¡Qué el Infierno te lleve!

El que posiblemente sea el juego de rol más esperado de la historia, ya está casi a la vuelta de la esquina. Diablo 3 se acerca… ¿Estará a la altura de su propia leyenda?

Si tuviéramos que hacer una lista con los cinco o seis juegos más influyentes de la Historia, Diablo merecería estar en ella, sin duda. Tanto su primera entrega como la segunda, la cual supuso el más claro referente que el rol occidental ha dado en los últimos años. ¿Conseguirá Diablo 3 mantener la calidad y el éxito de los dos primeros? Aún es pronto para saberlo, pero de lo que no hay ninguna duda es de que sus miles de seguidores lo esperan con ganas. Y el momento se acerca, si bien Blizzard ya nos ha enseñado muchas veces que para ellos los plazos no son importantes; crear un buen juego, sí. Algo digno de agradecer.

Sentando cátedra
Aunque aún es pronto para profundizar en la historia de Diablo 3 (que seguirá lo visto en la segunda tarde, pero abriéndose también a nuevos usuarios), lo cierto es que sí conocemos detalles de lo que será su desarrollo. Para empezar, el título nos permitirá elegir entre cinco clases de héroes distintos (así como entre sus sexos): Mago, bárbaro, cazador, monje y hechicero. Cada uno de estos personajes, cuyos nombres ya sugieren por dónde van a ir los tiros, tendrá sus propias cualidades de origen, que podremos ir mejorando a medida que avancemos en el juego. Poco a poco, aumentaremos tanto sus poderes físicos como los mágicos, haciendo a los personajes más fuertes, y personalizando también su equipo, armas y ropas incluidas.

Los dos principales modos del título serán Campaña y Cooperativo (aunque también habrá un versus). En ambos tendremos que ir superando misiones, ya sea solos o en compañía. Así lograremos ir evolucionando a nuestro héroe y profundizando en el mundo de Diablo 3. Un mundo que, por lo que hemos visto hasta ahora, promete ser realmente espectacular.

Y es que, si bien la tercera parte del clásico de Blizzard será más continuista que las anteriores, la verdad es que el santo cualitativo con respecto a Diablo 2 será asombroso. Sin ir más lejos, los escenarios resultarán más elaborados y llenos de posibilidades que nunca. Es decir, que las luchas con los enemigos serán épicas. Enemigos que, a su vez, destacarán por su variedad y por no darnos un segundo de descanso. Y por si fuera poco, las mazmorras del juego podrán presumir de ser impredecibles. No solamente por que se formen de forma aleatoria, sino porque la propia Blizzard se está ocupando de introducir situaciones diferentes, para que las partidas no se vuelvan monótonas. Algo que, por propia experiencia, sabemos que es el peor enemigo de este tipo de lanzamientos.

Por su parte, el control de los personajes respetará lo ya conocido dentro del género, si bien los programadores se están encargando de que sus movimientos y ataques sean más fluidos y contundentes que antes. Y también llamativos, por qué no decirlo. De hecho, el equipo encargado del título está esforzándose sobremanera en darle a este un toque visual impactante, sin cambiar el estilo tétrico y oscuro de la serie.

Por su parte, la interfaz del juego tendrá un estilo claro y sencillo. Apenas un par de esferas con las que señalizarán nuestro nivel de vida y magia (o furia, en el caso de los guerreros), un pequeño mapa, y las habilidades asignadas. Será fácil dominarlo todo, aunque no seamos muy dados a este tipo de aventuras. Y lo mismo pasará con la acción, que se llevará a cabo principalmente con el ratón y algunas pocas teclas complementarias.

Con respecto al estilo visual, Blizzard ha optado por mantener la perspectiva isométrica ya clásica, suponemos que más por una muestra de respeto y coherencia con las anteriores entregas que otra cosa. Por suerte todo será fácilmente apreciable mientras nos movamos por los escenarios, gracias a que las estructuras más altas de volverán “invisibles” cuando corran riesgo de entorpecernos. Además, el juego incluirá un nuevo zoom, por si queremos ajustar la vista a un punto determinado.

¿Qué más podemos decir por el momento de Diablo 3? Pues que la cosa promete bastante. En total encontraremos un montón de armas, equipos, objetos y todo tipo de complementos que asegurarán la variedad entre los usuarios. De hecho, Blizzard no quiere que haya algunos conjuntos “definitivos”. Está claro que iremos hallando mejores materiales a medida que avancemos, pero la forma en la que podremos conjuntarlo todo resultará muy equilibrada. Dentro de que tal o cual arma podrán ser más poderosas, todo dependerá de nuestros gustos y de cómo se adapten a nuestra manera de jugar.

Primera impresión. Diablo 3 se está haciendo mucho de rogar, sí, pero por lo que hemos visto hasta el momento, la espera merecerá con creces la pena. Blizzard continúa con su política de tardar lo que haga falta a cambio de presentar grandes producciones (como sucedió con Starcraft 2) y lo cierto es que es de agradecer. Diablo 3 seguirá el estilo clásico de la segunda parte, pero con un modernizado apartado gráfico, más opciones y profundidad de juego, movimientos más fluidos, mogollón de objetos, etc. Los amantes del rol occidental ya os podéis ir preparando, porque os enganchará de lo lindo, no cabe la menor duda. ¿Llegará finalmente también a consolas?

Publicaciones relacionadas

Cerrar