Humanidad, año cero

Cada año los videojuegos nos dejan una perla que a todos nos gustaría tener en nuestras bibliotecas. Un juego que está llamado a marcar una época. Este es el caso de Horizon: Zero Dawn, un videojuego que tiene una gran oferta que hacernos. Una historia que mezcla estupendamente los elementos cinematográficos con escenarios muy cuidados y con personajes muy profundos. AlfaBetaJuega ha tenido la oportunidad de probar este juego en la playroom de Sony en Madrid y estas son nuestras primeras impresiones del videojuego.

14186

Mucho se ha hablado de cómo será el futuro. Esta temática ha sido a menudo usada por la ciencia ficción. En muchas ocasiones el futuro imaginado no ha sido muy bueno para la humanidad y por lo general por culpa de las máquinas creadas por él mismo. Esta es la base de Horizon: Zero Dawn, aunque en esta ocasión la propuesta va un paso más allá ya que estos robots que en algún momento se adueñan del planeta no toman la forma de androides con gigantes metralletas o de ordenadores listos.

En esta ocasión las máquinas han evolucionado hasta convertirse en una especie de fauna jurásica que han puesto a la humanidad en una situación casi prehistórica. Un regreso a nuestros orígenes en el que volvemos a defendernos con arcos y lanzas frente a criaturas de metal que pueden ponernos en un serio problema. Pero por suerte, por mucho que hayan evolucionado estos robots, nosotros seguimos siendo la especie inteligente.

¿Cómo será nuestro futuro? No nuestra vida dentro de 10 años, sino esa época que sólo alcanzamos a ver y que imaginamos llena de tecnología. Pero, ¿y si esta tecnología fuera todo lo contrario que hemos albergado en nuestra mente? ¿Y si en lugar de coches voladores hubiera seres que pusieran nuestra existencia en peligro? Este es el punto de partida de Horizon: Zero Dawn, un juego que viene a proponernos una interesante oferta: jugar en un mundo en donde la tecnología se ha apoderado del mundo y ha evolucionado hasta convertirse en máquinas con aspecto de dinosaurio. En esta nueva época nace Aloy, una chica destinada a contestar muchas preguntas.

Preguntas como por ejemplo, ¿qué le ocurrió a nuestra sociedad capaz de crear esta tecnología? ¿Quién ensambló estos robots con aspecto de dinosaurio y por qué nadie se acuerda de estos tiempos? Pero no adelantemos acontecimientos, en primer lugar tenemos que explicarte quién es Aloy. Esta chica nace en el seno de una sociedad humana que ha vuelto a la edad prehistórica. Ahora ya no hay casas con calefactores en las casas, sino hogueras con las que conseguir calor. Tampoco hay pistolas, hay arcos. Y también existe un nuevo sistema que organiza a las personas por las características que marcaron su nacimiento.

Por un lado están los parias, marginados sociales y que no tienen ni derecho a participar en conversaciones con personas de otras tribus. Por el otro los integrantes de estas agrupaciones de humanos por encima de los parias. Aloy pertenece a los primeros y le tocará hacer frente a los problemas que supone no haber tenido la suerte de nacer donde se vive bien. Aunque desde el minuto 1 ya todo es una incógnita ya que no se nos explica qué ha llevado a que esta chica pertenezca a los marginados, simplemente que arrastra un paso que la llevó a este grupo. A medida que pasemos el juego, sabremos el por qué.

Y este es uno de los puntos que más nos han gustado de Horizon: su narrativa. Mientras que muchos juegos nos presentan a Aloy desde su infancia y nos va explicando cómo ha encarado a lo largo de su vida pertenecer a una clase social marginada. Esto ha provocado en ella un sentimiento que no la lleva sino a ser inconformista y a querer cambiar las normas de la sociedad en la que vive. A medida que esta chica va creciendo, nosotros la acompañamos de la mano. Esto nos llevará a vivir episodios en los que nos haremos las mismas preguntas que ella, en especial en aquellos momentos en los que entremos en contacto con los vestigios de lo que fue nuestra sociedad. Aunque estas situaciones esperamos que las descubras tu junto al juego.

En cuanto a la jugabilidad, como ya sabréis Horizon nos pone en un mundo abierto que nos toca recorrer poco a poco. La extensión que hemos visto en esta primera parte del juego ha sido bastante grande y casi imposible de explorar por completo en las tres horas que ha durado la preview. Aunque más nos ha sorprendido el aviso que nos han hecho los responsables del juego presentes en el evento: no hemos visto aún nada del mapa. El escenario del juego se antoja inmenso, y lo que es más importante, distinto entre sí. No se trata de un lugar que se repite constantemente, habrá variedad, encontraremos desde un valle hasta una cima nevada, pasando por las ruinas de una antigua ciudad e incluso frondosos bosques.

El juego es completamente de acción. Aloy se enfrentará durante sus viajes y misiones a multitud de máquinas valiéndose de sus armas primitivas: arco y lanza, y otros utensilios como una especie de tirachinas o un lanzador que aturde a las víctimas. Habrá varios tipos de ataque que podremos ir aprendiendo con el paso del tiempo, desde los más simples, hasta golpes desde la sombra que sorprendan a los enemigos que caerán sin enterarse cómo.

