Los perros de la guerra

9220

Si todos los años libráramos una guerra a escala mundial, íbamos a estar en una tremenda crisis económica y humana (más aún). Por suerte, los videojuegos es lo que tienen, que nos dejan fantasear y disfrutar, no solo de situaciones fantásticas, sino de hechos en los que en la realidad, huiríamos como alma que reclama el diablo.

Pero a fin de cuentas todos los años libramos guerras en la bendita virtualidad de juegos como Call of Duty (o Battlefield o Medal of Honor).

Es como las fiestas del pueblo: una tradición que se celebra una vez a la temporada y a la que es difícil no asistir. Este año, la entrega será Call of Duty: Ghosts y, a priori, una de las cosas más interesantes que queremos ver del popular juego de acción bélica es cómo realizará el salto a la nueva generación de consolas (recordad que tendrá versión en todas las plataformas, actuales y futuras). 

Además debéis saber (muchos ya dominaréis el tema) antes de que entremos en materia en AlfaBetaJuega, que aunque tengamos un Call of Duty a la temporada, en realidad son dos estudios bien distintos los que desarrollan el juego y que se van alternando ofreciendo un juego cada dos años.

Ahora es el turno de Infinity Ward, los responsables de la respetada serie Modern Warfare y el año que viene volverá a tocarle a Treyarch, autores de la popular franquicia Black Ops que este año nos ofreció su segunda entrega.

Como veis por el título, Infinity Ward ha decidido abandonar de manera consciente la serie Modern Warfare para meterse de lleno en algo completamente nuevo, Ghosts. ¿Quiere decir esto que van a hacer un lavado de cara completo a la franquicia? Pues lo cierto es que no, la evolución no es marca de la casa en Call of Duty.

El cambio de título lo que va a suponer es un cambio total al guión del juego. La historia promete, atentos: la tortilla se ha dado la vuelta y el mundo está viendo que el Apocalipsis le cae encima.

No nos referimos a que va a haber un elemento fantástico, sino a que el mundo se está destruyendo completamente. ¿A qué se debe esto? A que Estados Unidos y todas las superpotencias del mundo han caído por un ataque organizado por los países considerados pobres que se aúnan en algo conocido como La Federación. No hay una confirmación oficial, pero el enemigo podría salir de Cuba o Venezuela. Lo que sí ha quedado totalmente claro es que el gran villano de la función volverá a ser una única persona, volviendo a enfatizar toda la trama en el carisma de un enemigo muy personal.

En esta situación de caos, Estados Unidos ha arrancado un programa de resistencia conocido como Ghosts para intentar salvar lo poquito que queda en pie del mundo como lo conocemos y, de paso, intentar revertir la situación.

El juego arrancará 10 años antes de que suceda la destrucción con nosotros, nuestro hermano y nuestro perro viendo como el mundo se va a desmoronar. Para después ver como nos alistamos y ver el mundo completamente destruido. 

Aunque estemos hablando de un caos total (que por cierto, influirá enormemente en el multijugador; os contamos más adelante), la serie Call of Duty volverá a hacer en Ghosts lo que mejor sabe: un caos dirigido y totalmente controlado.

Volvemos a estar ante un juego de acción en primera persona donde los momentos cinematográficos y espectaculares donde únicamente disparamos pero nos dejamos arrastrar volverán a ser la tónica dominante. Nuestro objetivo es avanzar y disparar sin excesivas complicaciones. Esto no es necesariamente malo, pues como ha sucedido en entregas anteriores, la guerra de Call of Duty es una guerra de película en la que además tenemos la suerte de poder interactuar y definir el resultado de la misma.

Para que quede buena cuenta de esto y se os forme la idea en la cabeza vamos con una misión concreta: nos encontramos en el día en el que La Federación ya está celebrando su aplastante victoria sobre Estados Unidos y nuestra misión es infiltrarnos dentro de un rascacielos.

