Llega la revolución de los MMO

¿Marcará Guild Wars 2 un antes y un después dentro del género de los multijugadores masivos para PC? Eso aseguran sus creadores. Nosotros, por lo pronto, os vamos adelantando lo que sabemos.

Habitualmente esta industria se mueve despacio. Un juego sienta las bases, otro las perfecciona, y muchos más las mantienen para llevarse su parte del pastel. Pero de vez en cuando surgen títulos que, lejos de conformarse con lo que ya hay en el mercado, intentan ir un escalón más allá. Este es el caso de Guild Wars 2, un juego llamado a convertirse en una nueva referencia dentro de los juegos en línea.

La guerra que se avecina
Aquellos que recuerden el primer Guild Wars sabrán que este ofrecía un concepto bastante innovador dentro de los juegos de rol masivos online (MMO); básicamente, tenía una historia profunda, algo pocas veces visto dentro del género. Pues bien, esta segunda parte no se conformará con seguir esta misma línea, sino que incluso nos permitirá profundizar en la propia biografía de los personajes. Vamos, que el grado de personalización será enorme.

¿Y cómo se conseguirá? Pues básicamente, al encargarnos de editar nuestro héroe (como en todos estos juegos), también tendremos que responder a preguntas específicas. No solamente elegiremos raza, atributos y demás, sino que también podremos decidir en qué universidad estudiamos, cual ha sido nuestra condición social, gremio, etc. De esta manera no existirán dos jugadores iguales y la afinidad con nuestro alter ego en la aventura será absoluta y compleja.

Pero esta información no será sencillamente estética o anecdótica (lo cual no tendría mucha gracia), sino que afectará a la jugabilidad en su totalidad. Según han confirmado los responsables de esta secuela, de la historia que decidamos tener a nuestras espaldas, dependerán nuestras habilidades y, sobre todo, las misiones y el transcurso del juego. Un concepto que, efectivamente, puede llegar a resultar de lo más innovador en el mundo de los MMO.

Forjando nuestro destino
Por otro lado, el juego también pretende abandonar el estilo encorsetado de la primera parte, para ofrecer una evolución más variada para los personajes. O lo que es lo mismo, que independientemente de nuestra propia raza (la que elijamos al principio), contaremos con un abanico muy amplio de habilidades y opciones generales, por así decirlo. Para que así no tengamos que limitarnos en ningún momento. Esto no quiere decir tampoco, no obstante, que cada tipo de personaje no tenga sus particularidades.

En cualquier caso, serán las armas y los objetos lo que marquen la diferencia en Guild Wars 2. Unas y otros nos permitirán potenciar nuestros atributos, haciéndonos únicos y continuando esta percepción flexible y estratégica del juego.

¿Dónde estará, principalmente, la importancia de cada raza? En los retos específicos para cada una de ellas. Estos estarán repartidos por el generoso mapa del título, y nos permitirán entrenar, experimentar opciones especiales y, claro, mejorar nuestro equipo.

Y las novedades de Guild Wars 2 no terminan ahí. Durante el desarrollo del juego nos encontraremos con misiones realmente dinámicas, que nos harán sentir como si el universo que vemos a nuestro alrededor estuviera realmente vivo y en constante movimiento. Esto no será del todo así, claro, para que todos los usuarios puedan disfrutar de todo su contenido, pero dará la impresión. ¿Cómo? Muy fácil, en cuanto nos movamos por el escenario, podremos encontrarnos con situaciones muy diferentes, en las que tendremos que colaborar con otros jugadores, pero que no empezarán y terminarán con nosotros, sino que se mantendrán durante bastante tiempo. Es decir, que si un grupo de usuarios están peleando contra un enemigo y nosotros pasamos por delante, nos podremos unir a la refriega al instante. Algo que los programadores del juego están consiguiendo gracias a un esfuerzo extra, que pasará por crear misiones más largas y profundas de lo habitual. Pero seguramente el duro trabajo merecerá la pena a la hora de hacernos sentir como los auténticos protagonistas de Guild Wars 2.

Gráficamente, el título mantendrá el tipo, pese a no exigir demasiada potencia a nuestros equipos. Lo conseguirá siguiendo la técnica del nuevo Zelda de Wii. Es decir, valiéndose de un artístico y hermoso acabado visual para disimular sus propias limitaciones. Con todo, encontraremos personajes bien recreados, enemigos muy impresionante, escenarios grandes y profundos y, en líneas generales, un buen trabajo de efectos e iluminación. Sin ser sobresaliente, Guild Wars 2 llamará la atención positivamente a los pocos minutos de ponernos con él.

Primera impresión. Si Guild Wars fue, ya en su momento, un multijugador masivo online a tener en cuenta, su secuela va camino incluso de superarse. Y lo hará, a priori, gracias a poner sobre la mesa lo que muchos llevábamos tiempo pidiendo: una historia personal y propia. Un juego que, pese a ser compartido, nos haga sentir como si fuéramos alguien especial. Si finalmente cumple con todo lo prometido, seguro que causa sensación entre los aficionados a este tipo de experiencias en línea.

Publicaciones relacionadas

Cerrar