Primeras impresiones de Captain Tsubasa: Rise of New Champions – Los magos del balón

El fútbol necesita este videojuego.

Mark Lenders Kojiro Hyuga Echando la vista atrás, cuesta creer lo poco que se ha explotado la franquicia de Capitán Tsubasa o como fue conocida en España, Campeones: Oliver y Benji. Es parte de la infancia de una generación entera de jóvenes futboleros y Oliver Atom era la estrella de aquel anime. Tuvo apenas 128 episodios en los años 80, pero era suficiente motivo para pegarse a la televisión con partidos que parecían interminables. Cuenta la historia de un joven que quiere convertirse en estrella mundial del fútbol y su camino hacia el éxito. Desde PlayStation 2 no teníamos un juego para consolas de sobremesa, pero ya hemos probado Captain Tsubasa: Rise of New Champions, que saldrá este año para PlayStation 4, Nintendo Switch y PC aprovechando la Eurocopa 2020.

Es una versión muy temprana del juego, aunque ya nos hacemos una idea inicial muy definida de la propuesta. Teníamos disponibles dos equipos en representación de la escuela de Secundaria Nankatsu y el colegio Toho, donde estudia Kojiro Hyuga (Mark Lenders). Así que tenemos las dos plantillas al completo con jugadores confirmados como Kenichi Iwami, Ryo Ishizaki, Shingo Takasugi, Kazumasa Oda o el propio Tsubasa Ozora (Oliver Atom). Todos ellos tendrán sus nombres originales en japonés y aunque el juego llegará traducido al castellano, tendremos que acostumbrarnos a estos nombres.

La estamina, tu principal aliado

Al comenzar un partido se muestra la alineación, pero no hemos podido toquetear ningún parámetro sobre tácticas ni estrategias. Pueden jugar hasta 4 jugadores offline y 2 online, pero de esta función no tenemos más detalles, y contará con modo Historia. Jugamos contra otro jugador, aunque la IA también estará disponible para echarse unos partidillos. Y empezamos a revivir las largas carreras, los regates imposibles y el campo se nos hace más largo que nunca. Principalmente porque se trata de un título arcade que no ofrece todos los recursos de un simulador para llegar más rápido al área rival. Nuestro principal aliado es la estamina o espíritu porque esta característica influirá en todo nuestro juego.

jugada remate fútbol

Se muestra como una barra superior encima de cada jugador y se activa con R1 para esprintar. Futbolistas más grandes como Takasugi (Bob Denver) tienen menos resistencia y por tanto agota antes la estamina. Sin embargo, este defensa es clave para bloquear disparos y ganar balones por su corpulencia. En el lado contrario tenemos jugadores rápidos, más verticales que tienen que encarar la portería rival como los archiconocidos Tsubasa y Kojiro. Este tipo de jugador tiene tiros especiales que también disfrutamos en la serie anime. Por tanto, podremos efectuar remates con la técnica del tigre, águila, halcón e incluso la catapulta infernal. Esta última no está aún implementada, pero nos hace preguntarnos cómo se podrá interactuar con otro jugador para hacer estos combos. Todo ello se habilita cargando una barra roja con ciertos personajes.

La nostalgia como reclamo

Nuevamente, el nivel de estamina condicionará que el remate especial acabe dentro de la portería o no. Cuánto más cansado esté el jugador, menos probabilidades de éxito en cualquier jugada. Así que hay que saber gestionar esta energía para no perder el balón con facilidad porque ya te adelantamos que en principio no hay faltas ni árbitro. «Y ninguno los podrá detener», como reza el opening que tuvo la serie en España. Hay dos formas de robar el balón: una de forma limpia con un sprint y otra con una entrada más dura, que no se han visto penalizadas en nuestros minutos de demo. Es de suponer que más adelante se introducirán para que el juego sea más variado en cuanto a estrategia como los córners, a los que sí hemos tenido acceso.

Ed Warner

Igualmente, los jugadores más habilidosos pueden hacer regates para zafarse del defensor y salen victoriosos muy a menudo. Los tiros especiales son difíciles de parar y los porteros también sufren ese cansancio en cada estirada. Si se les somete durante un tiempo continuado, atajarán menos balones y finalmente entrará la pelota aunque tenga que empujar al portero dentro como puedes ver varios ejemplos en el vídeo. Los porteros pueden hacer Superparadas como el impulso en el poste del guardameta Ken Wakashimazu (Ed Warner). Las pocas cinemáticas que hemos visto son pequeñas píldoras para alimentar nuestra nostalgia, imitando la posición exacta de los jugadores para hacer técnicas especiales y el efecto del balón que jugaba continuamente con las leyes de la física.

No obstante, es una primera demo con mucho que pulir. Se nota en el control de los jugadores, un poco tosco, y su comportamiento especialmente sin balón, así como encontrar ese equilibrio entre la defensa y el ataque. Todo pasará por tomar buenas decisiones. Este videojuego rescatará un formato clásico y lo visto hasta el momento es bastante prometedor. La idea principal es aprovechar la Eurocopa 2020 para lanzar este juego arcade con la única pretensión de pasar un buen rato.

Jugadores fútbol

Eurocopa, allá vamos

Podría decirse que Captain Tsubasa: Rise of New Champions tiene el mismo objetivo que su protagonista. El videojuego quiere llegar a tiempo para celebrar la Eurocopa 2020 y que los jugadores sean partícipes con un título arcade que toca la fibra en sus cinemáticas, personajes y su identidad propia. Nunca un juego de fútbol había creado tanta ilusión y promete tener razones suficientes para jugarlo una y otra vez. De momento, ha mostrado sus principales pilares como un sistema sencillo y divertido para pasar el rato con amigos.

Aún falta mucho por ver como el modo Historia y su funcionamiento online, pero se postula como la mejor alternativa futbolera a los simuladores convencionales. El juego apunta maneras y cuenta con los mejores embajadores del fútbol otaku. Los magos del balón vuelven a los terrenos de juego 10 años después del último juego para consolas.

Raquel Morales

Periodista. No puedo dejar NADA sin explorar. Me adiestré con Lara Croft en el templo de Karnak mientras buscaba el cubo horádrico entre vacas. Camino de Grand Line.

Publicaciones relacionadas

Cerrar