El renacer de Dante

6898

Probamos de nuevo la primera aventura de Dante. Mucho ha cambiado en la saga, pero Ninja Theory no nos va a decepcionar. ¿Apostamos algo?

Solo hace falta jugar unos segundos a DmC para olvidar todos nuestros prejuicios. Da igual que Dante ahora sea un jovenzuelo con aspecto de estudiante socarrón. No importa que la estética de la saga haya perdido su enfoque gótico. Ni siquiera nos molesta que sea un estudio occidental quien haya tomado el relevo.

DmC sabe enganchar. Empezando por su historia. Los chicos de Ninja Theory lo han demostrado con creces en el pasado: son unos fabulosos narradores de historias. Y claro, en ese sentido, la mitología de Devil May Cry resulta jugosa, muy jugosa. El sueño dorado de cualquier guionista con talento.

Al poco de empezar a jugar, ya decimos, todo engancha. El suspense de la trama, la personalidad de los personajes e incluso el enfoque entre moderno y fantástico que tiene todo. Incluso los mitómanos más escépticos tendrán que admitirlo.

Es cierto que DmC tendrá algunas incongruencias con respecto a las anteriores entregas (o eso nos ha parecido, así de primeras), pero también se lo sabremos perdonar. Al fin y al cabo, ¿qué obra no las tiene a día de hoy? Estamos seguros de que a cambio nos regalará el mejor guión que haya salido de la serie.

El punto débil de Ninja Theory, no obstante, siempre ha estado en los propios desarrollos. Brillantes en lo narrativo, han tenido muchos problemas a la hora de ofrecer una jugabilidad con gancho. Casi como si ellos mismos temiesen estropear su obra en el momento de coger los mandos del personaje.

Pero claro, esta vez la responsabilidad es mayor. Bajo la atenta mirada de Capcom, la acción de DmC sí sigue la línea de todo lo visto hasta ahora. Es decir, apostará por la acción más intensa, multitud de combos, potenciación de estilo (ya sabéis, se valorará nuestro talento para enlazar un golpe con otro y esquivar a los malos), y todo a ritmo de rock.

Todavía tenemos que profundizar más en el título, pero creemos que los amantes de la acción van a quedar muy satisfechos con el resultado final. El juego será una coreografía perfecta de saltos, espadazos y disparos sin cuartel.

Aunque el toque gótico habitual, ya decimos, se haya difuminado, los escenarios del juego seguirán siendo impresionantes. Otro aspecto en el que las obras de Ninja Theory suelen destacar. Solo hace falta echar un vistazo al infravalorado Enslaved para darse cuenta de ello.

 

 

Aquí no encontraremos mundos desolados, pero sí escenarios entre lo real y lo onírico, con arquitecturas imposibles y entornos cambiantes. También con sorpresas que nos obligarán a saltar en el momento menos esperado mientras los propios edificios intentan aplastarnos. Siempre enfrentándonos sin descanso con todo tipo de demonios patizambos.

Ver una partida de DmC será como presenciar un espectáculo perfecto. Cinemáticas constantes y muy bien diseñadas, combates estéticamente impecables… y esa sensación se transmitirá al jugador. La única duda que tenemos es: ¿seguirá siendo así con el paso de las horas?

Si los títulos de Ninja Theory han tenido un problema, insistimos, ese ha sido preocuparse más por su apariencia que por la satisfacción del jugador. Algo terrible en un género como la acción. ¿Sabrán solventar ese lastre en esta ocasión?

Primera impresión. Creemos que sí. Y también deseamos que DmC sea uno de los mejores títulos de los próximos meses. Un lanzamiento no solo capaz de callar muchas bocas, sino también de confirmar a Ninja Theory como uno de los estudios más en forma del momento. La última palabra la tendrán ellos mismos. La oportunidad ha sido perfecta para demostrar que este juego está cargado de acción, espectáculo y mucha ironía, seña de Dante y compañía.

————————————————————————————————————————————-

´- Juegos relacionados

Devil May Cry 4

Enslaved

Heavenly Sword

– No te quedes solo en el juego

Película: Evil Dead de Sam Raimi

Novela: Demonio de libro de Clive Barker 

Canción: Demon Days de Gorillaz

Publicaciones relacionadas

Cerrar