Primeras impresiones de Catherine: Full Body – Como el buen vino, mejora con el tiempo

Ya hemos jugado Catherine: Full Body, que llegará el 3 de septiembre más refrescante y sensual que nunca.

Catherine, Rin y Katherine «¿Han escuchado alguna vez que si mueres en el mundo de los sueños morirás también en el mundo real?». Esta frase nos anticipaba la encrucijada en la que nos veríamos envueltos en 2011 y han tenido que pasar 8 años para que Atlus le dé una nueva dimensión a Catherine. Para quien no conozca el juego se encontrará con una propuesta diferente que, sorprendentemente, nos sigue pareciendo igual de refrescante que su primera versión para PlayStation 3 y Xbox 360. Catherine: Full Body es una versión extendida de aquel título que divagaba sobre la fidelidad, el matrimonio o la felicidad a través de Vincent Brooks, un joven de 32 años que no sabe lo que quiere. Así que por las noches es sorprendido en un extraño, y siniestro, mundo lleno de carneros. Dicho así es una metáfora muy surrealista de la infidelidad, porque Brooks tiene un desliz con Catherine pese a estar prometido con su novia.

Eso le hace replantearse si quiere casarse realmente, pero se ve atrapado por las noches en este lugar infernal, donde puede morir si no escala hasta la cima. La trama arranca como recordamos, las mismas cinemáticas en las que Katherine McBride (por si aún no teníamos claro que va en serio lo del matrimonio), le plantea dar un paso más en su relación. Pero Atlus quiere complicarle las cosas a Vincent metiendo a Rin en escena, augurando un trío amoroso digno de las mejores telenovelas. Catherine: Full Body da la bienvenida a este misterioso personaje que tiene amnesia, pero toca el piano como los ángeles. Tiene un encontronazo con Vincent como sólo el anime sabe representar, una escena entre lo cómico y lo sensual. De alguna forma, Rin mira al protagonista con admiración y adopta una actitud de fragilidad e inocencia constante. ¿Quién es esta chica?

Un trío amoroso. ¿Quién es Rin?

Esa pregunta tendrá que descubrirla el jugador mientras resuelve o no el conflicto interno que tiene Vincent. El equipo de Atlus, creadores también de Persona, se ha encargado de mantener el ritmo frenético del juego, así como dos partes muy diferenciadas entre sí. Es un juego de puzles, pero también de decisiones para avanzar en la historia. Por el día, Vincent se reúne con sus amigos en el bar, donde reflexiona sobre su futuro y plantea cuestiones al jugador. Es allí donde conoce a la explosiva Catherine y comete el error que marcará su devenir.

En este lugar podrá interactuar con los demás personajes, el escenario o tomarse una bebida mientras reflexiona sobre su vida y el sentimiento de culpa que le persigue. La trama tomará el camino que quiera el jugador, que puede evitar a su novia o contestarle, incluso los mensajes que envía a Katherine con su teléfono móvil. Muchas de estas decisiones tendrán sus consecuencias y el medidor de karma se inclinará hacia un lado o el otro.

Rin

Sin embargo, al caer la noche vuelven las pesadillas y una voz amenazante le acompaña por este horrible lugar que le deja literalmente en paños menores. Esta remasterización ha mejorado su apartado gráfico para actualizarlo a PS4 y ha añadido diferentes mecánicas para superar todos los niveles. En la capilla antes de enfrentarse a los inestables bloques, el jugador podrá aprender varias técnicas (tornado, rampa, escalera, pirámide, araña…) mientras descubre más detalles de esta singular historia. La propia Erica Anderson, camarera y amiga de la infancia de Vincent, le habla de una maldición que castiga a los infieles. El joven ya está metido en este lío y no tardará en descubrir que los carneros son personas en la vida real. El jugador se encontrará a estos personajes mientras escala por la torre de pesadilla y no dudarán en empujarle al abismo si tienen la oportunidad. La desesperación es cómplice de todo lo que se precipita al vacío.

Nuevos desafíos en la torre de pesadilla

Los puzles, como la aventura en sí, no es un juego de niños y tocará romperse la cabeza para avanzar por las trampas y obstáculos de cada torre, para lo que necesitaremos desplazar bloques, crear escaleras, colgarnos o movernos por los bordes. Contaremos siempre con pequeñas ventajas repartidas por la torre que es recomendable recoger. Se trata de una serie de objetos de un solo uso como bloques, campanas, almohadas o bebidas energéticas. Por ejemplo, si se recoge un libro se puede eliminar a los enemigos que haya en pantalla, mientras que las almohadas permiten deshacer movimientos si nos hemos equivocado. Por defecto y según la dificultad, el jugador contará con una serie de movimientos para deshacer acciones. Eso sí, el dinero que se acumula se puede gastar en la capilla inicial para comprar estos mismos objetos, aunque solo dispone de un espacio.

Vincent en torre de pesadilla

Se han añadido niveles de dificultad. El primero (Seguridad) es totalmente automático y el jugador se convierte casi en un mero espectador. El modo fácil plantea una partida tranquila en la que los bloques no caen y el protagonista no muere, aunque el jugador tiene la opción de activar una ayuda con la que Vincent subirá solo hasta lo más alto. Por otra parte, en el modo normal ya se caerán los bloques en un tiempo prudencial, potenciando la agilidad del juego a contrarreloj, y Vincent puede precipitarse al vacío, reiniciando el nivel. Otra novedad es que encontraremos puntos de control para asegurarnos la continuidad en los modos más difíciles que sumarán distintos tipos de bloque para los jugadores que busquen mayores desafíos.

Por último, tenemos que echar un vistazo a las diferentes modalidades porque de nuevo habrá multijugador para retarse con otro jugador en Arena online o Colosseum, además del modo historia Golden Playhouse y Babel, para enfrentarse a nuevos desafíos sin interrupciones. En algunos de estos modos habrá hasta 8 personajes jugables disponibles. Más de 500 puzles que atormentarán al protagonista de esta trama de engaños con voces en inglés y japonés y textos en castellano. Catherine: Full Body se lanzará el 3 de septiembre de 2019 en Occidente para PlayStation 4.

Un imprescindible antes y ahora

En estas primeras horas de juego, Atlus ha conservado la manera más desenfadada de tratar temas controvertidos que buscan la reflexión del jugador. Vuelve Catherine por partida triple y promete una experiencia reciclada que apetece mucho volver a jugar. Sobre lo que ya conocemos, esta versión añade nuevos elementos y una trama diferente que va a complicarle las cosas al protagonista. Tiene ese factor competitivo que atrae tanto y permite la rejugabilidad en todos sus aspectos. Es la hora de descubrir todos los finales de Catherine, si no lo hiciste en su momento. En general, Catherine: Full Body es todo un reto en dificultad normal y nos sorprende lo bien que lo ha tratado el paso del tiempo. Como el buen vino.

Raquel Morales

Periodista. No puedo dejar NADA sin explorar. Me adiestré con Lara Croft en el templo de Karnak mientras buscaba el cubo horádrico entre vacas. Camino de Grand Line.

Publicaciones relacionadas

Cerrar