Un mundo enorme con vida propia donde interactuar con todos sus elementos y sentir una jugabilidad más orgánica en donde el sistema de combate es el más evolucionado. Esta entrega se acerca a los RPG en su sistema de crafteo e inventario, así como el árbol de habilidades, dividido en tres perfiles de jugador: cazador, guerrero y vidente.

La sensación de libertad durante la aventura es uno de sus fuertes, al igual que los escenarios tan detallados. Sin duda le sacan partido a los cálidos paisajes del Antiguo Egipto y potencia la exploración para encontrar los tesoros más ocultos, algo que le va como anillo al dedo. Elementos nuevos que nos descubren más posibilidades en el juego se unen a las claves del éxito de la saga. Solo nos queda por conocer la historia, que de entrada se aventura apasionante.

 

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…
Saga Assassin's Creed
Thief
 
Inventario y crafteo más similar a los RPG.
 

 

Raquel Morales

Periodista. Me encanta hablar de videojuegos, series y películas. Me entrené con Lara Croft en el templo de Karnak. Camino de Grand Line.
Cerrar