Alma de cine

9456

Decir que los videojuegos son una nueva manera de hacer cine es una máxima que cada vez es más real. El avance de la técnica y el interés de los desarrolladores por contar buenas historias y no simplemente hacer juegos para jugar por jugar cada vez se hace más palpable.

Probablemente uno de los primeros que mejor entendió que los videojuegos debían recoger buena parte de las armas del cine fue Hideo Kojima en esa obra maestra que era y es Metal Gear Solid. El juego no solo era innovador en sí mismo como juego, sino que desarrolló una historia que más quisieran muchas superproducciones de Hollywood con personajes cargados de matices y una complejidad argumental digna de una novela.

Pero no hace falta que nos remontemos tanto en el tiempo: Rockstar ha culminado en Grand Theft Auto V el que es el mejor guión de la saga y ha comprendido perfecta y finalmente que los jugadores buscamos historias como la de, hasta ahora, su mejor libreto: Red Dead Redemption.

Sin embargo, si queremos hablar del creador de videojuegos cinematográficos por excelencia, entonces estamos hablando de David Cage y Quantic Dream. Podríamos entrar en el manido debate de si lo que ofrece este estudio es en realidad un videojuego o una forma distinta de hacer cine. ¿Importa eso? ¿Acaso renunciamos a una buena historia dependiendo del formato por el que opta esta?

A Cage estos debates le dan exactamente igual y está haciendo con Beyond: Dos Almas, que ya hemos tenido la suerte de jugar en AlfaBetaJuega, algo muy parecido con lo que hicieron con Heavy Rain: la película hecha videojuego definitiva. Y la jugada no debe ser tan mala si atendemos a que Heavy Rain costó unos escasos 16 millones de dólares el producirlo y se estima que lleva generados unos beneficios de 100 millones de dólares.

La apuesta con Beyond: Dos Almas es aún mayor, eso sí, y el presupuesto se antoja mucho más elevado, mucho más al estilo Hollywood. Y eso se puede ver fácilmente en el reparto: los dos protagonistas fundamentales del juego, Jodie y el Doctor Nathan, están interpretados (sí, interpretados, pues no solo ponen voz en el original, sino captura de movimientos corporales y faciales), por las estrellas del cine Ellen Page y Willem Dafoe.

Además Quantic Dream ha decidido volver a sus orígenes y abandonar el corte realista de Heavy Rain por la ciencia ficción, que parece el verdadero género que gusta a David Cage.

Sin intentar hacer mucho destripe de la historia, principal reclamo del juego, Beyond: Dos Almas, nos cuenta 15 años de la vida de Jodie Holmes, una niña que descubre tempranamente que cuenta con poderes sobrenaturales. Estos poderes se los otorga Aiden, un espíritu que la acompaña allá donde va, y que no se aleja jamás de Jodie.

La cuestión está que cuando el gobierno y la CIA descubren a la niña van a querer utilizarla para la salvaguarda de la nación… o no… y hasta aquí vamos a leer.

Esta vez, a diferencia de Heavy Rain, la protagonista de la historia es una única persona, Jodie, y nunca (al menos eso parece), vamos a tomar otra perspectiva que no sea la de Jodie (bueno, y la de Aiden, ahora os explicamos).

A cambio, el juego va a optar por el formato de historia desestructurada cronológicamente, es decir, que no va a seguir una línea temporal lineal sino que la historia se nos irá mostrando a través de distintos flashbacks que nos llevarán a momentos no ordenados de la vida de Jodie.

Habitualmente en cine se suele decir que cuando se opta por esta forma de relatar desestructurada es porque la historia que se quiere contar es pobre y se fía al cómo se cuenta para salvar la función. No es cierto: la trama es complejísima y los personajes están plagados de matices y personalidad. Lo que aún no tenemos claro es porqué Cage ha optado por esta forma de narrar fuera de la idea de mantener el misterio en el relato. Tendremos que esperar a ver la historia final para entenderlo.

Insistimos en que en líneas generales, a nivel de jugabilidad es prácticamente un calco a lo que ya vivimos en Heavy Rain, solo que muchísimo mejor implementado y con la fórmula mucho más depurada.

Vuelve los eventos de tiempo en los combates y las secuencias de acción, que serán más habituales que en su antecesor, pero ahora (también dependiendo de en la dificultad en que lo juguemos), tendremos que intuir las direcciones en las que debemos operar los movimientos que sí vemos en forma de comandos en la pantalla. Una entrada interesante que hace la forma de jugar sea infinitamente mejor.

Pero no penséis que esto es Heavy Rain a nivel jugable porque se ha metido una innovación que a buen seguro os va a convencer: Aiden, el espíritu al que está conectado Jodie, también lo podemos y lo debemos manejar.

Pulsando triángulo en el mando nos convertiremos en fantasma y entonces la perspectiva pasará a la de la primera persona. Con Aiden podemos hacer un buen puñado de cosas: la primera y fundamental, explorar.

A ver, el juego sigue siendo lineal y con muchos pasillos pero también tiene momentos en lo que con Aiden deberemos atravesar paredes para escuchar las conversaciones en habitaciones a las que no tenemos acceso con Jodie.

También podremos crear situaciones paranormales como empujar y destrozar objetos para que los demás personajes reaccionen de determinadas formas y hagan avanzar la historia en un sentido u otro.

Por último, al menos hasta lo que hemos visto, Aiden podrá poseer a otros personajes, dándoles muerte o no, lo que conseguirá que sobrevivamos a algunas situaciones gracias a tomar la forma de un enemigo, por ejemplo.

Esta innovación es muy acertada y aún falta por ver cómo funciona a dos jugadores cooperando, que sabemos que sí se podrá hacer, pero no hemos visto exactamente aún como funciona.

Por supuesto, salvo en momentos muy determinados de la trama, se trata de nuevo de un juego que David Cage ya ha definido en más de una ocasión como "no Game Over". ¿Qué significa esto? Que en el juego jamás fracasamos y volvemos a intentar.

Es decir, si tomamos una mala decisión o fallamos un evento de tiempo no vamos a volver a intentarlo sino que la historia o la situación se resolverán de una determinada manera dependiendo de si hemos elegido una cosa u otra o hemos tenido éxito o fracaso.

Al final, si queremos ver toda la historia que David Cage nos ha preparado vamos a tener que echar varias partidas y optar por elecciones diferentes en cada una. Y hay algunas decisiones que son muy chocantes. Por ejemplo: ¿sabéis que, dependiendo de la canción que pongamos en la mini cadena en una fiesta en la que estaremos, las consecuencias serán completamente distintas a si hubiéramos elegido otra?

Esto, teniendo en cuenta que la "peli-videojuego" que es Beyond: Dos Almas tiene una duración estimada de unas 15 horas por partida que echemos hace que Beyond deba ser un fijo para los jugones más cinéfilos.

Primera Impresión: Dave Cage no se baja del carro de crear en sus videojuegos la visión que él tiene de este sector y las formas que tiene de contar las historias que desea. Ya solo por esto requeriría de un aplauso. Por supuesto, a los que os gustó Heavy Rain os encantará esta nueva película-videojuego llamada Beyond: Dos Almas. Si la propuesta innovadora de Cage no os caló y preferís estar constantemente jugando, es probable que no os convenza. Pero nunca se sabe. Lo que está claro es que estamos ante un nuevo bombazo.

Néstor García

———————————————————————————————

Juegos Relacionados

No te quedes solo en el juego

  • Una novela: Carrie de Stephen King
  • Una película: Poltergeist de Tobe Hooper

Publicaciones relacionadas

Cerrar