Impresiones de Detroit: Become Human – El poder de una decisión

114747

Quantic Dream tiene una larga lista de títulos en donde el sistema de elecciones era la dinámica a seguir. Múltiples opciones que iban guiando nuestro camino dentro del videojuego y que hace que nos encontremos con un final u otro. Ahora, el estudio ha dado un paso más allá con Detroit: Become Human, una nueva aventura con tintes de ciencia ficción en donde el conflicto entre humanos y máquinas escribe un nuevo episodio. Nos ubicamos en un futuro donde los androides se han convertido en un objeto más dentro de casa, un instrumento similar a una escoba creado para arreglar la vida de las personas.

Sin embargo, avanzar tanto en la inteligencia artificial supone alcanzar un punto donde la tecnología alcanza un nivel similar al de la mente humana. ¿Qué ocurre en este punto? Lo inevitable: un conflicto donde las máquinas buscan librarse del yugo humano. Un enfrentamiento que viviremos desde 3 perspectivas: la de Connor, un androide policial experto en negociación, Kara, una androide doméstica que se revela contra su cruel dueño después de presenciar cómo este maltrata a su hija y Markus, líder de revolución que pretende cambiar la situación por las malas.

¿Cómo terminará todo esto? De nosotros depende, a través de un increíble sistema de opciones en donde cada decisión cuenta y en donde aunque parezca que se ha llegado a la misma conclusión, las consecuencias son distintas. AlfaBetaJuega ha tenido la oportunidad de jugar a uno de los episodios de Detroit: Become Human durante la París Games Week y de conocer un poco más de este título junto a David Cage, director de este juego y conocedor de la trayectoria que Quantic Dream ha llevado en este juego.

Fue allá por el 2012 cuando Quantic Dream nos presentó a Kara. Una máquina con aspecto humano de la que poco conocimos. Ahora, en 2017 por fin sabemos cuál es la misión de Kara: ser una de las protagonistas de Detroit: Become Human. Un nuevo título con tintes de ciencia ficción que nos transporta a un futuro donde máquinas y humanos pelean, unos en la búsqueda de su libertad, otros por mantener su superioridad. Un conflicto, que como ya hemos dicho, viviremos desde tres perspectivas. En AlfaBetaJuega hemos tenido la oportunidad de vivir uno de los capítulos que componen esta historia.

En concreto, pudimos ver el capítulo protagonizado por Connor y en el que tendremos que enfrentarnos a un androide rebelde que amenaza con asesinar a la hija de la familia para la que “trabaja”. Nuestra misión es sencilla: evitar que la cosa termine mal, para ello habrá que saber manejarse en esta situación. En el caso de este personaje entran en juego las habilidades detectivescas como miembro del cuerpo de policía. Para ello tendremos que investigar hasta el último punto del escenario y encontrar las pistas que nos ayuden a entender mejor el contexto en el que nos encontramos.

O también podremos optar por lanzarnos al meollo de la cuestión y tratar de tener éxito sin la más mínima idea de este entorno. La libertad es total y en función de lo que hagamos nos podremos encontrar con una consecuencia u otra. Si optamos por buscar las pistas, podremos alcanzar un final más “feliz”, pero es cierto que tendremos que afrontar los efectos secundarios. En este capítulo estaremos en mitad de un tiroteo, lo que supone una lluvia de balas, por lo que en este entorno si tardamos demasiado es posible que el androide con el que tenemos que negociar, asesine a algún que otro agente. Sin embargo, puede que merezca la pena avanzar en este sentido para poder avanzar de mejor forma en la historia del juego.

Hallar todas las pistas nos dará una mayor probabilidad de éxito en la resolución del caso, y esto repercute en la cantidad de posibilidades a las que podemos aspirar al finalizar el episodio. Y este es sin duda uno de los puntos clave del juego en palabras de David Cage, quien califica el juego como muy íntimo ya que el jugador no asume la historia que ha prediseñado un desarrollador y se sumerge en ella. Es él quien va construyendo cada paso en esta narración. Por este motivo será muy difícil que un mismo jugador alcance el mismo cierre que otro. Puede que se parezcan semejantes, pero desde luego que sus consecuencias no serán las mismas.

