Supervivencia de manual

9760

Dead Rising fue una buena baza y un gran título para Xbox 360, que con solo un par de cosas hizo del juego uno extremadamente divertido, estas cosas fueron humor y zombies. Tras una segunda parte, que también salió para la consola de Sony, no es de extrañar que Dead Rising vuelva a Xbox para el lanzamiento de Xbox One con su tercera parte, del que pudimos jugar una demo hace unos días, que nos promete lo mismo pero elevado a la enésima potencia.

Muchos son los seguidores de Dead Rising desde que Capcom decidiera crear una nueva franquicia para Xbox 360, allá en 2006, y tras la aparición de la tercera entrega en el pasado E3 como exclusiva de la nueva Xbox One, éstos tienen un motivo más para alegrarse, y no es para menos. 

En Dead Rising 3 controlamos a Nick Ramos, un mecánico que se ve atrapado en un apocalipsis zombie en la ciudad de Los Perdidos, California. Nick se verá obligado a luchar contra hordas de muertos vivientes para poder salir vivo de la ciudad antes de que un ataque militar arrase con todo.

Hay una cosa que destaca por encima de las demás en este juego, y es la cantidad de zombies que hay en pantalla, nunca habíamos visto tantos en un mismo lugar. Gracias a la potencia de Xbox One, los zombies no solo se "activan" si nos aproximamos a ellos, si no que mientras nos liamos a porrazos con los que tenemos cerca, vemos que a lo lejos hay un gran grupo que se mueve y reacciona de forma independiente, dejando de ser un mero relleno creado por el juego. Allá donde vayamos tendremos que esquivar o pelear con ingentes cantidades de hordas de caminantes, que nos saldrán al paso con la intención de devorarnos, por lo que será necesario que estemos bien preparados, entrando en juego la segunda pata en la que se sostiene el juego: las armas.

Las armas son el elemento más importante, ya que nos permiten enfrentarnos a los zombies con mayor o menor efectividad, dependiendo cual usemos. Habrá una gran cantidad de ellas, por ejemplo, podremos llevar armas de fuego como una pistola o una escopeta, armas blancas como un cuchillo o una katana, un lanzallamas, o incluso podremos usar el clásico cortacésped para matar cuantos mas zombies mejor.

La diversión y la variedad están servidas, pero por si esto nos supiera a poco, a medida que exploremos nos encontraremos recetas para combinar determinados objetos que nos encontrarnos tirados por Los Perdidos, y crear armas de lo más mortíferas, como un martillo con una batería pegada que servirá para golpear y electrocutar zombies o unos guantes con ametralladoras en los dedos, muy socorridos si nos vemos rodeados. En todas las creaciones hay una dosis de humor, seña de identidad de la saga, y locura que harán que nos pasemos todo el tiempo investigando nuevas formas de diezmar zombies.

Cada una de las armas que usemos tienen un ataque especial, que usaremos para acabar con los zombis con mayor espectacularidad, y pronto nos sorprenderemos probando estos ataques con cualquier arma que nos encontremos a nuestro paso, disfrutando del resultado, que será de lo más variopinto.

Otro elemento que llama la atención es la extensión de Los Perdidos, el mapa que tendremos a nuestra disposición es enorme, más grande que el mapa de sus dos entregas anteriores juntas, lo que aporta gran variedad de escenarios. Aunque nosotros solo pudimos movernos en una zona reducida, si desplegábamos el mapa vimos que había muchísimas zonas para explorar, que suponemos que se irán abriendo a medida que se avance en el modo historia.

Repartidos en algunos puntos del mapa nos encontraremos con algunos vehículos, como coches o motos, que nos servirán para desplazarnos por toda la ciudad más rápidamente que si fuéramos a pie. Como todo lo que aparece en Dead Rising 3, estos coches son susceptibles de ser usados como medio para acabar con los zombis, por lo que podremos atropellarlos durante nuestro recorrido de un punto a otro, y gracias a las recetas que encontremos, podremos acoplarles armas para que sean aun más letales. No todos lo que encontremos nos servirá para viajar, más de una vez encontraremos maquinaria pesada que podremos usar contra los zombies, como una excavadora o una apisonadora. Os podéis imaginar cómo puede acabar la cosa. 

Impresiones: Tenemos ante nosotros un sandbox puro y duro, con un gran mapa que descubrir y total libertad para hacer lo que queramos en el juego: pasar el rato acabando con los zombies, o cumplir los objetivos que nos marque la misión. Dead Rising luce mejor que nunca gracias a un gran apartado gráfico, las enormes cantidades de muertos vivientes que pueblan las calles, y la gran variedad de armas y situaciones que podremos vivir. Xbox One no podría tener mejor catálogo de lanzamiento, siendo Dead Rising 3 uno de los juegos más divertidos que pueda haber para la consola en sus primeros días de vida.

Álvaro Moral Arce

—————————————————–

Juegos relacionados:

Dead Rising (saga)

No te quedes solo en el juego:

Una película: Bienvenidos a Zombieland, de Ruben Fleisher

Una canción: Thriller, de Michael Jackson

Publicaciones relacionadas

Cerrar