Para ello tendremos que hacer algo muy ethanhuntniano, es decir, una Misión Imposible: bajar haciendo rapel por la pared del edificio mientras vamos disparando en un montón de direcciones y con perspectivas de lo más alocadas e incluso mareantes que podamos imaginar. Algo así como jugar al Twister en la pared de un edificio de manera horizontal y con un trabuco en la mano.

La situación es espectacular, la caída puede hacer que gritemos, cojamos aire, gritemos y cojamos aire otra vez antes de convertirnos en tortilla sin patatas contra el suelo. Pero realmente, el momento está guiado, es muy espectacular, pero nuestra función fundamental es únicamente apuntar y disparar.

¿En qué vamos a notar entonces el salto en la saga Call of Duty con Ghosts? Pues además de en su espectacular salto gráfico favorecido por un motor renovado y que ha dado ya buenas muestras de su potencial, en que alterará ligeramente su jugabilidad gracias a dos elementos que te contamos en la siguiente página.

El primero de ellos es la fluidez en la acción. Por ejemplo, ahora a parte de tomar coberturas podremos saltarlas y disparar al mismo tiempo para que el salto entre una acción y la siguiente no sea tan dramático y se pierda ritmo.

Pero el cambio fundamental viene por el elemento que más bromas, mofas, viñetas, series… ha generado: nuestro perrito Riley. En muchas misiones nos acompañará nuestro fiel pastor alemán y, evidentemente, su presencia nos cambiará el modo de juego.

Podremos manejar al perro, que nos servirá para un montón de acciones: explorar, descubrir a enemigos ocultos para hacerlos correr despavoridos a base de ladridos para que nuestros compañeros los abatan, usarlo como apoyo en el ataque ya sea de manera sigilosa o abierta… un elemento más que puede dar algo de variedad a una fórmula de probado éxito en la campaña.

Lo que no sabemos es si Riley nos acompañará también en el multijugador, la piedra angular sobre la que actualmente gira la franquicia Call of Duty y que, a fin de cuentas, de ella depende el éxito o no del juego. Realmente se sabe bien poco de manera oficial del multijugador de Call of Duty: Ghost. ¿Por qué? Porque Activision está guardando muy bien sus cartas y pretende enseñar la mano el 14 de agosto en un macro evento que será retransmitido por la red dedicado única y exclusivamente al juego en línea de Ghosts. Tranquilos que en AlfaBetaJuega estaremos muy pendientes y os contaremos absolutamente todos los detalles.

Pero sí hay una innovación muy interesante que ha sido revelada: al igual que el mundo se desmorona y se cae a cachos en la campaña, esta idea de guión también llega al multi. Los escenarios se destruirán en tiempo real mientras estamos batallando. 

Esto quiere decir que el campo de guerra se irá modificando a medida que estemos peleando en línea, lo que hará que tengamos que replantearnos nuestra estrategia y cambiar nuestra forma de jugar constantemente en la misma partida. Puede que en un momento estemos bien resguardados con nuestro francotirador en una posición, pero que varios minutos después esta se haya venido a bajo. Un elemento muy interesante que puede suponer el ansiado cambio que muchos esperan de la saga pero sin suponer una revolución que, tal vez, los fans no quieran.

Primera Impresión: Call of Duty: Ghosts vuelve un año más y su firme intención es reventar otra vez la listas de ventas. Para ello, opta de nuevo por hacer uso de su fórmula de cine, espectacularidad desmedida y juego guiado manteniendo su esencia casi intratable pero introduciendo algunos elementos innovadores (que no revolucionarios) para atraer aún a más gente y ofrecer un juego distinto. El título promete pero aún tenemos que ver mucho más sobre esta entrega del popular juego de acción bélica.

Néstor García

————————————————————————————————————–

Juegos Relacionados

No te quedes solo en el juego

  • Una película: Black Hawk Derribado de Ridley Scott
  • Una serie: Hermanos de Sangre
  • Una canción: Tío Sam de Ska-P

Publicaciones relacionadas

Cerrar