Los templarios también vencen

11143

Como cada año tenemos nueva entrega de Assassin's Creed y esta temporada vale por dos. En AlfaBetaJuega hemos tenido la inmensa suerte de probar durante varias horas Assassin's Creed Rogue, una de las dos entregas de la saga de asesinos y templarios que parece que será la que despedirá la generación.

Assassin's Creed Rogue será la aventura que disfrutemos en Xbox 360 y PlayStation 3 y no tendrá nada que ver con Assassin's Creed Unity en PC y nueva generación. ¿Por qué este lanzamiento?, seguramente os estéis preguntando.
Unity es un juego que desarrolla en París donde se ha querido optar por la innovación partiendo de la base clásica de la franquicia. Pero Rogue opta por las mecánica que tantas alegrías nos han dado las últimas entregas de la saga, en especial Assassin´s Creed IV: Black Flag, los barcos.

Rogue es la continuación y mejora de todos los aspectos que tantísimo nos divirtieron en Black Flag con un protagonista que no solo ejecutará misiones en tierra, sino que tendrá que surcar los mares (en un mapa que se antoja bastante más grande que en Black Flag) para realizar encargos como capitán de su propio navío.

Así pues, no es de extrañar que la mitad de las misiones que pudimos realizar en nuestra prueba o se hacían a bordo de nuestro barco o teníamos que desplazarnos con el mismo hasta ubicaciones marítimas. Incluso misiones en las que se combinaban las dos vertientes teniendo que, por ejemplo, embarcar, atracar para recoger una serie de provisiones específicas infiltrándonos en una base enemiga, volver al barco con ellas y tener que ir a destruir un fuerte. Y como ya sabréis si jugasteis a Black Flag, para dominar un fuerte primero hay que destrozarle las defensas con el navío pero luego hay que ensuciarse las manos dentro de la fortaleza en llamas dando muerte a varios objetivos específicos.

¿Significa todo este que Rogue es un Black Flag 2? No necesariamente, aunque insistimos en que comparte buena parte de lo que hizo divertido y grande a la anterior entrega de la saga. Y es que las diferencias entre ambos juegos son palpables desde el primer momento: Shay es el nuevo protagonista del juego y en los pocos detalles argumentales que hemos podido ver, el personaje ya desprende unas motivaciones muchísimo más ricas y desarrolladas que las de Edward Kenway.

En el momento en el que pudimos disfrutar del juego, Shay ha sufrido muchos daños físicos y se encuentra convaleciente en la casa de dos señores mayores que lo han acogido. No sabemos de dónde vienen estas heridas pero sí que Shay ha tomado la determinación de que su vida hasta ahora iba por el camino equivocado.

En un ataque a la casa donde se encuentra acogido, Shay defiende a su nueva familia y esta hazaña le hace conocer al coronel que le irá encomendando una serie de misiones ya desde el bando templario. Por que sí, Shay arranca el juego como assassin pero en el punto en el que estamos vemos como está entrando dentro de los templarios.

Por supuesto, y esto es todo un acierto a nivel argumental, Shay realiza monólogos interiores por los que vamos conociendo qué piensa de los asuntos y no parece que para él todo sea blanco o negro, ni tampoco que se fie al 100% del nuevo rumbo que ha tomado su vida y de los amigos que ahora se ha echado. Vamos, que lo que os queremos decir es que tanto la trama como el personaje en sí prometen de lo lindo.

También se han añadido o mejorado algunos aspectos novedosos para Assassin's Creed Rogue. Por ejemplo, ahora hay un nuevo tipo de enemigo la mar de interesante a la par que puñetero: los acechadores.

Estos enemigos son assassins que usan sus tácticas de camuflaje. Podemos ir andando por la calle tranquilamente que, de repente, alguien se levanta de un banco y sin que nos demos cuenta nos acuchilla. Por ello hay que estar con mil ojos, aunque nuestra visión especial y ciertos indicadores sonoros nos pondrán sobre la pista de que hay un acechador cerca y podremos darle muerte nosotros antes o incluso estar prevenidos para su golpe. Pero ya os decimos que, aún estando atentos, nosotros nos hemos llevado alguna cuchillada y en momentos bastante inadecuados. 

Otro aspecto muy a tener en cuenta son los añadidos de gestión que van a fascinar a buena parte de los fans de la saga. En Assassin's Creed Rogue vamos a poder comprar y regenerar edificios determinados de la ciudad para que estos nos vayan generando recursos de manera automática que luego nos vendrán de fábula para mejorar tanto a nuestro personaje como nuestro barco. En este mismo ámbito tendremos la Campaña Naval que nos permitirá mandar embarcaciones para que ellas vayan cumpliendo determinadas misiones. Dependiendo de lo que gastemos enviando una embarcación u otra, las posibilidades de acertar en la misión y llevarnos determinados recursos serán más altas o bajas.

Además se ha ampliado nuestro arsenal y a las armas y gadgets clásicos hay que sumar un rudimentario lanzagranadas que nos va a venir de fábula para destruir desde la distancia algunos muros e instalaciones concretas.

Néstor García

Impresiones: Assassin's Creed Rogue es la continuación lógica a la subsaga Black Flag y coge casi todos los elementos que tan grande y divertido hicieron a este juego, dándole un buen puñado de innovaciones para lo que parece será un juego redondo. El argumento con Shay, un asesino reconvertido a templario pero que va a dar más de sí, promete un personaje plagado de carisma dentro de una historia de lo más interesante. Parece que Rogue no va a tener mucho que envidiarle a su hermano de nueva generación Unity.

Juegos Relacionados

Assassin's Creed: la saga

Si te ha gustado te gustará

No te quedes solo en el juego:

Publicaciones relacionadas

Cerrar