El origen de la leyenda

9295

En 2005 llegaba a los cines la película que pondría al hombre murciélago en boca de todos. El personaje no había tenido muy buenas críticas en su última película, Batman y Robin, pero el director Christopher Nolan estaba dispuesto a hacer un reboot a la altura y lo hizo.

Tras el éxito de Batman Begins, Nolan rodaría El caballero oscuro, que fue estrenada en 2008. Por esas fechas ya conocíamos que Rocksteady Studios estaba preparando un juego protagonizado por Batman y todos nos temíamos lo peor, ya que dada la fama que tienen los juegos basados en películas suponíamos que se estaba haciendo para aprovechar el tirón que estaban teniendo las películas.

No pudimos estar más equivocados. Rocksteady se sacó de la manga un autentico juegazo, una aventura un tanto lineal llena de referencias para los fans del cómic, con un sistema de combate novedoso y una ambientación sublime. No contentos con el éxito cosechado, Rocksteady preparó una secuela mucho más grande, situando a Batman en Arkham City, una ciudad dentro de Gotham llena de delincuentes, y por tanto, en un mundo abierto, pasándose al género de los sandbox.

Son los integrantes de Warner Bros. Montreal los que recogieron el testigo de Rocksteady en cuanto a continuar los juegos del caballero oscuro y el próximo 25 de octubre lanzan al mercado Batman: Arkham Origins, del que pudimos conocer un poco más gracias a la presentación del juego, funcionando en Playstation 3, a la que asistimos hace unos días.

Batman: Arkham Origins, como podemos intuir por su propio título, será una precuela de Arkham Asylum, donde veremos a un Batman que tan solo lleva dos años en la profesión de justiciero enmascarado. En su camino aún no se han cruzado grandes villanos como pueden ser el Joker o Dos Caras, pero se ha dedicado a repartir leña al crimen organizado, deteniendo el tráfico de drogas o armas y peleando con infinidad de mercenarios al servicio de los capos, lo cual no le ha sentado nada bien a Black Mask, que ha puesto precio a su cabeza.

En esta ocasión el superhéroe no contará con la ayuda de nadie, salvo la de su fiel mayordomo Alfred, para enfrentarse a sus enemigos, ya que la ciudad de Gotham lo ve como una amenaza más que como una ayuda. La policía, con el detective Gordon a la cabeza (aún no es comisario), está más pendiente de capturar a Batman que de acabar con el verdadero crimen que asola la ciudad, y los posibles aliados de Batman, como Robin o Catwoman, todavía son unos desconocidos.

En una de las misiones que pudimos ver en la presentación, Batman tenía que infiltrarse en la comisaría para conseguir la base de datos de todos los villanos de Gotham y así saber dónde se esconde Black Mask para discutir los términos de la recompensa que pesa sobre su cabeza. Durante la misión, Batman hace acopio de todos sus recursos para ir dejando fuera de combate a todos los guardias que se interponen entre él y su objetivo: nos iremos acercando por detrás para aturdirlos o podemos usar una bomba de humo para distraerlos y pillarlos por sorpresa si hay varios guardias juntos.

Volveremos a ver elementos clásicos de la saga en esta nueva entrega, como el infiltrarnos usando conductos de ventilación o alcantarillas, zonas desde las que podremos eliminar enemigos sin ser vistos, también usaremos el gel explosivo para crear salidas donde no las hay, tendremos a mano nuestro descodificador para hackear puertas con códigos de seguridad o seguiremos usando el gran sistema de combate que caracteriza a la saga Arkham para acabar con grupos de enemigos.

 

Es precisamente en sistema, que a priori parece que no ha sufrido cambios, donde Warner Bros. Montreal ha trabajado para que no sea un simple machacabotones, ya que según sus palabras, “no queremos que el jugador pulse los botones como loco, sino que queremos que el jugador sepa usar todos los trucos que tiene Batman para llegar a dominar el combate”.

Para ello han diseñado un apartado de entrenamiento donde puedes practicar con una gran cantidad de retos y condiciones especiales, como el aturdimiento con la capa, que ayudará, a que aprendamos algunos trucos si en algún momento nos vemos superados por el juego. A medida que vayamos encadenando golpes y subiendo nuestro nivel de combo en nuestros combates, iremos ganando experiencia, que servirá para mejorar las habilidades de Batman o aprender nuevos golpes.

En Batman: Arkham Origins podremos recorrer una Gotham inmensa, con un aspecto muy industrial y donde parece que nunca hace buen tiempo, ya que esta vez su extensión es dos veces mayor que el que teníamos a nuestra disposición en Arkham City. En el mapa veremos una pequeña zona aislada a la que podremos acceder viajando con nuestro batplane, el método de transporte rápido para ir de un lado a otro de la ciudad, donde podremos alejarnos de los villanos: la batcueva.

En este escondite secreto accederemos a los entrenamientos especiales (aunque también están disponibles desde el menú de pausa del juego), veremos los paneles de investigación sobre las pistas que vamos encontrando en el juego o interactuaremos con Alfred, que estará deambulando por la batcueva esperando nuestro regreso. Alfred de vez en cuando nos obsequiará con nuevos ‘gadgets’ para asegurarse de que su protegido vuelva a casa sano y salvo.

A lo largo del juego, y como es habitual en el género sandbox, habrá misiones secundarias repartidas por todo Gotham. No sabemos en qué consistirán, pero pudimos ver una en la que teníamos que neutralizar al Sombrerero Loco, y para ello nos adentrábamos en el País de las Maravillas creado por éste, con una ambientación muy de Tim Burton y con ciertas partes de plataformas, rompiendo un poco con la tónica general  que tiene el juego en sus misiones principales.

En la segunda parte de la demo que vimos, la búsqueda de Black Mask lleva a Batman a adentrarse en los territorios del Pingüino para sacarle algo de información, pero Deathstroke, un asesino que trata de detener a Batman y así poder cobrar la recompensa que ofrece Black Mask, se interpone. La pelea contra Deathstroke es bastante impresionante, se basa en golpes cuerpo a cuerpo, y sólo podremos derrotarle si dominamos a la perfección los contraataques.

Durante el juego habrá más batallas contra jefes y nos comentaban que la elección de estos había sido en base a si encajaban con el estilo de combate que hay en Batman: Arkham Origins, por lo que tendremos aseguradas unas peleas en las que tendremos que dar lo mejor de nosotros para poder salir victoriosos.

PRIMERA IMPRESIÓN: Por lo que hemos podido ver estamos ante un gran juego que no solo mantiene el listón puesto por Rocksteady, sino que incluso es capaz de subirlo un poco más. La historia que nos cuenta pinta realmente bien, con un Batman más o menos novato enfrentándose por primera vez a los que serán sus enemigos mortales. Seguro que habrá muchas cosas en el juego que no hemos podido ver, sorpresas que agradarán a los fieles seguidores del hombre murciélago o incluso para los que no lo son y se acaban de acercar al mundo de los superhéroes. Hay muchas ganas de echar el guante al juego que ha creado Warner Bros. Montreal, volver a Gotham y perdernos entre todos sus secretos, para no querer salir de ella.

Álvaro Moral Arce

————————————————–

Juegos relacionados

No te quedes solo en el juego:

  • Película: Trilogía El caballero Oscuro, de Christopher Nolan
  • Cómic: Batman Año Uno

Publicaciones relacionadas

Cerrar