Avance de The Seven Deadly Sins: Knights of Britannia – Guerreros y pecadores

 

Nakaba Suzuki dio vida, en 2012, a un manga que no necesitó mucho tiempo para generar una importante legión de adeptos. Nanatsu no Taizai, más conocido como The Seven Deadly Sins, contaba la historia de la princesa Elizabeth Liones y su encuentro con los siete pecados capitales, los más poderosos caballeros del reino, que la acabarían ayudando a recuperar su trono tras un golpe de estado orquestado por los Caballeros Sagrados.

Meliodas, Hawk, Diane, Ban, King, Gowther, Merlin, Escanor y, por supuesto, Elizabeth, protagonizaban una historia que cumplía, y cumple, con todos los requisitos de un Shonen: acción, aventura, combates espectaculares y pinceladas de humor aquí y allá. No tardó en darse a conocer, hasta tal punto que su anime comenzó a emitirse en 2014 y que, ahora en enero de 2018, promete seguir con una segunda temporada orientada a la lucha contra los Diez Mandamientos.

Pero no es a la televisión a la que queremos mirar sino a los mandos. En febrero, de la mano de Bandai Namco y NatsumeAtari, llega a PlayStation 4 The Seven Deadly Sins: Knights of Britannia, un título que reúne todo lo mejor de la franquicia para hacernos disfrutar con la espectacularidad y el frenesí de los combates de Meliodas y compañía.

El argumento de The Seven Deadly Sins: Knights of Britannia parte de la base del manganime. De hecho, repasa todos los eventos de la primera temporada, permitiéndose algunas licencias para añadir otras historias paralelas que se aprovechan de su universo y, así, ofrecer una experiencia más enriquecida al jugador.

De esta forma, y a través de un mapamundi por el que desplazarse para ir de una localización a otra e ir resolviendo las diferentes situaciones a torta limpia, podremos repasar todo el primer arco de la serie. Desde que Elizabeth conoce a Meliodas en la taberna hasta que todo el equipo se reúne y parte hacia la capital de Liones para la confrontación final contra Hendrickson.

Manejando a todos y cada uno de los personajes, en el Modo Aventura que nos relata estos acontecimientos, avanzaremos por diferentes escenarios, todos fieles a la serie original, combatiendo contra hordas de enemigos y tambien contra jefes donde se sacará a relucir todo el abanico de movimientos para poder vencer. La destrucción de elementos del mapeado, además, está a la orden del día. Destrozar diferentes objetos y hasta construcciones hará que aumenten los rumores sobre nosotros, algo fundamental para el desarrollo de cada luchador.

Los combates son el núcleo de The Seven Deadly Sins: Knights of Britannia, pero no es algo que esté aislado. Tendremos un sistema de desarrollo y evolución de cada personaje utilizando objetos y cristales recogidos tras realizar cada pelea, romper ciertos elementos o superar misiones secundarias (que también las hay, junto con una historia diferente y totalmente nueva).

En cuanto al transcurso de las luchas, parece apuntar por un sistema que no dé mucho pie a la profundidad. Un botón para golpe rápido, otro para golpe fuerte, otro para ataque a distancia, defensa, salto y esquiva; junto con R1 combinado con cualquiera de los de ataque para lanzar especiales. A todo esto cabe añadir también la posibilidad de entrar en trance, un modo que nos hace mucho más fuertes pero que, al acabar, deja al luchador completamente inutilizado; y la posibilidad de llamar a un aliado para combinar ataques y conseguir un efecto mucho más devastador.

Gracias a esto se consiguen encuentros muy rápidos en los que las luces, los impactos y las partes del escenario destruyéndose consigan cierto grado de espectacularidad tan amigable para el que ve la partida; pero que se antojan poco exigentes para un jugador que en ocasiones puede verse tentado a machacar botones sin pensar para ver el festival de golpes.

Para conseguir enriquecer un poco más este elemento, se incluyen también combates dos contra dos, mucho más estratégicos y complejos, y más de 20 personajes a elegir. Afortunadamente, estos son muy variados y están tremendamente diferenciados. Si bien es cierto que todos poseen el mismo patrón de botones y combinaciones, sus resultados son totalmente diferentes. Meliodas, por ejemplo, es mucho más válido para los que van directos al cuerpo a cuerpo; mientras que King, al ser un mago, es más adecuado para castigar a distancia.

Junto al Modo Aventura que hace de grueso, y que puede tener para muchas horas de juego si lo alimentan bien con secundarias y demás tareas por hacer, hay también un Modo Duelo que está orientado a la acción directa. Aquí será posible jugar tanto en local con otros amigos o a través de internet, con batallas online en la que podremos cruzarnos con varios luchadores para poner a prueba nuestros reflejos y maestría con los siete pecados capitales.

En lo visual, gracias al material oficial lanzado por Bandai Namco podemos ver que la estética de los personajes y de los entornos es tremendamente fiel al trabajo original de Suzuki, sobre todo por ese tinte medieval e incluso artúrico que tanto perseguía el nipón. Hay animaciones muy buenas en los combates, y la sensación de rapidez y frenetismo es algo que se capta rápidamente gracias al trabajo que han volcado desde el equipo.

Sin embargo, todo lo que queda fuera de la batalla tiene cierto estatismo que no le sienta nada bien a un título de este tipo. Las secuencias con conversaciones se ciñen a las cajas de diálogo con unos personajes poco expresivos, que apenas se mueven y que, cuando lo hacen, no consiguen el resultado que debieran. Habrá que ver si, de cara al lanzamiento, estas cosas logran quedar mejor resueltas para conseguir algo más sólido.

The Seven Deadly Sins: Knights of Britannia reúne todo lo que los fans de la serie necesitan para darles lo que quieren. Es un juego que, aun partiendo de una jugabilidad muy sencilla, puede conseguir algo digno de mención si los números acompañan. Todo lo que se esconde tras su Modo Aventura, con el movimiento por el mapamundi, los combates contra oleadas, el sistema de crecimiento de personajes y, por supuesto, sus duelos; puede alcanzar mucho más de lo que parece a simple vista.

Si logra tener una buena cantidad de secundarias y dar pie a un sistema de desarrollo interesante, es muy posible que se acabe convirtiendo en una grata sorpresa. Tendremos que esperar un poco más para comprobar si la historia de Meliodas y los Siete Pecados Capitales merece ser jugada.

 

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar