Palabra de dragón, también en PC

8926

Dragon’s Dogma ha superado al fin su timidez y se ha dejado caer por el barrio de PC con un port que incluye su expansión Dark Arisen. Con todos los contenidos, incluyendo el juego básico y las nuevas misiones y objetos, y además, las pertinentes mejoras técnicas.

Un buen juego de rol siempre entra bien. Da igual que llegue pronto que tarde. Es un género que si todo marcha como es debido recompensa con muchas horas de entretenimiento al jugador. Y actualmente está en un estado de gracia particular para todas las plataformas. Tanto jugadores de consolas como usuarios de ordenador no tienen por qué privarse de títulos tanto de rol oriental como occidental, si bien los primeros parece que se resisten un poco más que los segundos a dar el paso. Pero al final todo acaba llegando.

A Dragon’s Dogma le ha terminado por llegar la hora igualmente. El RPG de Capcom ya dejó muestras de una estupenda calidad en PlayStation 3 y Xbox 360, y de hecho actualmente tantea los terrenos del juego en red con Dragon’s Dogma Online para PlayStation 4, PlayStation 3 y PC. Capcom tiene entre manos una licencia fresca con la que renovar fondo de armario, y como sucede hoy en día con las principales sagas, había que ir pensando en ampliar competencias. Eso sí, le ha costado lo suyo, pero al menos llega con todo.

Como se anunció en su momento, Dragon’s Dogma aterriza en los ordenadores personales y lo hace con todo el equipo, o lo que es lo mismo, lo que nos viene es en realidad Dragon’s Dogma: Dark Arisen, una edición ampliada del juego que viene con expansión incluida. Esto significa que además de los contenidos del juego básico de Dragon’s Dogma, podremos acceder también a partir de determinado momento a la isla de Bitterblack, donde nos toparemos con otro un entramado laberíntico plagado de peligrosas criaturas. Pero para estar más tranquilos, podremos contar con nuevas piezas de equipo, nuevas habilidades, y lo mejor de todos, nuestros fieles peones.

Empezando por el principio, Dragon’s Dogma es un RPG de acción en el que manejamos un protagonista personalizado a nuestro gusto y con tres posibles vocaciones que le convertirán en un guerrero, un explorador o un mago. Este personaje empezará su historia tras un prólogo en el que nos acostumbraremos al manejo del juego y principalmente al combate, y no será precisamente un inicio placentero, ya que un dragón hará acto de aparición, le arrancará el corazón y establecerá un extraño vínculo que marcará su destino. Todo ello, tomado lo más al pie de la letra posible.

Con ello, lo que viviremos en la aventura serán los avatares, idas y venidas del Arisen, una especie de elegido con la facultad de entrar en la Falla, una especie de brecha dimensional donde se encuentran sus sirvientes, los peones. Asistentes de diversas clases y niveles a los que se puede contratar por un precio para formar un grupo hasta de cuatro miembros, algunos incluso gratis, pero nuestro Arisen tiene un peón principal que también definiremos al gusto. Peón que irá aprendiendo y evolucionando junto con el Arisen, ganando experiencia y puntos de vocaciones que pueden emplearse en aprender nuevas habilidades, pero sobre todo, gestando la evolución de su profesión y vocación principal ramificando y diversificando sus capacidades en un sistema multiclase, de tal manera que un guerrero puede llegar a aprender magia y convertirse en un caballero místico, por poner un ejemplo. Y si el Arisen es nuestro avatar, el peón principal es en realidad el quid de la cuestión, porque Dragon’s Dogma: Dark Arisen es un juego concebido para compartir estos peones online, aprovechar los de otros jugadores e igualmente poner el nuestro a su servicio.



Dragon’s Dogma: Dark Arisen está muy encarado a la acción, siendo el soporte principal de un juego de mundo abierto en el que podemos explorar a placer, recoger todos los materiales y objetos que encontremos y buscarnos nuestros puntos de recolección favoritos para luego combinarlos y elaborar pociones, herramientas y demás ítems que nos serán de gran ayuda. Cómo no, hay multitud de misiones secundarias a disposición para que ganemos unas monedas extra y demos un empujón a nuestros puntos de experiencia. Y tenemos un amplísimo catálogo de armas, armaduras, ropas y complementos para personalizar los personajes como consideremos oportuno. Pero todo esto, realmente, no es nada nuevo. Si jugaste a Dragon’s Dogma: Dark Arisen en 2013, ya conoces esto sobradamente.

Y es que el port para PC de Dragon’s Dogma: Dark Arisen es justo eso, un port para PC. Y no lo decimos en sentido despectivo, ni mucho menos. Es una edición que introduce las pertinentes mejoras técnicas y que, repetimos, incluye todo la experiencia íntegra. Así pues, Dragon’s Dogma: Dark Arisen para PC es simple y llanamente la oportunidad de descubrir y disfrutar este juego si te decantas por un ordenador para tus ratos de ocio. Con dos años y pico de espera, pero ya dicen que nunca es tarde si la dicha es buena. Nosotros creemos que sí, que es buena. Que es entretenida, y muy disfrutable. Todo le llega al que sabe esperar.

Juan Elías Fernández

——————————————————————-

Impresiones

Es indudable que el género de los juegos de rol está cambiando. Y es indudable que el panorama del videojuego lo lleva haciendo ya un tiempo para unificar plataformas. De sumar dos y dos sale esta edición de Dragon’s Dogma: Dark Arisen, una nueva opción para los jugadores de PC bastante interesante que les va a garantizar un extenso rato de exploración y combates. Si eres fan del género en su vertiente más encarada a la acción y no te separas de tu ordenador, ya sea para jugar con teclado y ratón o con pad, estás de enhorabuena.

——————————————————————–

Juegos relacionados:
 


Si te ha gustado te gustará:


No te quedes solo en el juego:
 

Publicaciones relacionadas

Cerrar