Las puertas del Infierno

6074

Llegó la hora. El Infierno se prepara para, cual Dante, volver a engullirnos por tercera vez. A falta de menos de dos meses para que finalmente vea la luz, te adelantamos los últimos detalles de Diablo III.

Desde que fuera anunciado allá por 2008 (¡ya ha llovido!) Diablo III no ha dejado de crear expectativas. Una historia de amor y odio rodeada de esperanzas, decepciones, retrasos y sorpresas. Por suerte, parece que el lanzamiento del juego ya está definitivamente próximo. Y buen ejemplo de ello es el hecho de que Blizzard nos haya dado oportunidades de probar la última beta abierta del juego. La hora está cercana y las puertas del Infierno se abren finalmente ante nosotros.

La historia de Diablo III seguirá, sin grandes sorpresas, lo visto en los capítulos anteriores. En esta ocasión habrán pasado veinte años desde los épicos enfrentamientos contra Diablo, Mephisto y Baal. Mucho tiempo, en realidad, por lo que los viejos héroes que lucharan contra ellos ya no están para muchos trotes. En su lugar han de ser nuevos luchadores quienes se enfrenten a una nueva amenaza diabólica.

Una amenaza que regresa a Tristán en forma de estrella y que, casualmente, va a caer en las inmediaciones de su catedral. Un sitio ya emblemático. Las fuerzas del Mal no tardan en aparecer, lideradas en esta ocasión por dos nuevos y poderosos demonios, Belial y Azmodan.

Con este argumento, comienza una de las secuelas roleras más esperadas de los últimos tiempos. En la nueva beta hemos podido jugar el primer acto de la aventura, y hacernos una idea de por dónde van a ir los tiros. Lo primero que nos ha llamado la atención ha sido, cómo no, el apartado técnico. Aunque Diablo III no será el juego más espectacular que haya pasado por nuestros equipos, sí será mucho más vistoso que las anteriores entregas. Algo lógico, ya que ha transcurrido más de una década desde entonces. Las texturas, la iluminación o los efectos han ganado bastante con el paso de los años. Lo que no ha cambiado, en cambio, ha sido la fluidez del desarrollo. Tanto a nivel técnico como en lo jugable.

De nuevo el componente de personalización del juego resulta muy importante. Nada más empezar hemos de elegir entre cinco tipos de héroes: mago, monje, bárbaro, brujo o cazador de demonios. Cada uno de ellos cuenta, como es lógico, con sus propias características. El bárbaro es el más directo y accesible, el mago resulta más apropiado para eliminar varios enemigos a la vez, el cazador cuenta con habilidades para enfrentarse a los enemigos desde mucha distancia, etc.

Una vez elegido uno, hemos podido avanzar aproximadamente diez niveles y comprobar que la esencia del juego es la misma. Nos hemos movido por escenarios muy parecidos a los de los anteriores Diablo, hasta terminar en el cementerio de Tristán, eliminando zombis y demás criaturas a través de mazmorras subterráneas aleatorias.

A medida que avanzamos y subimos de nivel podemos desarrollar a los personajes. Quizás de forma más sencilla que en anteriores entregas. En Diablo III tenemos poderes divididos en cuatro categorías, que a su vez se potencian por medio de runas. Así pues, resulta muy sencillo decidir qué tipo de habilidades queremos utilizar en cada momento.

Primera impresión. A falta de un par de meses para su llegada a las tiendas, Diablo III es ya casi una realidad. Su última beta nos ha mostrado un título respetuoso con los anteriores (aunque quizás algo más fácil de jugar y dominar), muy épico y con un apartado técnico adaptado a los tiempos que corren. Sin duda sus muchos seguidores lo esperarán como agua de mayo (nunca mejor dicho).

———————————————————————————————————-

– Juegos relacionados

Diablo 1 y 2

Torchlight 2

– No te quedes solo en el juego

Película: Fallen de Gregory Hoblit

Canción: Sympathy for the Devil de The Rolling Stones

Publicaciones relacionadas

Cerrar