Se acerca la Gran Guerra

Desde el pasado 31 de agosto, los usuarios de PlayStation 4, Xbox One y PC han podido disfrutar de una primera toma de contacto con Battlefield 1 a través de su beta abierta, que ofrece la posibilidad de probar hasta dos modos de juego. El título, que supone el regreso de DICE a la popular saga bélica, llegará a las tiendas en su versión definitiva el próximo 21 de octubre.

13497

A poco menos de dos meses de su lanzamiento, Electronic Arts ofrece a los usuarios la posibilidad de probar la nueva entrega de la popular franquicia bélica. Battlefield 1, ambientado en la Primera Guerra Mundial, supone además el regreso de DICE a una franquicia que aparcó tras el desarrollo de Battlefield 4 para centrarse en Star Wars: Battlefront. Fue Visceral Games quien se hizo cargo de Battlefield Hardline, estrenado en marzo del pasado año con una crítica generalmente negativa.

De este modo, y para no repetir los problemas de servidores que padeció Battlefield 4, Electronic Arts ha lanzado la beta abierta del juego, disponible desde el pasado 31 de agosto. Desde entonces, y sin fecha de cierre a la vista, los jugadores de las consolas de nueva generación y PC están pudiendo disfrutar de una primera toma de contacto con el multijugador online, de nuevo el punto fuerte de la propuesta. No obstante, mientras los usuarios de Sony no han precisado de PlayStation Plus para su uso, los de Xbox One sí se han visto obligados a suscribirse Xbox Live Gold para garantizar su acceso.

En cualquier caso, la beta da paso a dos modos de juego, ambos desarrollados en un mismo mapa, el ambientado en el desierto del Sinaí. El primero de ellos recibe el nombre de Conquista, permitiendo las partidas clásicas de hasta 64 jugadores en un mismo escenario, mientras que Asalto ofrece otro modo de juego alternativo con solo 24 usuarios en total, 12 por equipo. A continuación detallaremos los aspectos más relevantes de la beta (en su versión de PlayStation 4) que sirve como anticipo a la llegada del juego, prevista para el próximo 21 de octubre en todas las plataformas.

La beta abierta del esperado Battlefield 1 nos sitúa en el desierto del Sinaí, único mapa disponible en la prueba pública. Pese a ello, encontraremos un contenido más que amplio para poder comprobar de primera mano qué nos ofrecerá esta nueva entrega de la franquicia de DICE. Como viene siendo habitual en la serie, el mapeado es increíblemente grande y tenemos a nuestro alcance todo tipo de ambientes distintos en él: pequeños asentamientos con edificaciones, trincheras, acantilados y laderas y, por supuesto, el vasto desierto.

Precisamente la enormidad del mapa es un punto fundamental para entender lo que es Battlefield 1. Y es que los vehículos serán más importantes que nunca. En muchas ocasiones nos daremos cuenta de que nos hemos alejado considerablemente de la batalla principal y que estamos en medio de la nada. Es por ello que hacernos con un tanque, un vehículo blindado, un coche o un caballo (novedad en la serie) será importante. También lo será elegir un punto de reaparición adecuado, lo que incluye reaparecer junto a compañeros de equipo o incluso ya dentro de un medio de transporte, como las avionetas con las que podremos sobrevolar el escenario, luchar contra otros pilotos o tratar de despejar el campo de batalla para nuestros hermanos de armas.

El contenido a probar por los jugadores en esta beta abierta de Battlefield 1 es lo suficientemente amplio gracias a dos divertidos modos de juego. El primero de ellos es el más tradicional de la saga, Conquista, y nos permitirá tener a nuestra disposición el enorme mapa del desierto del Sinaí completamente abierto desde el primer segundo de la partida. En este modo se enfrentarán dos equipos de 32 jugadores cada uno (64 en total) con el objetivo de conquistar y mantener el control de diferentes banderas distribuidas a lo largo y ancho del escenario.

La segunda modalidad de juego, Asalto, ofrece un enfoque más directo e íntimo. Y es que en ella tan solo 24 jugadores, divididos en dos grupos, se verán las caras. Este modo nos invita a atacar y defender localizaciones concretas para ir avanzando y acorralar a nuestros enemigos en su punto de partida. Para ello tendremos a nuestra disposición bombas que estallar y lugares desde los que solicitar un ataque de artillería.

Como siempre ocurre en cada Battlefield, aunque no sea esencial, la colaboración entre los miembros del equipo sí será importante a la hora de salir victoriosos en cada partida. Por eso mismo DICE ha incluido como novedad la posibilidad de formar pequeños escuadrones de cinco personas dentro de un mismo bando para que podamos compenetrarnos mejor. Las clases que pone a nuestro alcance Battlefield 1 (soldado, médico, apoyo, etc.) son la demostración de que en un equilibrio de las fuerzas está la clave del éxito en esta encarnizada lucha de la Primera Guerra Mundial.

