Geralt se toma un descanso

El minijuego de The Witcher 3: Wild Hunt, Gwynt, da el salto como videojuego independiente free-to-play. Se trata de un juego de estrategia y cartas protagonizado por los héroes y demás personajes del universo del brujo Geralt de Rivia y que ahora ha estrenado su fase beta cerrada en Xbox One y PC. Tras haber probado las dos versiones te contamos nuestras primeras impresiones.

The Witcher 3: Wild Hunt no solo fue el mejor videojuego de 2015, sino que es el galardonado con más premios GOTY de toda la historia del ocio electrónico. Pero el título de CD Projekt RED no solo ha triunfado por su historia y su inmensidad, sino que el Gwynt, el minijuego introducido en la última aventura también hizo las delicias de los jugadores de la última aventura de Geralt de Rivia.

En anteriores entregas de la saga The Witcher los dados eran el entretenimiento del brujo norteño, pero la compañía polaca decidió darle algo más de profundidad en la tercera y última parte de la saga con Gwynt, un accesible juego de cartas que, pese a su simpleza, resultó tremendamente adictivo y divertido. Ahora se ha convertido en un título independiente con Gwent: The Witcher Card Game.

El videojuego todavía no tiene fecha de lanzamiento para PlayStation 4, Xbox One y PC y sabemos que se trata de un free-to-play. Pero ahora hemos tenido la oportunidad de probarlo por primera vez en la fase beta cerrada que ha dado comienzo en Xbox One y PC. La primera de las versiones nos ha dado constantes problemas de conexión con los servidores, por lo que basamos estas impresiones en la de PC. Imaginamos que las diferencias entre ambas versiones, si las hay, serán mínimas.

Lo primero que debes saber sobre el Gwynt (el nombre en castellano que se le dio al Gwent, nombre original en inglés) es su funcionamiento y mecánicas principales. No nos enrollaremos mucho porque damos por hecho que si te interesa el juego es porque lo conoces de The Witcher 3. En caso contrario tal vez haya otras opciones de juegos de cartas y estrategia que puedan ajustarse más a tus necesidades.

Gwynt consiste, básicamente, en jugar una carta por turno hasta que consigas tener más poder ofensivo sobre el tablero que tu rival. Teniendo en cuenta que el número de cartas que tenemos en nuestra mano es limitado y que debemos ganar dos rondas para hacernos con la partida debemos gestionarlas muy bien. Esta es la premisa inicial, que por supuesto se complica con cartas que anulan los efectos de otras, los potencian y un largo etcétera.

En Gwent: The Witcher Card Game podremos elegir las mismas facciones que había disponibles en The Witcher 3 (incluida la añadida en la expansión Blood and Wine): Reinos del Norte, Scoia’tael, Monstruos, Nilfgaard y Skellige. Lamentablemente la facción del imperio Nilfgaardiano no está disponible todavía en esta beta cerrada, aunque se avisa de que lo estará próximamente.

Cada una de las facciones tiene cartas exclusivas, así como habilidades únicas y líderes con funciones muy diversas. Es por ello que configurar diferentes barajas para cada una de las facciones puedes ser determinante para vencer en según qué contextos. Cada grupo de cartas tiene una forma de jugarse muy diversa, por lo que podrías tratar de jugar con todas por diversión o sencillamente dominar una de ellas.

Las bases del Gwynt que experimentamos en The Witcher 3 se mantienen intactas en Gwent: The Witcher Card Game, pero sí hemos notado algunas diferencias que es importante reseñar. En primer lugar las cartas de líder tienen más importancia que nunca, pues dejan de ser anecdóticas o una ayudita para convertirse en habilidades que pueden cambiar el rumbo de una ronda.

Otro de los cambios que hemos percibido es que ahora tras el final de cada ronda se roban cartas. Una de las bases del Gwynt de The Witcher 3 era la gestión de la mano que tenías de inicio y del número de cartas, porque a no ser que eligieras a los Reinos del Norte (que roban una carta cuando ganan una ronda) solo había una forma de robar (clave en este juego para tomar la delantera al rival y tener más opciones): sacando al campo de batalla las cartas de espías (que se colocan en el terreno rival y nos hacen robar cartas a nosotros).

Ahora todo eso ha cambiado y tras la conclusión de la primera ronda (sea cual sea el resultado de la misma) cada uno de los jugadores robará dos cartas. En caso de que la partida se prolongue a la tercera ronda los jugadores volverán a robar una carta más cada uno. De este modo se rompe un poco las estrategias de juego que existían en The Witcher 3, pues se da menos importancia a las cartas que tenían como habilidad hacernos robar cartas e incrementar el tamaño de nuestra mano. Pese a ello, Gwynt ha ganado en complejidad, pues las nuevas cartas tienen muchas habilidades que antes no existían y que ahora permiten mayor variedad y aleatoriedad en las partidas.

En cuanto a opciones de juego, la beta cerrada de Gwent: The Witcher Card Game no nos permite probar las campañas que prometen ser de lo más entretenidas. Sin embargo tenemos la posibilidad de hacer un breve tutorial por si no conocemos las bases del juego, adentrarnos en partidas online contra jugadores de todo el mundo y también echar un vistazo a la tienda, donde podremos comprar sobres con dinero real.

De los sobres salen cuatro cartas base que se unirán a nuestra colección y que podremos incluir en nuestras bajaras (en la beta también podemos acceder al creador de mazos). Además de ello se nos dará a elegir una carta entre tres con características más especiales. Las otras dos serán descartadas.

El título, por ahora, está completamente en inglés, tanto en voces como en textos. El doblaje, afortunadamente, da continuidad a las voces que conocemos de la saga The Witcher, por lo que es un placer volver a escuchar a Geralt y a toda la panda. Lamentablemente si no entiendes bien el inglés te costará seguir las normas y las habilidades de cada carta al no poder leerlo siquiera en castellano. Esperemos que el juego final sí incluya textos en nuestro idioma.

Joel Castillo

 

Gwent: The Witcher Card Game conserva las bases jugables que pudimos experimentar y disfrutar en el Gwynt de The Witcher 3, aunque la complejidad ha aumentado considerablemente gracias a muchas más cartas y un mayor número de habilidades que hacen las partidas más variadas e impredecibles. Las facciones también se mantienen intactas, aunque Nilfgaard aún no se encuentra disponible.

Algunos cambios que hemos detectado con respecto al minijuego original son adecuados, pero otros como el robo de cartas tras el final de cada ronda rompen las estrategias jugables del Gwynt de The Witcher 3 y son difícilmente comprensibles. Pese a ello, Gwent: The Witcher Card Game es realmente entretenido, especialmente contra jugadores reales, y ya estamos deseando tener acceso a las campañas para comprobar de primera mano todas sus características.

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.

Publicaciones relacionadas

Cerrar