Primer paso hacia la batalla

Ubisoft se desmarca de sus propuestas habituales e inicia una nueva franquicia con For Honor, que en los últimos días ha mostrado parte de su modo multijugador en una alfa cerrada a disposición de los usuarios. Aunque solo ha permitido testar algunos de sus apartados, ninguno de la campaña individual, estamos en disposición de ofrecer nuestra primeras impresiones de un juego cuyo lanzamiento está previsto para el 14 de febrero de 2017.

12169

Unos meses antes de su lanzamiento el 14 de febrero del próximo año, convirtiéndose así en el mejor regalo de San Valentín para sorprender a tu pareja, Ubisoft ha decidido lanzar una versión alfa con la que testar el funcionamiento del multijugador. Sin embargo, este acceso anticipado a algunas de las funciones online no incluye ninguna muestra de la campaña individual, que también ofrecerá la versión final del videojuego con el objetivo de extender la experiencia de juego más allá de la vertiente competitiva.

De este modo, desde el pasado 15 de septiembre y hasta hace pocas horas se ha podido disfrutar, previa invitación, de un anticipo de diversos modos online desarrollados en hasta tres escenarios diferentes. Sin duda, una buena forma de conocer sus características multijugador, en principio el punto fuerte del título, antes de su llegada en 2017. A continuación te ofrecemos nuestras impresiones de la alfa cerrada que hemos tenido la ocasión de probar en PlayStation 4.

Tras un pequeño modo Práctica que expondremos a continuación, la alfa cerrada da inicialmente acceso a dos modalidades diferentes dentro del clásico modo Dominio, en el que el jugador debe conquistar y mantener zonas tras eliminar a los enemigos presentes en esas áreas en partidas de 4 contra 4. La primera de ellas es Player vs. Player, que invita al enfrentamiento contra otros jugadores vía online, mientras que la segunda es Player vs. IA, donde el rival es controlado por la máquina.

Por otra parte, otro modo de juego llamado Duel nos propone un enfrentamiento directo contra un solo jugador en encarnizadas batallas desarrolladas en diversas rondas. Por último, el modo Brawl es una variante de Duel que ofrece la posibilidad de ampliar los participantes en esas batallas hasta un total de 2 contra 2. Cabe señalar que cada uno de los modos puede disputarse en cualquiera de los mapas disponibles en la alfa, a saber Overwatch, River Fort y Citadel Gate.

Al iniciar la alfa, el usuario tiene la oportunidad de escoger entre el bando de los Caballeros, los Vikingos y los Samuráis, cuya emblema podrá escogerse entre diversas opciones e incluso modificar, tanto en forma como en color, al gusto del jugador. Una vez escogido el escudo, se accede de forma automática a un modo Práctica con el que habituarse a los controles del juego. Se trata de un tutorial que enseña las mecánicas básicas de batalla, tanto en defensa como en ataque.

En la fase defensiva, el jugador debe predecir el costado por el que va a iniciar el ataque el rival para bloquearlo antes y no sufrir daños, pudiendo además rodar en el suelo para evitar cualquier contacto. En lo referente al ataque no se ha innovado demasiado, pues el usuario puede llevar a cabo un ataque rápido o uno más potente pero más lento que deja más expuesto a la réplica del adversario. Otra opción adicional es la de romper la guardia, que básicamente consiste en empujar al oponente para dejarlo ligeramente aturdido y aprovechar para asestarle un par de golpes.

Una vez superado el tutorial, se nos da pleno acceso a los distintos modos de juego, que podremos afrontar con un diverso elenco de héroes ampliable con las monedas que la propia alfa pone a nuestra disposición. Así, tenemos la oportunidad de ponernos en la piel de dos personajes de cada facción, cada uno con unas características y una dificultad de manejo propia que el mismo juego nos indica: los Caballeros cuentan con el Guardia y el Conquistador, los Vikingos con el Buscador y el Berserker, y los Samuráis con el Kensei y el Orochi.

En cualquier caso, todos ellos serán personalizables en infinidad de aspectos, tanto físicos como accesorios, conforme el usuario vaya subiendo de nivel. Por ejemplo, una simple espada podrá modificarse tanto en la empuñadura, en la guarda o en la hoja. Además del equipo, el aspecto del propio personaje también podrá cambiarse de forma bastante completa, incluso en lo referente al sexo del guerrero en cuestión.

Una vez iniciada la batalla en cualquiera de los modos de juego disponibles, hemos podido comprobar cómo la forma de lucha es relativamente simple aunque difícil de dominar a la perfección. Sobre todo si el jugador queda en inferioridad numérica y se encuentra frente a dos oponentes, momento en el que conviene dejar a un lado las sutilezas y salir corriendo para evitar la más aplastante de las muertes.

Muertes que, por otra parte, están total e inexplicablemente exentas de sangre, justo lo que esperábamos en una propuesta de cuerpo a cuerpo tan intensa y brutal como la que nos ocupa. De hecho, una de las animaciones supone la decapitación del personaje, por lo que no tiene demasiado sentido eliminar, o al menos disimular, el factor gore.

Gráficamente el juego cumple a la perfección. Pese a algunos problemas de lag en momentos puntuales de las partidas, los escenarios lucen bien iluminados y con una buena cantidad de detalles en una correcta distancia de dibujado. Todos los elementos en plano, pertenecientes tanto al decorado, a la IA como al resto de usuarios, cargan de forma eficiente. No obstante, se hace necesario destacar el abusivo grafismo que, en ocasiones, inunda la pantalla hasta llegar a atosigar.

En lo referente al audio, no nos ha sorprendido encontrarnos con una versión alfa íntegramente en inglés, tanto sonora como textualmente, una tendencia cada vez más habitual en fases de pruebas como la que hoy nos ocupa. Sin embargo, no deja de llamar la atención el escaso interés de las distribuidoras en lanzar alfas y betas en nuestro idioma, al menos en lo relativo a los menús explicativos que el jugador debe comprender para comenzar a jugar. El caso más reciente, Battlefield 1.

Javier Castillo

Es indudable que los chicos de Ubisoft Montreal aún tienen muchos aspectos que pulir, aunque el aspecto general del multijugador online ha cumplido las expectativas. Con una forma de combate bastante sencilla y haciendo uso de fases ataque/defensa claramente diferenciadas, los desarrolladores han instaurado un sistema de juego fácilmente entendible por el grueso de usuarios aunque solo los más capaces, o aquellos que más horas dediquen a estos enfrentamientos, lograrán dominar completamente.

Por el momento, esta fase alfa ha dejado entrever algunos desequilibrios en el combate que confiamos se solucionen en las siguientes versiones del título, sobre todo en lo relativo a la enorme ventaja que supone cualquier tipo de superioridad en el campo de batalla. El apartado gráfico, aunque satisfactorio en líneas generales, requiere de algunos ajustes para un funcionamiento más eficiente en los modos online.

Sin embargo, y dado la naturaleza de la fase que hemos podido probar estos días, no debería ser un aspecto criticable por el momento, teniendo en cuenta que el funcionamiento de los servidores es precisamente lo que se está tratando de testar con esta alfa. Esperaremos ansiosos a una próxima fase de pruebas en la que, por qué no, pueda haberse incluido una pequeña muestra de un modo historia que se antoja primordial para redondear el conjunto.

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…
Assassin's Creed IV: Black Flag
Assassin's Creed Unity

El personaje del multijugador online puede personalizarse por completo, tanto sus accesorios como físicamente.

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.
Cerrar