Sol y Sombra

10313

Dices ahora el nombre de Peter Molyneux en videojuegos y es algo así como decir en cine Nicolas Cage: motivo de chiste. Pero no siempre fue así.

La comparación es menos gratuita de lo que parece si atendemos a las grandes carreras de ambos y el momento que están sufriendo ahora.

Bueno dejemos al pobre de Nicolas tranquilo que ya tiene lo suyo y vamos a lo que nos interesa, una de las obras más populares de Molyneux, Fable, que diez años después de su estreno en la Xbox original llega ahora a Xbox 360 con la remasterización Fable Anniversary.

Antes de lanzarnos a daros un avance de esta versión del clásico que ya hemos tenido la suerte de probar en AlfaBetaJuega, debemos hacer una más que importante aclaración.

Fable Anniversary no es un remake del juego original, es decir, no ha sido rehecho de cero y adaptado a los nuevos tiempos, es una remasterización gráfica del original; un juego similar al que salió hace 10 años por lo que hay que valorar todos los aspectos del mismo teniendo esto en cuenta. 

Lo que debéis saber es que el juego es la adaptación del Fable que salió en PC un año después del original y que incluía una expansión llamada The Lost Chapters que le da algo más de vida al juego, mucho más armamento y posibilidades.

Con esto en cuenta insistimos, los fans del juego original serán los que más disfruten de la propuesta y es una oportunidad idónea para los que arrancarais la saga en otra de las entregas (seguramente Fable II) y no pudierais disfrutar del original porque era exclusivo de Xbox (y después de PC). La oportunidad perfecta para los jugadores que arrancaran su andanza con Microsoft en Xbox 360.

Sin embargo, el juego tiene 10 años y, en la industria del videojuego, 10 años son muchos años. Esto quiere decir que dado que el juego no ha sido alterado profundamente, hay una serie de errores que deberían haber sido superados.

Que el sistema de combate sea simple o el juego lineal o fraccionado no puede ser motivo de protesta pues el original era así. Pero, por ejemplo, que el juego siga contando con dilatados tiempos de carga cuando cambiamos entre zonas debería estar superado. 

O que el motor gráfico siga teniendo ciertas dificultades para cargar texturas no debieran existir. Aunque, evidentemente, hemos podido probar una versión no final del juego.

Eso sí, la mejora en las texturas, la iluminación, los modelados y algunos detalles en los efectos gráficos son un mundo en comparación con la aventura original.

Por supuesto, el juego sigue conservando las bondades del original y aquí está el motivo para hacerse con él. Fable nos cuenta la historia de un niño que ve cómo su pueblo es arrasado. 

A partir de aquí arrancará una aventura en busca de venganza pero con una particularidad, que fue el gran acierto de Fable aunque no tanto como Molyneux vendió en la época.

Nuestro héroe puede escoger entre tomar el camino del bien o del mal (incluso algún estado intermedio). Este hecho lo que consigue es que los personajes que interactúan con nosotros se comporten de manera diferente dependiendo de nuestro nivel de bondad o maldad.

Además, este nivel también cambiará la apariencia física de nuestro personaje y nuestras habilidades dándole al juego un halo único que es uno de los puntos por los que la saga tiene tantos seguidores.

Por otro lado, la banda sonora compuesta por Danny Elffman para la ocasión (autor de casi todas las partituras de Tim Burton) sigue con el encanto original y también se mantiene el doblaje original en castellano de hace diez años.

Impresiones: A falta de ver el juego en su totalidad sí os podemos decir que Fable Anniversary es la excusa perfecta para los fans de la saga y aquellos que por una cuestión de plataformas no pudieron disfrutar del original. Es el título que a muchos enamoró hace 10 años, pero con cierto lavado de cara gráfico.

————————————————————

Juegos Relacionados

No te quedes solo en el juego

  • Una película: Willow de Ron Howard
  • Una serie: Juego de Tronos
  • Una canción: Jekyll & Mrs. Hyde de Lujuria

Publicaciones relacionadas

Cerrar