Tokio, robots y mucha acción

5995

El creador de la prestigiosa saga Yakuza ya prepara su propia réplica al exitoso Gears of War. Un juego de acción en tercera persona en el que nos veremos las caras con todo tipo de bestias mecánicas.

Está claro que si por algo ha destacado esta generación, ha sido por los juegos de acción. Dejando a un lado los shooters (títulos de disparos en primera persona), las aventuras tipo Gears of War están pasando por un momento muy dulce. Por eso no resulta extraño que muchas sean las compañías que se pasan a programar aventuras de este tipo. La última en hacerlo ha sido SEGA, que ha encargado al estudio responsable de la serie Yakuza un nuevo y prometedor juego de acción.

El mañana, en tus manos
En Binary Domain, viviremos una aventura futurista ambientada en el año 2080. En esta época, tal y como sucedía en Terminator, las máquinas habrán tomado un papel predominante en el mundo, especialmente en Japón. Es por ello que, tras una grave situación de emergencia, los robots se han hecho con el control de Tokio. Y la única oportunidad de salvar a la capital nipona estará en nuestras manos. Nuestra misión consistirá en dirigir a un equipo de soldados que convierta esta amenaza mecánica en un montón de chatarra humeante.

A primera vista, Binary Domain vendrá a ser algo así como un Gears of War que cambiará razas invasoras por robots, cyborgs y demás engendros de metal. De hecho las semejanzas entre lo nuevo de SEGA y la serie ya clásica de Epic Games saltarán al a vista. En ambos casos, ya decimos, capitanearemos un grupo de tipos duros, que dispararán primero y preguntarán después. De nuevo afrontaremos una aventura de acción basada en coberturas y grandes tiroteos contra los enemigos.

Lo que, aparentemente, sí hará de Binary Domain un título con su propia personalidad, será, no obstante, su alto componente táctico. Aquí no bastará con intentar terminar con toda criatura que se mueva delante de nuestro gatillo, sino que para sobrevivir será muy importante cooperar. Es decir, dar instrucciones y apoyarnos en los dos compañeros que nos acompañarán a lo largo del juego. En principio el número de posibilidades en este sentido será bastante amplio, y es que desde SEGA quieren potenciar la relación entre nuestro grupo como nunca antes se ha hecho. ¿Y cómo es esto? Pues intentando que los demás soldados confíen en nosotros. Para ello tendremos que ser prudente a la hora de ordenarles qué hacer, sin exponerles ciegamente al peligro, o entonces empezarán a dudar si hacernos caso o no. Vamos, que no tendremos a dos borregos sin sesos a nuestras órdenes, sino a profesionales con sus propios criterios. De esta forma, ya decimos, Binary Domain quiere distinguirse de títulos como Vanquish o Army of Two.

Además, los responsables del futuro lanzamiento quieren que este sea fresco y variado, no quedándose en otra propuesta genérica más, como el fallido Quantum Theory. Para ello han prometido que su desarrollo estará lleno de emociones fuerte, empezando por algunos enemigos finales que harán que los de God of War sean “bichejos” de andar por casa. Nos referimos a colosos robóticos, que nos han recordado a alguno de los malos del ya citado Vanquish, y que tendremos que derrotar por partes si queremos acabar con ellos. No será fácil, os lo aseguramos.

Igualmente, el apartado artístico del título tendrá bastante importancia, y pasaremos de lugares muy urbanos a algunos realmente apocalípticos. Siempre, como hemos dicho, con la gran urbe de Tokio como telón de fondo. También desde SEGA han asegurado que el realismo, en nuestras acciones y en el comportamiento de los enemigos, estará a la orden del día, si bien es pronto para confirmarlo por nuestra parte.

Por último, Binary Domain también contará con un cierto toque rolero, que nos permitirá mejorar a nuestro personaje a medida que avanzamos en la aventura y derrotamos enemigos, potenciando sus características y consiguiendo más y mejores armas.

Primera impresión. Binary Domain tiene potencial para convertirse en una aventura capaz de saciar las ansias bélicas de muchos usuarios. Una propuesta que pretende, con su ritmo trepidante y profundas posibilidades tácticas, hacerse un hueco en el abarrotado mundo de la acción en tercera persona. Algo que, por otra parte, ya adelantamos que no va a ser nada fácil. El próximo febrero saldremos de dudas.

Publicaciones relacionadas

Cerrar