Cañita brava

6167

La conocida y exuberante serie de lucha presentará una nueva entrega. Aunque esta vez sin Tomonobu Itagaki al frente, y perdiendo la exclusividad que hasta ahora tenía con Xbox 360. ¿Superará el reto?

Tecmo sigue su revolución post-Itagaki. Si bien el mítico Ninja Gaiden se está transformando en una serie más accesible, tópica y abierta de lo que lo fue nunca, algo parecido pasará con Dead or Alive. No es que la compañía japonesa pretenda reinventar nada, sino más bien buscar una mayor viabilidad comercial. Y sin las excentricidades creativas de Itagaki, la cosa parece más sencilla. Empezando porque tanto Ninja Gaiden 3 como Dead or Alive 5 aparecerán también en PlayStation 3, acabando así con el exclusivismo impuesto por el propio creativo.

Si la mano de Itagaki se notaba mucho o poco es algo que aún no sabemos, pero lo que sí es cierto es que Dead or Alive 5 será, pese a su espíritu conservador, un punto y aparte dentro de la serie.

Desde que vimos los primeros tráilers del proyecto hace unos meses, pudimos apreciar que, en efecto, Tecmo está apostando por llegar a un público más amplio con sus juegos. ¿Lo primero? Rebajar los “encantos” de las luchadoras del título. Seguirán siendo atractivas y sensuales, sí, pero no tan exageradamente eróticas como en tiempos de Itagaki. Según han manifestado los propios desarrolladores del juego, esto obedecerá a un esfuerzo por introducir Dead or Alive entre los más respetados juegos de lucha de la actualidad (y ya de paso aprovechar la popularidad por la que pasa el género). Pero a su estética “más seria” también habrá que sumarle otras novedades.

La más importante de ellas: los escenarios. Estos siempre han sido relevantes dentro de la saga, pero en su quinto capítulo lo serán más que nunca. No solamente podremos interactuar con nuestro alrededor, como en entregas previas, sino también ejecutar golpes especiales ayudándonos de ellos.

Como se ha podido apreciar en los últimos vídeos mostrados por Tecmo, el grado de espectacularidad y dinamismo del juego parece que será enorme. Gracias a una serie de ataques especiales, podremos arrojar a nuestros enemigos por los escenarios (incluso cambiando de plano; es decir, pasando del suelo a una pared, por ejemplo) y allí empezar una secuencia ofensiva. Por lo que, ya decimos, tanto las dimensiones jugables como las visuales de Dead or Alive 5 se expandirán considerablemente.

Por lo demás, seguiremos estando ante un título razonablemente similar a su anterior entrega, la cuarta. Algo bastante lógico, si tenemos en cuenta que esta cosechó bastantes buenas opiniones entre los usuarios y la prensa especializada. Es decir, que estaremos ante un juego que, si bien tendrá su profundidad de movimientos, combos y ataques, resultará muy accesible y directo. Dead or Alive siempre ha entrado por los ojos y en unas pocas partidas, y en eso el nuevo mantendrá el estilo de siempre.

La cuidada producción del juego también será la misma a la que habitualmente nos tienen acostumbrados Tecmo y el Team Ninja. Los escenarios resultarán  muy detallados, y los personajes se moverán con una fluidez sorprendente. Pero si algo nos ha llamado la atención, son los efectos que salpicarán continuamente el juego y que lo dotarán de un acabado aún más explosivo. Muy mal se le tendría que dar a sus responsables el desarrollo del título para que este no termine siendo uno de los juegos de lucha más llamativos del mercado.

Primera impresión.

Dead or Alive 5 mantendrá el estilo que siempre le ha caracterizado: calidad audiovisual, combates sencillos aunque rápidos y muy cañeros y un control accesible pero profundo. Por otro lado, no obstante, la marcha de su máximo responsable hasta la fecha, Tomonobu Itagaki, hará que algunos aspectos como los ataques especiales o el grado de erotismo de las luchadoras cambie sensiblemente. Veremos los resultados dentro de un tiempo, puesto que aún quedan bastantes meses de desarrollo por delante.

Publicaciones relacionadas

Cerrar