Agua y demonios en Marte

12098

Una de las franquicias más polémicas de la historia de los videojuegos vuelve con más fuerza que nunca, devolviéndonos a las bases de Marte infestadas de demonios, y poniéndonos de nuevo en la piel de un marine que ha de salvar la galaxia sólo con sus manos…y armas muy grandes. Doom ha vuelto con más acción que nunca, y en este avance te explicamos por qué va a ser uno de los grandes shooters de 2016.

En 1993, id Software lanzó un videojuego para sistemas DOS que nos ponía una escopeta en las manos frente a hordas de demonios, dando como resultado una enorme polémica por su contenido gore y su agresivo argumento. Dicha polémica dio como resultado que dicho juego se convirtiera en uno de los más icónicos de la industria. 23 años después, Doom vuelve, esta vez en una versión para PlayStation 4, Xbox One y PC que promete hacernos explotar la cabeza con su acción a raudales y sus gráficos de última generación.

Si bien el argumento de la base marciana infestada de demonios no ha cambiado, Doom 4 no se trata de un remake de la primera entrega, como tampoco es una secuela directa de Doom 3, más bien todo lo contrario, como ha defendido la desarrolladora, que sigue siendo id Software, que no quiere dar demasiados detalles de la vuelta de Doom a nuestras consolas.

El planteamiento de este nuevo título es tan sencillo que asusta, pues como ha definido Marty Stratton, productor ejecutivo del juego, “Doom 4 tiene demonios alucinantes, armas enormes y movimientos rápidos”. Es la perfecta descripción, pues se nos permite, con una gran arsenal de armas que vamos recogiendo a lo largo del juego, destruir a versiones rediseñadas de demonios clásicos de la saga como el Revenant o el Ciberdemonio, en una mecánica que te impulsa a seguir corriendo, nada de buscar cobertura y curarte las pupas.

Esta velocidad, saltos dobles incluidos, promete que el nivel de diversión será más intenso que nunca, habiendo eliminado la curación automática, lo cual nos convencerá para correr y destrozar demonios para robarles sus preciosos botiquines. Destrozar es una palabra muy apropiada, pues se ha incluido lo que id Software ha bautizado como “Glory Kills” (Asesinatos Gloriosos), que nos permiten acabar con los enemigos con nuestras propias manos en diferentes animaciones, a cual más gore. Podremos repartir esta estopa anti-demoniaca tanto en la base de UAC en Marte como en el mismísimo infierno, que ocupará las etapas finales de la intensa campaña individual.

Eso sólo en dicha campaña, porque también tendrá un completo modo multijugador que, según ha asegurado la desarrolladora, será customizable hasta el extremo, pudiendo crear nuestros propios mapas y modos de juego, además de los incluidos por defecto en Doom como Deathmatch o Captura la bandera. Uno de dichos modos, como hemos visto en los tráilers, nos permite convertirnos en un Revenant, lo que equivale a volar y acabar con un equipo de marines. Se ha especulado que esto implica que el resto de demonios también se convertirán en jugables a lo largo de las diferentes etapas del multijugador.

A estos modos se unen unos gráficos sencillos pero que ayudan a crear la perfecta experiencia Doom, y que probablemente equivalgan a un alto ratio de fps, especialmente por la velocidad del juego y el número de enemigos que veremos a la vez en pantalla. Puede que haya agua en Marte, pero los demonios llegarán allí en primavera de 2016 y prometen el Apocalipsis si  nadie puede detenerlos.

Alejandro Díaz

———————————–

IMPRESIONES: Parece que ha pasado un siglo desde que Doom reinaba el territorio de los First-Person-Shooters, pues el anuncio de esta nueva entrega se ha recibido con los brazos abiertos. Su mecánica clásica de destruye y corre promete convertir a Doom 4 en el shooter más divertido de 2016, y su multijugador prácticamente infinito podría competir incluso con la supremacía de Call of Duty.

———————————–

Juegos Relacionados:

Doom

Si te gusta Doom, te gustará:

BulletStorm

No te quedes sólo con el juego:

– Una película: Doom (2005)

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.

Publicaciones relacionadas

Cerrar