Los ases de Blizzard

10072

Comenzó siendo conocido como Blizzard DOTA para luego pasar a denominarse Blizzard All Stars y, finalmente, Heroes of the Storm. En realidad, su segundo título es el más descriptivo de todos: los personajes estrella de Blizzard se lanzan al ruedo en un todos contra todos.

Esto de reunir a los personajes de una compañía, y a veces incluso invitando gentilmente a lo de otras, es algo que no nos viene de nuevas. Seguramente algún lector esté pensando en Smash Bros., y desde luego es un referente tan claro como inevitable, pero desde luego no es el único. A Capcom no se le caen los anillos por juntar al personal de su catálogo para protagonizar juegos de lucha, y Konami hasta puso a los suyos, al igual que Sega, al volante de unos karts. Recientemente, Sony ha probado con su PlayStation All-Stars Battle Royale, así que ¿por qué no iba a apuntarse alguna compañía más? Quizá no para echar carreras o para curtirse el lomo en un juego de lucha, pero si tenemos una desarrolladora ducha en temas de estrategia y con unos cuantos héroes y villanos que su público tiene bien presentes, la cosa parece estar clara.

El que Blizzard eche mano de galería de personajes propios para protagonizar un MOBA, o arena de batalla online multijugador, es algo que se antoja como una especie de evolución natural. No en vano es un género en auge ahora mismo gracias a títulos como DoTA 2 o League of Legends, además muy presentes estos en el panorama de los eSports. Y por ello no es de extrañar que desde 2011 se llevase en danza este proyecto que ha pasado por un par de bautismos. Primeramente conocido como Blizzard DOTA, un título que tiene bastante de declaraciones de intenciones, aunque no tanto como el siguiente, Blizzard All Stars, que ya dejaba clara la voluntad de la desarrolladora hacer que personajes como Kerrigan, Arthas, Nova o el propio Diablo se viesen las caras en un mismo juego. Finalmente es el más épico aunque menos concreto Heroes of the Storm el que perdura para la posteridad.

Heroes of the Storm pretende sacar punta a la fórmula aplicada en DoTA, el mod que inició todo y que ha terminado creando este subgénero competitivo dentro de la estrategia que pone a dos equipos de jugadores, cada uno de ellos al mando de un héroe en concreto, que debe no solo hacer frente a las hordas de unidades así como a los generales del equipo contrario sino además ocuparse de gestionar sus propias tropas, usar sus propias habilidades en batalla y conseguir tomar la base enemiga para reclamar la victora. Más o menos estas premisas se conservarán en Heroes of the Storm, que quiere suscribirse a estas directrices que cuentan con no pocos fans en el ámbito de los juegos y en especial en el mercado del PC. Sin embargo, hay algunas características que harán de Heroes of the Storm un juego con un toque algo diferente

La primera es obvia y es la propia razón de ser del juego. En Heroes of the Storm encontraremos lo mejor y más granado de Blizzard, procedente de sus licencias más conocidas como Warcraft, StarCraft o Diablo sobre el tapete de juego. Y si bien los universos de Diablo y Warcraft no es que sean tan escandalosamente diferentes, ver a personajes de StarCraft abandonar su mundo futurista para medirse contra seres procedentes de ambientaciones de fantasía épica es desde luego un contraste bastante llamativo. Cada uno de ellos estará encuadrado en una determinada clase para que elijamos según nuestros gustos y preferencias a la hora de jugar de una manera o de otra. Pero el juego no se detendrá aquí.

Blizzard ha hecho hincapié en la promoción de su juego de una serie de elementos diferenciadores, y la flexibilidad a la hora de personalizar nuestros personajes es uno de ellos, algo que no está tan presente en otros títulos de este mismo género, donde la progresión es más lineal, con un set de habilidades ya definido que iremos desbloqueando al sumar niveles. En el caso de Heroes of the Storm tendremos la posibilidad de elegir entre varios grupos de habilidades alternativas que nos darán la oportunidad de afinar en cuanto hacia donde queremos que vaya nuestro personaje en lo que a desarrollo personal se refiere. Otra cosa será cuando dependamos de enviar la ristra de unidades controladas por la CPU contra nuestro adversario, algo en lo que el terreno tendrá mucho que decir.

Y es que aquí viene otro de los desmarques con respecto a otros exponentes de los MOBA. Los escenarios de Heroes of the Storm van a ser cruciales para desequilibrar la balanza hacia un lado o hacia el otro. No tanto por su mapeado como por los efectos que determinadas zonas o elementos puedan tener sobre nuestras unidades o las del contrario. Por ejemplo, habrá escenarios que nos permitan acceder a otros tipos de unidad en concreto, siendo una de ellas elCaballero Dragón, en el cual se podrá transformar nuestro personaje en un cierto lugar determinado. Pero por otro lado, habrá otros mapeados en los que nos encontraremos con individuos y criaturas que nos pueden prestar favoressi previamente les hacemos uno a ellos.

Blizzard pretende echar el resto en esta gran fiesta de empresa en la que ha reunido a sus principales efectivos con el firme y único propósito de que los jugadores se diviertan con lo que realmente importa, dejando de lado algunos elementos que pueden resultar engorrosos para los no iniciados y permitiendo que el jugador se centre en la diversión y en la progresión y personalización de sus héroes (o villanos favoritos). De hecho, algunos rasgos presentes en otros juegos como el Last Kill (la última muerte del mapeado, que suele suponer una recompensa de cara al jugador que la consigue) no están presentes por entender que pueden superponerse al objetivo de la partida o alterar la dinámica de grupo entre los propios jugadores. En Heroes of the Storm, Blizzard quiere que prime el jugar como un equipo, sin que haya incentivos para que alguien quiera hacerse de notar sobre el resto y que, por tanto, los jugadores tengan que formar entre sí una piña, que es lo que en el fondo da la base a la filosofía de los MOBA.

Impresiones: Quién puede resistirse a la idea de un juego de estrategia competitiva con los personajes más destacados de Blizzard, que además ya es de por sí una eminencia en este género. De por sí la propuesta suena bien, pero tal como la desarrolladora pretende encararlo, parece que Heroes of the Storm puede ser una llave de entrada a unos terrenos que algunos aún ven con recelo. Lo veremos a lo largo de 2014.

Juan Elías Fernández

——————————————————————————–

Juegos relacionados:

StarCraft II
Diablo III
World of Warcraft

Si te ha gustado te gustará:

League of Legends
Guardianes de la Tierra Media

No te quedes solo en el juego:

Canción: Blind Guardian – Sacred Worlds

Publicaciones relacionadas

Cerrar