Impresiones de Conan Exiles: Un bárbaro mundo a tus pies

 

 

Una de las grandes tendencias en el mundo de los videojuegos a día de hoy es la de lanzar títulos en fase Early Access o acceso anticipado e ir mejorando la propuesta gracias a los comentarios y reportes de los usuarios. Básicamente se trata de beta testers que pagan por esta versión de prueba para sentirse partícipes del desarrollo. Funcom, una compañía noruega que estaba en horas bajas, se lanzó a la piscina con una licencia que ya conocían bien.

Nos estamos refiriendo a Conan, una saga cinematográfica en la que ya trabajaron en videojuegos pasados y que ahora iba a apostar por un concepto de mundo abierto, supervivencia y recolección de materiales para volver a triunfar. Vaya que si lo hizo. Conan Exiles ha sido todo un éxito en ventas: primero en Steam y luego en el apartado Xbox Game Preview de Xbox One, precisamente donde ahora hemos podido probarlo para comprobar cómo ha avanzado el videojuego con el paso de los meses y teniendo en cuenta que su estreno oficial está previsto para el próximo 8 de mayo.

Siendo claros, cuando Conan Exiles llegó al Early Access en Steam y posteriormente en Xbox One el videojuego de Funcom contaba con dos grandes problemas: el más importante era de rendimiento y problemas técnicos, mientras que el segundo estaba relacionado con la ausencia de contenidos. Donde más progresos se han hecho en los últimos meses es en este segundo, pues la compañía noruega ha incorporado hasta una veintena de actualizaciones mejorando y añadiendo nuevos elementos.

A lo largo de los meses en el acceso anticipado, Conan Exiles ha ido añadiendo paquetes de contenido que incluían nuevas funciones tales como atacar otros asentamientos con máquinas de guerra, horas de guerreros controlados por la IA que atacan nuestro propio asentamiento, monturas, brujería, creación y gestión de ciudades o incluso una nueva área con su propio clima, religiones, criaturas y elementos que explorar y descubrir.

Lo cierto es que con el paso del tiempo Conan Exiles se ha sabido convertir en un videojuego en el que nunca faltan cosas por hacer, si bien el inicio puede hacerse algo durillo al empezar desde cero. Como bien sabrás, al comienzo de su Early Access el título de Funcom llamó la atención del mundo entero por permitirnos personalizar hasta el más mínimo detalle de nuestro personaje. No mentimos: si eres un hombre puedes modificar el tamaño del pene, mientras que si eres mujer puedes hacer lo propio con los pechos.

No es más que una mera curiosidad antes de entrar en materia. Cuando accedamos ya al videojuego deberemos empezar a recolectar todo tipo de recursos que nos sirvan para crear nuestro asentamiento, así como conseguir herramientas y armas que nos permitan defendernos de los peligros. Por entendernos rápidamente: Conan Exiles apuesta por conjuntar en una sola propuesta algunos elementos de la fantasía clásica con un concepto de juego bastante similar al de, por ejemplo, ARK: Survival Evolved.

Conan Exiles también tiene la gran ventaja de poder ser jugado individualmente, una modalidad en la que podremos disfrutar de todas las características del juego, aunque nos perderemos ese apartado MMO. Si decidimos saltar al terreno online (obviamente necesitaremos ser Gold si jugamos en Xbox One) podremos no solo encontrarnos con otros jugadores por el mundo, sino que podremos colaborar con amigos para enfrentarnos a peligros juntos o para construir más rápido un lugar en el que asentarnos.

Con el transcurso de los meses Conan Exiles no solo ha ido incorporando nuevo contenido o mejorando sus prestaciones (al comienzo, por ejemplo, no estaba traducido al castellano y ahora sí lo está), pero es innegable que Funcom aún tiene mucho trabajo que hacer en materia de problemas técnicos. Puedes tener más o menos suerte en tu sesión de juego, pero Conan Exiles sigue teniendo demasiados errores impropios de un título que tiene previsto lanzarse en poco más de un mes.

Hablamos de desconexiones repentinas de los servidores, de ausencia de jugadores en los mismos y de todo tipo de bugs gráficos que pueden entorpecer nuestra experiencia. Para ser justos también es cierto que Conan Exiles ha mejorado muchísimo a nivel gráfico, visual y también a nivel de rendimiento, por lo que en este sentido la obra de Funcom ofrece una de cal y otra de arena. Eso sí, seguimos manteniendo que es preocupante que a tan poco tiempo de la salida del Early Access del juego sigamos teniendo que lamentar estos problemas, en mayor o menor medida.

Por si fuera poco también existe una diferencia en el precio entre las versiones del videojuego que no tienen demasiado sentido. A medida que se ha ido acercando el lanzamiento oficial Funcom ha decidido incrementar el precio. Hasta ahí todo bien, pero mientras que en Steam puede adquirirse por 29,99 euros, en Xbox One ya se encuentra a 49,99 euros, un precio que tal vez te resulte demasiado elevado teniendo en cuenta que el título sigue en acceso anticipado y que, por lo tanto, se trata de un juego por terminar.

Joel Castillo

No cabe duda de que Conan Exiles ha caminado por el buen sendero durante estos meses en los que ha estado en Early Access. Funcom ha trabajado duro y nos está ofreciendo una experiencia cada vez más repleta de contenido y que todavía parece tener mucho que ofrecer. Una licencia como Conan se ha de saber aprovechar, y los elementos de fantasía, MMO, mundo abierto y supervivencia parecen demostrar que el estudio noruego lo ha hecho y que quiere seguir haciéndolo.

También es indudable que Conan Exiles sigue teniendo graves problemas de rendimiento y técnicos a poco más de un mes de su lanzamiento oficial, lo que es ciertamente preocupante. Sin embargo, si Funcom consigue dejar esos errores atrás estaremos ante un videojuego increíblemente divertido (sobre todo si lo jugamos en compañía de amigos y colaboramos con ellos) y que tiene un enorme potencial. Vemos que todavía hay muchas cosas que se pueden añadir a Conan Exiles y si van haciéndolo poco a poco puede convertirse en una de las grandes sorpresas del 2018.

Cerrar