Cita a ciegas

5897

Los creadores de la innovadora saga de rol Persona presentarán un título adulto y de estilo manga cargado de erotismo “a la japonesa”. Encontrar el amor de nuestra vida no será una tarea lo que se dice sencilla…

Generalmente se dice que el mundo de los videojuegos tiene que madurar, ofrecer tramas más adultas o propuesta menos estereotipadas. Pues bien, eso es algo que el estudio japonés Atlus (Persona) se ha tomado muy en serio. Su intención con Catherine es precisamente esa: espantar de un plumazo todos los convencionalismos conceptuales y jugables del sector para presentar algo distinto, diferente… y picante.

Placer y dolor
A primera vista, Catherine puede parece una película de animación nipona más que un videojuego. Y algo se eso habrá en esta producción, pero no todo, claro. El juego nos presentará a Vincent, un tipo corriente de treinta años que malgasta su vida trabajando y tomando copas con los amigos en un bar de mala muerte. Vincent tendrá pareja, pero no estará preparado ni tendrá intención de comprometerse en serio. Al menos hasta que un día su novia Katherine (con “k”) le diga que puede que esté embarazada.

Al poco tiempo, el protagonista conoce a Catherine, una joven rubia mucho más desenfadada, divertida y atractiva que su novia de toda la vida. Sí, ambos nombres son parecidos, ¿tendrán relación? Ese será solamente uno de los misterios del juego. En cualquier caso, Catherine -el juego- nos planteará cuestiones morales, mucho más complejas y profundas de cuantas hemos visto en un videojuego. ¿Querremos dejarnos llevar por el placer y la locura juvenil de Catherine o preferiremos la responsabilidad y seguridad de Katherine? ¿Qué tienen que ver estas, si es que acaso tienen algo que ver, con los asesinatos de hombres que se están sucediendo en el barrio? Un guión singular que por sí mismo parece contar con alicientes suficientes como para mantenernos pegados a la consola. Más aún si le sumamos el toque erótico y la estética sensual de la aventura, que la hacen exclusiva para adultos. Y esta vez en serio.

Pero a la hora de la verdad, la pregunta que muchos os haréis es: ¿cómo se juega a Catherine? ¿Qué hemos de hacer nosotros? Bueno, responder a algo así no es fácil. Primero tenemos que olvidar las mecánicas habituales a las que estamos acostumbrados y que, generalmente, son muy sencillas de etiquetar. En Catherine tendremos que tomar decisiones -las de Vincent, se entiende- a la hora de interactuar con las chicas. Más o menos como en una aventura gráfica, pero con mayor libertad. En función a nuestros actos, los acontecimientos de la aventura variarán, e incluso su final también. En total existirán siete diferentes.

Eso por un lado, por el otro, Vincent pasará por momentos de inestabilidad mental, pesadillas, puro surrealismo, en el que tendremos que enfrentarnos a monstruos y resolver puzles de cubos para recuperar la cordura y avanzar. Dos mecánicas aparentemente contrarias al concepto del juego, pero que Atlus se ha esforzado por unir de manera coherente. Hasta que no tengamos la edición definitiva en nuestras manos, no podremos saberlo a ciencia cierta.

Visualmente, como decíamos, el título será casi como un anime, aunque uno muy especial. Su ambientación tendrá un punto de decadencia, si bien los personajes femeninos lucirán muy insinuantes. Un acabado que, como el resto del juego, destacará por su originalidad. No hemos visto nada igual.

Así pues, no nos vamos a engañar, tenemos muchas ganas de poder jugar finalmente a esta peculiar aventura. ¿Estaremos ante un nuevo tipo de videojuego? ¿Marcará Catherine un antes y un después entre los jugadores adultos? De momento es imposible saberlo. A ver cuándo llega finalmente a nuestras tiendas…

Publicaciones relacionadas

Cerrar