Primeras impresiones de Dragon Quest Builders – Constructores de la libertad

 

 

En octubre de 2016 llegó a PlayStation 4 y PS Vita un título de la serie Dragon Quest que poco tenía que ver con lo que la franquicia había presentado hasta la fecha. Dragon Quest Builders continuaba tomando algunas características del género JRPG pero también adoptó otras que parecían sacadas del propio Minecraft.

El exitoso juego de Mojang ha marcado un antes y un después en la industria y por ello no es raro ver como diversos estudios quieren adaptar sus mecánicas de supervivencia y construcción a diversos universos. Ese es el caso de Dragon Quest Builders, ya que el título nos vuelve a poner en la piel de un héroe, pero en esta ocasión una de nuestras mejores armas es el poder de construcción.

Desde tiempo atrás era sabido que Square Enix estaba trabajando para adaptar el juego a Nintendo Switch, pero con motivo del último Nintendo direct Mini que ha sido emitido también se ha publicado una demo del mismo en la eShop. En cualquier caso Dragon Quest Builders llegará a la consola de Nintendo el próximo 9 de febrero, tanto en formato físico como digital.

Como de costumbre en la serie nos encontramos en el papel de un héroe, pero en esta ocasión nos encontramos con un mundo que tiene un problema bastante peculiar. Los habitantes de este mundo son incapaces de construir y crear objetos por culpa de la maldición de Draconarius, un feroz enemigo que ha acabado con la paz del lugar. Es por ello que tendremos que poner en juego nuestras dotes creativas y de construcción para así ayudar a los personajes que requieran nuestra ayuda.

Hablar de videojuegos de construcción conlleva citar a Minecraft y es que Dragon Quest Builders bebe bastante de lo ofrecido por el primero. Eso sí, en esta ocasión nos encontramos con una vista en tercera persona, de forma que podemos comprobar en todo momento qué es lo que nos rodea. De igual forma se ofrecen pequeñas ayudas en forma de cuadrícula para hacer más sencilla y llevadera la tarea de construcción o colocación de elementos.

Otra ayuda importante a la hora de construir son los planos, los cuales vamos consiguiendo según avanzamos en el juego. De esta forma podemos colocar los mismos sobre el terreno para construir diferentes edificaciones sin tener que aprendernos de memoria cada uno de los elementos que se requieren. Cada habitación puede tener un cometido diferente dependiendo de los elementos que haya en la misma, por lo que estos planos nos son de gran utilidad.

La recolección de materiales es otro factor importante en el juego, ya que de ellos depende todo el equipamiento que podamos construir, así como los diferentes elementos para las viviendas que podemos originar. Para gestionar todos estos recursos encontramos un menú bastante similar al de Minecraft por el cual podemos rotar todos y cada uno de los que llevamos. De igual forma nos podemos equipar armas, armaduras y otros elementos para ser más fuertes, ya que aquí también hay combates.

Desgraciadamente Dragon Quest Builders no apostó en su día por combates por turnos como los de la serie principal y tampoco lo ha hecho ahora con motivo de esta edición para Switch. En su lugar encontramos combates en tiempo real en los que simplemente tenemos que machacar botones para golpear a los enemigos o bien valernos de las trampas que podemos construir en los pueblos para así debilitarlos más rápidamente. Y sí, los enemigos hacen su principal acto de presencia durante las noches, al igual que en Minecraft.

Como ya hemos adelantado antes el título que nos encontramos es el mismo que ya salió a la venta en PlayStation 4, aunque hay alguna pequeña novedad exclusiva de esta versión con la que nos podemos topar durante la historia. Será posible montar en un Dientes de Sable, por lo que podremos ayudarnos de él para avanzar mucho más rápido por los escenarios, así como utilizarlo en combate para conseguir materiales especiales al derrotar a los enemigos.

Además los progresos de la demo se podrán transferir a la versión final del juego, al menos todos aquellos jugadores que opten por reservar Dragon Quest Builders en la eShop. De esta forma los avances realizados durante la demo, ya que nos presenta el principio del juego, no tendrán que repetirse una vez el juego haya salido a la venta.

El acabo artístico del juego no tiene nada que envidiar a lo que en su día vimos en PlayStation 4. El título se ve realmente bien tanto en formato portátil como disfrutando en la televisión. De hecho, a la que sí que supera con creces respecto a su formato portátil es a la versión de PS Vita, ya que la pantalla de la consola de Nintendo se adapta mucho mejor a toda la interfaz y elementos que aparecen en pantalla.

Las primeras sensaciones tras jugar a Dragon Quest Builders en Nintendo Switch son realmente buenas y la adaptación a la consola híbrida es bastante destacable. Es cierto que quien lo haya jugado ya no encontrará grandes razones de volver a hacerlo, pero se trata de una ocasión perfecta de disfrutar de esta trepidante y diferente aventura del universo de Dragon Quest en el caso de no haberlo hecho antes.

Es cierto que con el cross-save de PlayStation 4 y PS Vita era posible disfrutar del juego tanto en la televisión como en formato portátil, pero ahora todos los trámites intermedios han desaparecido y lo podemos hacer sin preocupaciones. La experiencia se disfruta por partes iguales jugando con la consola en el dock o fuera de él.

Si quieres comprobar de primera mano qué tal resultados ofrece la adaptación de Dragon Quest Builders a Nintendo Switch te recomendamos pasarte por la eShop y descargarte la demo. Además, recordamos que si te gusta el juego y decides adquirir la versión digital podrás transferir todos tus progresos de la demo.

Publicaciones relacionadas

Cerrar