El orgullo de ser diferente

El siempre comprometido estudio Arkane se encargará de uno de los lanzamientos más interesantes del próximo año. Acción, sigilo, inteligencia… Dishonored será todo lo que podríamos esperar de un buen videojuego, y mucho más.

Lo reconocemos, Arkane Studios es un equipo que siempre nos ha caído bien, y cuyos títulos, como Dark Messiah o Arx Fatalis, han demostrado una intención personal de la que, generalmente, carecen la mayoría de videojuegos. Ahora, después de regalarnos horas y horas de entretenimiento, el estudio trabaja en la que, presumiblemente, será su obra cumple. Un juego de acción en el que todo resultará distinto y, a la vez, reciclado de otras muchas aventuras. Intentaremos explicároslo.

Un nuevo mundo
Para hacernos una idea de cómo lucirá Dishonored, habría que reunir en una sola aventura cosas de Deus Ex, Mirror’s Edge y hasta Splinter Cell. Básicamente nos encontraremos ante un juego de acción en primera persona (un shooter, para entendernos), en el que se darán cita distintos elementos, como el sigilo, la exploración y hasta un poco de rol.

El mundo de Dishonored presentará un atractivo acabado, a medio camino entre la Europa de la Segunda Guerra Mundial y un reino de fantasía, donde la magia y la tecnología imposible estarán a la orden del día. Todo con un deje cyberpunk que aumentará si cabe la personalidad de la ambientación del juego.

Este se dividirá en misiones, compuestas a su vez por objetivos. Nuestra labor consistirá en encontrar estos últimos, y después escapar como mejormente podamos. Un desarrollo que, insistimos, nos ha recordado bastante al del excelente Deus Ex Human Revolution. Y tendrá más semejanzas con la ya clásica serie de ciencia ficción de Eidos, como por ejemplo poderes especiales. Poderes que serán la salsa auténtica del título.

Es importante aclarar que, ciertamente, Dishonored dejará libertad de acción al jugador. Es decir, que si queremos acercarnos a un enemigos sin ser visto, podremos hacerlo; o moviéndonos, si lo preferimos, con agilidad al más puro estilo Mirror’s Edge. Pero si no, siempre nos quedarán poderosas y originales armas como cuchillos o ballestas realmente letales. Todo con tal de acabar con enemigos tan variados como soldados de aspecto cibernético o gigantescas máquinas zancudas.

Pero, como decíamos, serán las habilidades de nuestro personaje las que marcarán la diferencia entre esta aventura y otras muchas que existen actualmente. Por ejemplo, seremos capaces de transformarnos en rata (sí, como suena) para llegar a lugar de difícil acceso o escapar hábilmente de los enemigos, teletransportarnos de un lugar a otro (al más puro estilo Portal) o parar el tiempo, de tal manera que dejaríamos en evidencia al mismísimo Príncipe de Persia. Como veis, las posibilidades dentro del juego serán enormes. Nosotros no tendremos que adaptarnos a él, sino que él se adaptará a nuestra manera de entender las aventuras de acción.

¿Y qué conseguiremos con ello? Pues tener acceso a un lanzamiento distinto, inteligente. Dishonored no menospreciará al jugador con un desarrollo previsible y lleno de clichés, sino que le ofrecerá las herramientas de lo imposible, para que él mismo actúe según su propia cuenta y riesgo.

Arkane también esta trabajando, a su vez, en conseguir un apartado visual intenso y diferente. Esto se apreciará sobre todo en el aspecto que tendrán los enemigos (sus cuidadas y suaves animaciones), las texturas o la ambientación de los escenarios. Pero también en la manera en la que el equipo ha pulido el conocido motor Unreal 3, dejándolo casi irreconocible (casi).

Primera impresión. Dishonored puede llegar a ser, en muchos aspectos, todo eso que veníamos pidiéndole a un videojuego de acción para adultos. Un desarrollo inteligente a lo Portal, libertad a la hora de tomar nuestras propias decisiones, muchos poderes con los que interactuar, un apartado gráfico cuidado y, sobre todo, una personalidad capaz de marcar un antes y un después. ¿Nos sorprende que algo así lo haya llevado a cabo la gente de Arkane Studios? Ni por asomo. No en vano estos ya se habían ocupado de otros proyectos realmente interesantes, como los recordados Dark Messiah o Arx Fatalis. Si cumple con todo lo prometido, será una auténtica revolución. Tengamos fe.

Publicaciones relacionadas

Cerrar