Nacido para la batalla

12076

Los shooters de primera persona reciben un soplo de aire fresco el 9 de febrero de 2016 con el que se ha pasado a llamar el “heredero espiritual de Unreal Tournament”, un nuevo multijugador FPS basado en batallas de arena con diferentes personajes y clases, llamado Battleborn. Veamos cuáles son sus claves a tener en cuenta, en este avance.

Gearbox Software fue fundada en 1999, y su franquicia más famosa y de más éxito hasta la fecha ha sido Borderlands, única saga en que ha invertido la empresa  desde 2009. Esto cambia con Battleborn, un first-person-shooter que cambia el RPG por el multijugador de héroes en arena.

“Un grupo de héroes c*****azos lucha para proteger la última estrella del universo de un misterioso mal. Para defenderla, tendrás que usar personajes y armas de todo tipo, desde hombres halcón cíborgs hasta vampiros samurái u hombres montaña armados con ametralladoras” es la locura de sinopsis que da la desarrolladora de Battleborn, y que nos da una muestra de lo que traerá este título.

La principal arma de Battleborn es su plantilla, formada por 25 héroes, a cual más desquiciado y poderoso. Entre ellos, por ejemplo, se encuentran Rath, un personaje basado en melé que ataca con una katana, o Thorn, que cuenta con un arco para luchar a larga distancia. Cada uno tendrá su llamada “habilidad definitiva”, más relacionada con la magia que con las armas, en la que pasaremos a tercera persona. Otros, como Miko, son más útiles cuando sirven de apoyo a otros jugadores de su equipo, porque efectivamente, habrá diversos modos de juego y uno de ellos será el clásico Todos contra Todos.

Estos equipos estarán formados por 5 jugadores cada uno, y Battleborn cuenta con tres modos diferentes de jugar online: Incursión es el primero, en el que el equipo ha de proteger su base de los esbirros del rival, mientras intentan destruir la base contraria ayudados de sus propios esbirros. En el segundo, Devastación, los equipos se lanzan a la batalla sin cuartel para destruirse mientras capturan y mantiene objetivos en el mapa. El último es también el más curioso, pues en Fusión, los héroes han de guiar a sus esbirros al incinerador del centro del mapa, y el equipo que más esbirros haya inmolado al terminar el tiempo, se alzará con la victoria. El modo Arena, por otro lado, es un combate sin reglas en el que cazas o te cazan, saliendo ganador el que más puntos haya conseguido.

Pero no todo va a ser multijugador, pues Battleborn cuenta con un modo historia narrativo que puede jugarse en solitario, pero que por supuesto mejora si se juega en cooperativo, en línea o a pantalla dividida.

Esto no es todo, pues existe un sistema de niveles heredado de Borderlands, dividido en dos tipos diferentes. Por un lado, dentro de cada combate el héroe irá subiendo de niveles, que le darán acceso a nuevas habilidades. Acabado el combate, este nivel se resetea. Sin embargo, se ganan puntos de experiencia, que le periten subir de rango hasta el 10, nivel que sí se mantiene fuera de cada combate, y que permite acceso a nuevas ramas del árbol de habilidad de cada personaje.

Todas estas características se encuentran bajo el rasero de la acción más pura y de una animación inspirada en el cel-shading, pero de gráficos muy potentes, que promete dar mucho juego en un entorno que recuerda a los mundos de Borderlands, que verá la luz el 9 de febrero de 2016.

Alejandro Díaz

———————————–

IMPRESIONES: Hacía mucho que esperábamos la vuelta de Unreal Tournament, y Battleborn parece ser la respuesta a esas plegarias, tanto en aspecto como en forma, si bien trata el tema desde un punto de vista más cómico. Sin embargo, el aspecto multijugador, pilar de este título de Gearbox Software, puede echar atrás a los jugadores que disfrutan del modo solitario.

———————————–

Juegos Relacionados:

Si te gusta Battleborn, te gustará:

No te quedes sólo con el juego:

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.

Publicaciones relacionadas

Cerrar