Otro buen ejemplo de la libertad que ofrece Detroit: Become Human lo definió Cage a través de uno de los cierres del juego: el de la muerte prematura de sus protagonistas. Las opciones permiten que los usuarios puedan ver a estos personajes fallecer sin haber alcanzado el punto final del videojuego. Habitualmente, si un protagonista muere, la historia continua, pero en este caso si esto ocurre, seguiremos con el resto, y si los tres caen viviremos un final en el videojuego teniendo que cargar de nuevo la partida para ver cómo hubiera continuado todo de no morir, o empezar otra vez con otro camino distinto.

A nivel de jugabilidad, Detroit: Become Human no es difícil. Habrá botones con los que interactuaremos con los objetos de distinta forma. Por ejemplo, si encontramos una tablet, podremos ejecutar el movimiento de desbloqueo de pantalla gracias a la zona táctil del mando de PlayStation 4, o recoger un objeto del suelo con el joystick derecho. Aunque esto no quiere decir que no existan momentos para la acción ya que este título nos ofrece momentos Quick Time en los que habrá que apretar el botón justo para tener éxito en nuestra misión, y recuerda, si fracasas no hay reinicio, hay un paso más en la historia que podría suponer el final del videojuego.

A nivel gráfico, es de mención que nos encontraremos con un videojuego ultrarrealista que nos hará vivir prácticamente dentro de una película. De hecho, apenas notaremos la transición entre una cinemática y la aventura dentro de este título. Sin duda estamos ante una experiencia en donde se mezcla el cine y las técnicas de interacción propias de los videojuegos. De hecho, dentro de este largometraje que es Detroit: Become Human, nosotros seremos el director tal y como apuntó Cage. Para ello tendremos que ir eligiendo entre las múltiples opciones que nos ofrece el guion que Quantic Dream ha preparado para la ocasión y que está compuesto por miles de páginas.

La banda sonora del juego también es uno de los elementos claves del videojuego y que apoyan la técnica cinematográfica que Cage ha querido imprimir a este videojuego. En los momentos de acción nos tocará escuchar temas más movidos que hará más difícil, por ejemplo, cumplir con los eventos Quick Time. Pareciera que vivimos en un gran plano secuencia que compone una película en donde nosotros elegimos, el juego va montando el escenario en donde vamos desarrollando esta trama que nosotros mismos hemos imaginado.

Una historia, que según Cage ha tratado de escribir sin influencias del exterior. De hecho, el director de videojuegos confiesa no haber visto siquiera la tan esperada Blade Runner 2049 ni otro producto de ciencia ficción para no contaminarse. Esto quiere decir que afrontamos una historia completamente original, y así es. Porque Detroit: Become Human no se parece en nada a lo que hemos visto hasta la fecha. Coge un tema muy manido, como el conflicto humanos vs máquinas y le da una nueva perspectiva. Una narrativa que consigue hacernos empatizar con la misma ya que vamos a ser nosotros un protagonista más, aunque desde fuera de la pantalla.

No será raro que por ejemplo tomemos una decisión y acto seguido nos arrepintamos, o nos metamos tanto en la historia que nos quedemos perplejos al no saber reaccionar para tomar el siguiente paso. Quedarse al margen de la historia que se nos cuenta en Detroit: Become Human será muy difícil y habrá una elección para cada tipo de personalidad: ¿Quieres ser alguien duro y sin empatía? Puedes optar por la violencia ¿Quieres ser calmado y recurrir al mínimo daño posible? Prueba a ser alguien razonable.

Detroit: Become Human llegará a lo largo de 2018 en exclusiva para PlayStation 4, dándonos la oportunidad de vivir esta historia de ciencia ficción donde no solo seremos protagonistas, también directores.

Damián Montero

Detroit: Become Human es la culminación de la trayectoria de Quanctic Dream en el género que lleva tantos años explotando. Las ramificaciones en la historia son difíciles de creer a primera vista, sus gráficos nos hacen meternos en esta realidad y su narrativa nos atrapa desde el primer momento. Una experiencia a la que será difícil decir que no y que podremos vivir varias veces, ya que como nos contó David Cage la gran cantidad de variantes hacen que su rejugabilidad sea casi infinita. Nos esperan horas de repetir este título hasta saber el último de sus finales y recorrer todos sus caminos.

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…
Beyond: Dos Almas
Heavy Rain
 
La muerte de todos los protagonistas antes del final real, también supondrá la conclusión del juego.
 

Publicaciones relacionadas

Cerrar