Velocidad al límite

Un año más, toda la emoción de la Fórmula 1 llega a nuestras consolas de la mano de Codemasters. Un juego que innova dentro de la serie y ofrece una propuesta de lo más completa.

Muchos desgraciados ejemplos nos han confirmado una y mil veces que contar con una jugosa licencia no siempre es sinónimo de calidad. Muchas son las compañías que no logran cogerle el tino a tal o cual franquicia, para desesperación de los fans. Por desgracia, este no es el caso que nos ocupa. Codemasters sigue demostrando el por qué son una de las compañías más inspiradas a la hora de desarrollar juegos de velocidad (no en vano son los autores de títulos como Dirt).

Como en la tele

F1 2011 sigue siendo, como sucediera el año pasado, un sueño hecho realidad para cualquier amante de esta competición. La opción principal de juego es el llamado modo Trayectoria. En él tenemos que elegir los atributos de un piloto (nombre, nacionalidad, escudería, etc.) y uno de los cuatro niveles de dificultad con los que nos reta el título. A partir de ese momento nuestro objetivo pasa por convertirnos en campeón del mundo, compitiendo para ello en veinte circuitos situados en cada rincón del globo.

Además, dentro de esta modalidad tenemos que llevar a buen puerto acciones ajenas a lo que es correr en sí mismo, como conceder entrevistas. Esto ya estaba en la entrega del año pasado, pero en esta ocasión tenemos que responder a las preguntas de un periodista de forma personalizada. Sobra  decir que esto aporta un mayor realismo a la experiencia.

Y no es en el único aspecto en el que esto se ha conseguido. Por ejemplo, en F1 2011 podemos afrontar distintos retos de investigación para nuestro equipo. Es decir, llevar a cabo pruebas similares a entrenamientos pero gracias a las cuales facilitamos datos a nuestros mecánicos, logrando así mejorar nuestro vehículo.

Pero este realismo tiene su parte “dura”, y es que si los demás pilotos de nuestra escudería nos superan durante las carreras, dejamos de ser el niño mimado y es otro quien pasa a liderar el conjunto (pasando a ocupar el mejor coche). Vamos, que ser un campeón no es lo que se dice fácil, y hay que empezar haciendo los deberes en casa mismo.

Gracias a todos estos elementos, unos gráficos muy convincentes, la impredecible inteligencia artificial de los rivales y las partidas multijugador para hasta dieciséis usuarios, hacen de F1 2011 un título muy completo que difícilmente va a decepcionar a los amantes de motor. Una  de las entregas más completas que han pasado por nuestras manos en mucho tiempo.

Publicaciones relacionadas

Cerrar