Uno de los aspectos que más preocupaba a los aficionados de la franquicia era que el cambio radical de época histórica supusiera un menor abanico de herramientas de ataque. No hay por qué alarmarse, pues la inclusión del caballo (desde el que podremos disparar pero también desenfundar una espada para atacar a los enemigos cercanos) y el gran abanico de armas harán las delicias de los usuarios. Podemos equiparnos con pistolas, revólveres, escopetas, ametralladoras, fusiles, francotiradores y todo tipo de explosivos arrojadizos, como granadas clásicas o de gas. Adicionalmente, algunos puntos concretos del mapa del desierto del Sinaí esconden armas de mayor envergadura, como un lanzallamas, un cazador de tanques o un conjunto de armadura blindada y ametralladora pesada.

Con todo ello podremos sembrar el caos y poner en práctica otra de las señas de identidad de la saga: la destructibilidad. Aunque el mapa que ofrece esta fase beta no es el más adecuado para comprobarlo, cualquier disparo de vehículo blindado o una simple granada desmoronará las paredes de los edificios en los que nos encontremos y nos dejará expuestos a las siguientes oleadas de fuego enemigo. Sin embargo, y como decíamos, este efecto de destructibilidad alcanzará cotas de mayor espectacularidad en otros escenarios donde las edificaciones gocen de más protagonismo.

Uno de los mayores puntos favorables de Battefield 1 que nos ha permitido comprobar la beta pública, todavía activa, es la climatología variable, que cambiará por completo el devenir de las partidas. En el mapa del desierto del Sinaí será habitual la presencia de tormentas de arena que dificulten la experiencia y el combate. Y es que cuando más arrecie más necesario será colocarnos la máscara que tenemos en nuestro inventario, que reduce el campo de visión pero ofrece mayor claridad. Del mismo modo, estar al mando de una avioneta, por ejemplo, en medio de una tormenta de arena será un suicido, pues nos será prácticamente imposible controlar el lugar al que queremos dirigirnos. Estamos deseosos de comprobar cómo afectan estos efectos climatológicos en otros mapas, en los que la lluvia torrencial o una ventisca sean las que varíen la forma de jugar.

Esta toma de contacto con Battlefield 1 nos ha dado la oportunidad de comprobar cómo el motor Frostbite sigue haciendo maravillas, con un desierto del Sinaí que luce realmente fantástico pese a que se trata de una fase beta y que no tiene por qué ser el aspecto definitivo. Eso sí, cabe destacar que la apariencia del videojuego en los tráilers no se corresponde con la calidad del título en movimiento. En lo puramente relativo a la fase de pruebas hemos podido toparnos con unos menús íntegramente en inglés, al igual que las voces dentro de las propias partidas, mientras que DICE ha experimentado diferentes problemas de conexión que en múltiples ocasiones nos han privado de seguir disfrutando del contenido de la beta abierta de Battlefield 1.

Javier Castillo

Como has podido ver, la beta de Battlefield 1 ofrece un contenido suficientemente amplio para hacernos una idea del producto final. Uno de sus puntos fuertes, al menos en el extenso mapa del Sinaí, son los vehículos, cuyo uso en este nueva entrega de la franquicia se antoja más necesario que nunca para evitar quedarse tirado en el camino a merced de tiradores y borbarderos. Por supuesto, tampoco podemos olvidarnos de la inclusión de novedades como la máscara o el caballo, un complemento y un medio de transporte adicional que sin duda aportan aún más variedad a una propuesta esforzada por ofrecer una experiencia lo más completa posible.

Si a estos añadidos le sumamos las condiciones climatológicas dinámicas, el resultado promete ser interesante. Esta novedad en particular, muy bien implementada durante el desarrollo del combate, es capaz de cambiar el devenir de la partida con oportunas tormentas de arena de diferentes intensidades. Seguramente el único aspecto a mejorar en la versión final del juego sea la dependencia del resto del equipo para alcanzar el éxito. Pese a no tratarse de un aspecto de máxima relevancia e incluso aportar una mayor dificultad al conjunto, es evidente que un jugador solitario no será capaz de llegar muy lejos en Battlefield 1, sobre todo al tratar de desplazarse en uno de los vehículos. En todo caso, el juego promete ser toda una experiencia para los amantes de las propuestas bélicas y los multijugadores habituales de la saga.

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…
Battlefield Hardline
Battlefield 4

Las tormentas de arena son capaces de cambiar el devenir de una partida.

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.
Cerrar