Avance de Devil May Cry HD Collection – Trío demoníaco en la actual generación

 

Los usuarios de PlayStation 3 y Xbox 360 tuvieron su oportunidad en 2012, y ahora los usuarios de PlayStation 4, Xbox One y PC van a tener la suya en 2018. Devil May Cry HD Collection llega a las plataformas actuales el próximo 13 de marzo para que aquellos que se pertieron la santísima trinidad del hack 'n slash tengan la oportunidad de disfrutarla sin problemas.

Tres videojuegos conectados, que nos cuentan los primeros andares del celebérrimo y deslenguado cazador de demonios, Dante, y que nos van a traer de vuelta grandes dosis de acción y combos con un estilo que, si bien recuerda a Platinum Games (el director del primero de los juegos, Hideki Kamiya, es el mismo que firmó el primer Bayonetta, que se dice pronto), proviene de una Capcom que atravesaba un momento realmente inspirador y cargado de nuevas ideas.

Una franquicia cuya idea primigenia era la de ser secuela de Resident Evil y que acabó convirtiéndose en uno de los mayores iconos del hack 'n slash. Ahora, vamos a poder disfrutar de nuevo con todo aquello que definía tanto a un nombre como a un género en la primera década del siglo XXI.

Antes de entrar en materia, conviene abordar una serie de datos importantes. Esta trilogía trae los tres primeros videojuegos que salieron al mercado en PlayStation 2. Aunque estas entregas fueron las que nos sirvieron para conocer ese universo ligeramente inspirado en La Divina Comedia de Dante Alighieri, el orden en el que llegaron dista mucho de ser el orden cronológico más adecuado para explicar sus acontecimientos. De hecho, el punto de partida es una parte concreta de Devil May Cry 4 Special Edition, pero este es un punto que vamos a dejar ahí, bien quieto.

Así, el orden más adecuado para disfrutar de esta historia sería Devil May Cry 3: Dante's Awakening, Devil May Cry y Devil May Cry 2, título que cierra toda la historia que implica al hijo de Sparda. De esta forma, y de nuevo volviendo a esta remasterización que llegará en pocos meses, reviviremos el primer encontronazo de hermanos, el despertar de Dante y su cruzada contra el señor demoníaco Mundus.

En esta extrema síntesis de sucesos nos dejamos por el camino a muchas caras importantes, a la joven Trish, a Lucia, a las ingentes oleadas de demonios y, por supuesto, a ese Vergil que tantos desafíos supone.

Ha pasado mucho tiempo desde que estos videojuegos aterrizaron, perola antigüedad no impide que esta tríada tenga sitio para infinidad de escenas repletas de acción ni diálogos en los que el protagonista nunca pierde la oportunida de demostrar ese tono chulesco que tan bien lo define. Un sello inconfundible cortesía de un Kamiya que empezaba a sentirse más cómodo que nunca.

La jugabilidad de los Devil May Cry no tiene intenciones de cambiar con esta triple remasterización. Vuelven los sistemas de combos, las mejoras en el personaje y en el armamento; pero sobre todo la templanza y la sangre fría para mantener el contador de golpes siempre «in crescendo». Sus mecánicas de juego son muy simples y la dificultad, aunque presente, se aleja de la extrema exigencia de otros coetáneos como Ninja Gaiden. Aquí el desafío estuvo y estará en sacar de cualquier momento una buena coreografía de golpes.

Su esencia reside en eso y en las pequeñas secciones de plataformeo. Los escenarios, con una linealidad siempre imperante y un sistema con cámara fija, no dan pie a la exploración, pero sí hacen de marco para que liberemos adrenalina machacando botones y desarrollando todos esos combos que poco a poco nuestro personaje aprende.

Ebony & Ivory y la Rebellion son el trío de armamento principal, las dos primeras un par de pistolas con las que atacar a distancia y mantener al enemigo a raya y la tercera una espada que se ha convertido en todo un sello dentro de Capcom. Son las más emblemáticas y las que más usaremos durante la partida, pero la diversión no radica en centrarse solo en su uso, sino en aprovechar todo el arsenal que poco a poco se va desvelando. Alastor, Ifrit, Cerberus, Agni & Rudra, Nevan y un largo etcétera forman parte del armamento que poco a poco va descubriendo el jugador y, a la vez, explotando para dar rienda suelta a su creatividad ofensiva.

Todo se va a mantener impolutamente fiel a lo vivido hace ya más de una década, o al menos esas han sido las declaraciones de Capcom. Todo menos el apartado visual. Aunque no nos vamos a topar con una remodelación completa  a nivel técnico, sí que vamos a notar un cambio con respecto a los títulos originales.

El primero de ellos, por supuesto, es la resolución a la que se moverán los tres videojuegos. Por ahora se han descartado los 4K en consolas, haciendo especial hincapié en los 1080p y una tasa de fotogramas que, obligatoriamente, se mantendrá en los 60. La puerta ha quedado abierta para la versión en PC, donde sí que se obtendrá ese plus de resolución que cada vez demandan más usuarios, además de alcanzar cotas aún mayores; pero, por lo demás, no conviene esperar muchos cambios.

Texturas mejoradas, mayor resolución y tasa de frames constantes. Esto es lo que nos espera con Devil May Cry HD Collection cuando llegue en marzo. Bueno, esto, y por supuesto horas y horas masacrando criaturas del averno con una banda sonora bien cañera. En ese sentido, los que jugamos a los originales en PlayStation 2 vamos a sentirnos como en casa, porque nada tiene intención de cambiar.

Llega muchos años después del lanzamiento original, y solo 5 tras la última trilogía remasterizada. Devil May Cry HD Collection es una muy buena oportunidad de refrescar la memoria de los más veteranos y de enseñar a los neófitos una figura del calibre de Dante. 

Puede que haya algunas ideas que queden anticuadas, pero su férrea solvencia a nivel jugable es algo por lo que los años no pasan y, con esta vuelta en PlayStation 4, Xbox One y PC, vamos a tener otra oportunidad de volver a saborear una de las mejores franquicias que hemos visto en el entorno de la acción y, sobre todo, en el género hack 'n slash. Lo mejor de todo es que es muy probable que esto solo sea el adelanto de algo mucho más grande por llegar.

 

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.
Cerrar