También está la posibilidad de derribar a un contrario y asestarle un crítico que nos ahorre bastante trabajo antes de que se levante. En cuanto a este sistema de enfrentamiento, será crucial estar atento a lo que hace el rival ya que por supuesto no se quedará quieto. Esquivar será otra de las normas básicas cuando nos encontremos a estos robots, quienes vendrán hacia nosotros con lo mejor que tienen. Eso sí, ten cuidado con que no te acorralen ya que verte rodeado de muchos quizás te haga replantear tu estrategia y correr para evitar caer en combate.

El inventario a las criaturas que encontramos en Horizon, se antoja un bestiario bastante importante. En estas tres horas hemos podido conocer a varias especies, como los vigías, una especie de velocirraptores que nos acechan con la intención de encontrarnos y alertar a sus semejantes para ponernos en un aprieto. También existen los galopadores, una especie de caballos salvajes a los que podremos domar con un arma especial para cabalgar sobre ellos y ahorrarnos el camino a pie. Otros serán una especie de diplodocus que si conseguimos escalar, nos desvelarán información sobre el mapa. Estos y muchos más os esperan en el juego para poneros a prueba.

Y si en caso de que te hagas pupa en un combate, no te preocupes, Horizon ha pensado en ello y pone al alcance de tu mano plantas medicinales con las que recuperar salud. Plantas que nos encontraremos a lo largo del camino y que habrá que recolectar. Y aquí viene otro de los puntos clave en Horizon: el crafteo. A lo largo del escenario encontraremos multitud de cosas que llevarnos consigo, desde los mencionados ítems con los que reponer nuestra barra de salud, hasta madera con la que crear flechas y otros materiales para hacer nuestras armas más poderosas. Por supuesto, también podremos crear con estas materias primas armaduras y bolsas con las que poder ampliar nuestro inventario. Una influencia muy clara que llega desde los RPG y que no se queda ahí.

Horizon también bebe de los RPG en tanto que nos deja elegir qué clase de personaje queremos ser y qué características queremos incentivar en Aloy. Podemos ser un recolector especialista en supervivencia capaz de encontrar más materiales en sus crafteos, un sigiloso cazador o un luchador con mucha fuerza que se enfrenta a sus rivales cara a cara. Aunque como en todo juego de rol, podremos combinar las distintas opciones del árbol de habilidades para hacer de esta protagonista alguien muy completo. Definir quién queremos ser dependerá también de las opciones que tomemos ya que Horizon nos planteará distintas formas de encarar determinadas situaciones: una más enfocada a resolver las cosas con diligencia, otra haciendo uso de la fuerza bruta y otra empleando nuestra compasión. En función de lo que hagamos, así seremos recibidos posteriormente.

El juego tampoco se olvida de las misiones secundarias. Durante el viaje de Aloy por descubrir la verdad los jugadores tendrán la oportunidad de enfrentarse a retos tan variados como conseguir caza para una persona o encontrar a un desaparecido y mucho más. Esto nos apartará del camino principal en más de una ocasión, aunque hay que decir que esto no va a ser una molestia. Por supuesto no es obligatorio terminarlas, pero sin duda nos plantearán situaciones muy interesantes y que nos ayudarán a entender la complejidad del mundo en el que vivimos. Merecerá la pena apartarse de la historia central y conocer otras.

En cuanto al doblaje, hemos de decir que nos ha encantado la voz de Michelle Jenner como Aloy. El trabajo de la actriz se nota y esta ha sabido capaz de dar vida a Aloy a través de su voz, transmitiéndonos sus sentimientos y su rabia y con algunas frases desternillantes cuando recolectamos. Pero no solo esta intérprete te atrapa con su entonación, Vicente Gil, voz de otros personajes en videojuegos como Jack Baker, también ha demostrado de lo que es capaz doblando a otro de los personajes principales del videojuego. Esto unido a otros efectos sonoros como los de la naturaleza o los ruidos de las máquinas a las que nos enfrentamos, nos hacen introducirnos aún más dentro de este mundo.

Y por último los gráficos. Horizon se ha esforzado por recrear un escenario genial, capaz de enamorarnos y hacernos perder entre sus paisajes. Mientras que en otros juegos lo lejano eran escenarios distorsionados, aquí se puede comprobar que hay montañas o el cielo azul en el caso de las llanuras. Eso por no hablar del fantástico paso del día a la noche con un genial juego de luces que hace que el atardecer sea muy realista. Aunque no todo es perfecto, en algunas ocasiones los personajes dan la impresión de no ser humanos por culpas de sus miradas al infinito y sin parpadeos o con las animaciones de los personajes al entrar en contacto con medios como el agua. Eso sí, el motor de movimientos de Aloy es de los mejores que se han visto.

Para aquellos que quieran vivir la experiencia Horizon, recordarles que este juego saldrá a la venta el próximo 1 de marzo y que será una exclusiva de PlayStation 4. Al mismo tiempo tendrá un parcha para PlayStation 4 Pro que hará disfrutar aún más de sus escenarios.

Horizon: Zero Dawn promete ser uno de los juegos del año. Desde su historia a los excelentes paisajes que ofrece es una obra de arte. Además promete tenernos jugando durante mucho entre tantas misiones, mejoras de armas, caminos secundarios, evolución del personaje, etc. Una historia con demasiados enigmas que hay que resolver y que promete ser un punto en la historia del videojuego, un título precioso y con una gran jugabilidad. Si estabas ahorrando para un gran juego, quizás debas romper tu cerdito y liberar a las monedas para este juego.

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…
ARK: Survival Evolved
Far Cry 4: Complete Edition

El doblaje al español de los personajes es espectacular

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.

Publicaciones relacionadas

Cerrar