Sangre y pesadilla

11647 

Solo quedan unas semanas para que Bloodborne llegue a las tiendas, y las sombras de pesadilla de lo último de From Software ya aletean entre los fans de la franquicia Souls que ansían un nuevo reto del estudio japonés. En AlfaBetaJuega hemos podido probar ya los primeros compases de su aventura gracias a Sony, y os aseguramos que si lo que buscáis es un desafío a la altura de la dificultad de sus antecesores espirituales, va siendo hora de que calentéis los dedos, porque una vez tengáis el mando entre las manos no querréis dejar de jugar hasta haberlo superado.

Bloodborne nos traslada hasta la tenebrosa ciudad de Yharnam, lugar de todos los miedos, dónde una terrible enfermedad se ha propagado entre la población convirtiendo a sus ciudadanos en auténticas bestias que ansían sangre para subsistir. Todo tipo de terrores se ocultan en sus sombras, desde humanoides capaces de hacernos mucho, pero que mucho daño de un solo hachazo, hasta animales monstruosos que nos harán la vida imposible (o muy corta, según se mire). Una vez despertemos como Cazador o Cazadora, tendremos que abrirnos paso por la ciudad derrotando a todo lo que se nos ponga por delante con una misión tan importante como complicada, dada las circunstancias: sobrevivir.

Al iniciar la partida, aparte de poder editar el aspecto físico de nuestro protagonista a placer y elegir sus características iniciales tales como la fuerza o la resistencia, determinando así su interesante origen de paso, tendremos la oportunidad también de escoger las armas y equipo con las que desafiaremos a la oscuridad, a través de una pantalla llamada el Sueño del Cazador, a la que podremos acceder cada vez que muramos desde el punto de guardado para comprar objetos y mejorar a nuestro personaje, estilo típico de un juego de rol. Podremos escoger entre diferentes armas, destacando la gran cuchilla que hemos podido ver en los tráilers y diseños conceptuales del juego, y que tiene dos modos: uno en el que mantiene su estado inicial para realizar ataques veloces, y otro en el que podemos convertirla en un arma larga con la que atacar a mayor distancia. Del mismo modo, tendremos armas de fuego aunque con munición especialmente limitada, y diversos objetos que poder usar durante la partida.


Jugablemente, Bloodborne se diferencia de los Dark y Demon’s Souls en que nuestro protagonista es mucho más ágil y se mueve a mayor velocidad. Esto que así de primeras no parece una gran habilidad, se muestra fundamental ante el hecho de que no podemos usar escudos en Bloodborne, por lo que nuestra defensa debe consistir en dar volteretas de un lado a otro y tener mente estratégica para saber cuando es mejor rodear a un enemigo o dar marcha atrás para buscar una mejor posición para atacar, algo especialmente recomendable cuando nos enfrentamos a grupos de enemigos con mucha mala leche y no poca inteligencia.

Tampoco podemos dejar de señalar el hecho de que habrá enemigos que sí tengan escudo, por lo que al final plantear los combates con nuestra mejor sangre fría, difícil pero no imposible, es nuestra mejor baza y algo que tendremos que tener siempre en cuenta. Además, si en los anteriores juegos de From Software los enemigos ya tenían una especial afición por sorprendernos sin avisar, en el terrorífico entorno de Bloodborne esto se ve multiplicado, por lo que hay que estar muy alerta si no quieres acabar con algún ataque de corazón.

Y por supuesto, en este apartado hay que hablar de su gran dificultad. Originalmente se extendió la idea de que Bloodborne era un título más accesible que la saga Souls, pero el contacto con las primeras fases del juego han dejado bastante claro que este no es el caso, y que si quieres un título que te haga apretar los dientes con fuerza y, sobre todo, picarte sobremanera con lo que ocurre en pantalla, no va a decepcionarte. Las comparaciones al final son algo subjetivo que cada uno tendrá que juzgar por sí mismo cuando Bloodborne llegue a las tiendas, pero es un hecho que el juego tiene más bien nada que envidiar a los Souls en este aspecto. O dicho de otro modo: vas a frustrarte y a gritar del mismo modo a la pantalla que siempre.

Es bueno señalar, sin embargo, que Bloodborne tiene mucho de error-acierto en su jugabilidad: no castiga al jugador, sino que le hace aprender, realizar una respiración profunda y volver a intentarlo de nuevo, una sensación satisfactoria que no todos los juegos de alta dificultad logran con tanta naturalidad como este exclusivo de PlayStation 4.

Pasando ya al apartado gráfico, aquí es donde Bloodborne puede mirar por encima del hombro a cualquiera de sus hermanos: es absolutamente sobrecogedor. No sólo los gráficos y las físicas cumplen de maravilla aprovechando el potencial gráfico de PlayStation 4, sino que el diseño artístico es simplemente impresionante. La cantidad de detalles que conforman su siniestro mundo, sus tremendos escenarios y el juego de luces, sombras y colores es algo que muchas veces te hará parar de jugar para prestar atención al panorama, lo que, por si tenías alguna duda, incrementa tus posibilidades de muerte prematura, pero realmente vale la pena. Si te gustan los juegos y el cine de terror, Bloodborne será un espectáculo para tus sentidos.

Impresiones: Bloodborne tiene todas las papeletas para convertirse en un imprescindible para PlayStation 4. No solo mejora en bastantes aspectos a la aclamada saga Dark Souls, lo que con toda seguridad entusiasmará a sus fans más acérrimos, sino que además propone un desafío cuanto menos que intenso para cualquier usuario de la consola de Sony que quiera un buen reto, y que no se haya atrevido con los anteriores títulos de From Software. Es también una gran opción para aquellos que disfruten de los juegos de terror o capaces de mantenerte en tensión, a la par que a los fans de los títulos preciosistas que aprecien lo macabro de su propuesta. Su jugabilidad es divertida y frustrante a la vez, te pica de forma positiva a seguir avanzando, y teniendo en cuenta lo extensa que promete ser su campaña, Bloodborne es una propuesta que dará muchas y muy frenéticas horas de juego.

Juegos Relacionados

Dark Souls

Demon´s Souls

Si te ha gustado te gustará

Lords of the Fallen

No te quedes solo en el juego

Una película: El pacto de los lobos

 

Publicaciones relacionadas

Cerrar